Agroclave

Los granos bajan un cambio en la próxima década

Los precios de la soja crecerían por debajo de la inflación. Paraguay molerá más y la demanda crecerá en Africa.

Sábado 04 de Agosto de 2018

Los precios en el mercado internacional del poroto de soja en 10 años registrarían un moderado aumento del 13 por ciento respecto de los valores actuales, pero el crecimiento estaría por debajo de la inflación internacional, señala un informe de Julio Calzada y Sofía Corina de la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR) elaborado a partir de cifras estadísticas de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (Ocde) y la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

El análisis cualitativo y cuantitativo refleja, además, que crecería la producción mundial, el área sembrada global y los rindes. La producción de Argentina crecería en 10 años pero a una tasa apenas inferior a la que evidenciaría la producción mundial, la de Brasil y China.

En tanto, estima que para el 2027 China seguiría siendo el principal comprador de soja del mundo con 112 millones de toneladas y Brasil le seguiría ganando la pulseada a Estados Unidos como principal exportador de poroto de soja del mundo. El gigante asiático molería más soja que el resto de los países trituradores y su crecimiento en la década sería del 29 por ciento. Una cifra elevadísima que ayuda a dar fortaleza a este mercado.

En el informe "Mercado internacional del poroto de soja: ¿qué se espera para los próximos 10 años?", se detalla que los precios nominales del poroto de soja en 10 años registrarían un moderado aumento del 13 por ciento respecto de los valores actuales. Esto equivale a un incremento promedio anual de 1,2 por ciento, que estaría por debajo de la tasa de inflación estadounidense que se ubica actualmente en el 2,9 por ciento anual.

De esta forma, se desprende de las proyecciones de la Ocde/FAO, que los precios caerían en términos reales.

Según este análisis el precio de exportación del poroto de soja (CIF Rotterdam) se habría ubicado en promedio en el período 2015/2017 en 399 de dólares la tonelada. De acuerdo a esas proyecciones, este precio nominal llegaría en el 2027 a u$s452.

Si se deflactan, los precios caerían en términos reales "no sería bueno ni conveniente para los productores argentinos", advierten los analistas de la Bolsa.

Los números. Según lo proyectado por este organismo, la producción mundial de poroto de soja crecería un 21 por ciento en 10 años pasando de 337 millones de toneladas (Mt) a 406 Mt. Esta situación se daría por la conjunción de un aumento en el área sembrada mundial del 11 por ciento en 10 años y de los rindes en un 9 por ciento en este período. En tanto, el rushing de soja aumentaría aún más que la producción, cerca de un 24 por ciento en 10 años. Pasaría de 297 Mt actuales a 367 Mt en el 2027.

Este contexto de mayor producción de soja con un consumo que crecería en similares porcentajes no permite vislumbrar —en la opinión de la Ocde/FAO- aumentos importantes en el precio del poroto.

"Recordemos que son proyecciones a 10 años y que el conflicto comercial entre Estados Unidos y China muestra que los cambios geopolíticos comerciales y en las políticas gubernamentales pueden ocasionar fuertes fluctuaciones en los precios de los commodities", señalaron.

En conclusión, la producción de soja de Argentina crecería en 10 años pero a una tasa apenas inferior a la que evidenciaría la producción mundial, la de Brasil y China.

De ese modo, la producción de poroto de soja de Argentina podría pasar de 56,7 Mt (promedio 2015/2017) a 66,3 Mt en el 2027. Esto implica un incremento del 17 por ciento en 10 años, por debajo del aumento que registraría la producción mundial (21 por ciento), la de Brasil (22 por ciento) y la de China (45 por ciento).

Según la Ocde/FAO para el 2027, Estados Unidos seguiría siendo el principal productor mundial de poroto de soja con 140 Mt, seguido por Brasil con 128 Mt y en tercer lugar quedaría Argentina con 66 Mt. El crecimiento que podría experimentar China sería importante (casi el 45 por ciento) pero partiendo de niveles más bajos que los tres principales productores. Pasaría de los 13 Mt actuales a 19,1 Mt en el 2027.

Según la Ocde/FAO, el comercio internacional de soja pasaría de 144 Mt actuales (promedio anual 2015/2017) a 175 Mt en el 2027. El incremento sería del 21 por ciento en 10 años.

Por otra parte, el informe detalla que para el 2027 China seguiría siendo el principal comprador de soja del mundo con 112 Mt y adquiriendo el 64 por ciento de la soja comercializada internacionalmente.

En la actualidad, este país compra cerca de 90 Mt por año. El gigante asiático seguiría siendo el gran animador de este mercado, beneficiándose Argentina con sus exportaciones de poroto.

brasil, el gran ganador. En tanto, Brasil le seguiría ganando la pulseada a Estados Unidos como principal exportador de poroto del mundo. Argentina apenas aumentaría un 5 por ciento sus exportaciones de poroto en 10 años debido a que va a priorizar las operaciones de la industria oleaginosa local. "El gran ganador en la década en materia de exportaciones sería Brasil, quien pasaría de vender al exterior cerca de 60 Mt (actual promedio 2015/2017) a 73 Mt en el 2017 con un aumento del 22 por ciento en los próximos 10 años. El crecimiento de Estados Unidos en el mercado internacional sería menor: pasaría de 55 Mt exportadas a 64 Mt con un crecimiento en esos 10 años del 15 por ciento (interanual)", resaltaron los analistas Calzada y Corina.

El de menor crecimiento sería Argentina, quien exportó en el período 2015/2017 un promedio anual de 13,6 Mt de poroto de soja y en el 2027 podría comercializar 14,3 Mt. Apenas 700 mil toneladas más. "Esto tiene su explicación en el hecho de que Argentina tiene que destinar la mayor parte de su producción de poroto a alimentar la importante industria oleaginosa local compuesta en la actualidad con 55 fábricas que necesitan teóricamente unas 202.800 toneladas/día. Recordemos que numerosas empresas tienen previsto aumentar sus capacidades de molienda en los próximos años y están realizando fuertes inversiones, razón por la cual las necesidades de poroto para uso industrial serán crecientes en la próxima década en nuestro país", indicaron.

Además, en el informe se destaca que China molería más soja que el resto de los países trituradores y su crecimiento en la década sería del 29 por ciento, una cifra elevadísima que no es superada ni por Estados Unidos, ni Brasil ni Argentina.

"China seguiría fuertemente su política de crushing de soja pasando de moler 89,7 Mt (actualmente) a 115,8 Mt en el 2027. Es muy importante para Argentina y el mercado internacional sojero que el referente asiático aumente casi 25 Mt su molienda en 10 años. De concretarse esta cifra, China aumentaría un 29 por ciento su molienda, cifra por encima de los crecimientos que se esperan para la industria oleaginosa brasileña (crecería un 22 por ciento en la década), la estadounidense (un 20 por ciento) y la de Argentina (19 por ciento)", expresaron.

Argentina, según los organismos, pasaría de moler cerca de 42 Mt (promedio 2015/2017) a 51 Mt en el 2027. Quien mostraría un crecimiento interesante en sus actividades industriales en la próxima década sería Paraguay, quien aumentaría la molienda de soja en 1 millón de tn en 10 años (de 3,9 Mt actuales a 4,9 Mt en el 2027). "La industria oleaginosa de ese país se encuentra perfectamente capacitada para moler esa cifra por las grandes fábricas que se instalaron en los últimos años, tema que hemos desarrollado extensamente en varias notas de este informativo semanal", apuntaron.

DISCRETIONARY_LINE_BREAKalimentos. Por otra parte, los analistas Calzada y Corina también analizaon la demanda y la oferta mundial de granos y alimentos en la próxima década. Teniendo en cuenta datos de la Ocde y la FAO se proyecta un debilitamiento de la demanda de alimentos en conjunto con una mejora en la productividad unitaria. Sin embargo, las barreras comerciales podrían restringir el aprovisionamiento de alimentos en los países importadores.

Por el lado de la demanda, el informe indica que una década después del brusco aumento en los precios de los alimentos en el 2007-08, las condiciones en los mercados agrícolas mundiales son ahora distintas. La producción ha crecido notablemente en todos los productos básicos y en 2017 se habría alcanzado los más altos niveles en la mayoría de los cereales, carnes, productos lácteos y pescados. Al mismo tiempo los stocks de cereales alcanzaron máximos históricos. Pero la Ocde-FAO indica que el crecimiento de la demanda comenzó a debilitarse.

"Gran parte del impulso a la demanda durante la última década vino del aumento de los ingresos per cápita en China, que estimuló la demanda del país de carne, pescado y piensos (alimento seco para ganado). Este crecimiento de la demanda estaría desacelerando y las nuevas fuentes a escala mundial no serían suficientes para mantener el crecimiento general", se detalló.

Como resultado, y esto no es positivo para Argentina, se espera que los precios de los productos agrícolas básicos se mantengan en bajos niveles o relativamente estables. Los altos niveles de existencias actuales hacen poco probable un repunte en los precios en los próximos años.

Concretamente, la Ocde/FAO proyecta para el período 2018-2027 un debilitamiento del crecimiento en la demanda de alimentos debido a una disminución de la tasa de crecimiento poblacional en términos globales. La mayor parte del consumo adicional en la próxima década se originaría en regiones con un alto crecimiento poblacional como Africa Subsahariana, India y Medio Oriente y Africa del Norte.

"Estas zonas seguirán siendo dependientes de las importaciones de alimentos en los diez próximos años, por lo que podrían verse desfavorecidas por las políticas proteccionistas", advirtieron desde BCR al tiempo que aclararon que cuando hablan de Medio Oriente y Africa del Norte se refieren a países como Qatar, Emiratos Arabes, Baréin, Kuwait, Arabia Saudita, Omán, Líbano, Irak, Libia, Irán, Argelia, Tunez, Jordania, Egipto, Marruecos, Siria, Autoridad de Palestina, Sudán, Siria, Yemén y Mauritania.

Por el lado de la oferta, se prevé que la producción mundial de productos agrícolas y piscícolas crezca alrededor del 16 por ciento en la próxima década, pero con una considerable variación entre regiones. Se espera un fuerte crecimiento en Africa subsahariana, sur y este de Asia, Medio Oriente y Africa del Norte. Por el contrario, se prevé que el crecimiento de la producción en el mundo desarrollado sea mucho menor, especialmente en Europa Occidental.

A los fines de entender las cuestiones de geopolítica agroalimentaria, el sur de Asia comprende países de gran población como India, Bangladesh, Pakistán y otros como Bhután, Maldivas, Nepal y Sri Lanka.

El informe indica que las políticas agrícolas de India se centrarán en satisfacer las necesidades de alimentación de la población, de allí el crecimiento esperado en la producción de alimentos.

El este de Asia está compuesta por cinco países: China, Mongolia, Corea del Norte, Corea del Sur y Japón, Hong Kong, Macao y Taiwán.

"A nivel de cultivos agrícolas, el crecimiento en la producción se lograría mediante un incremento en la productividad por hectárea con pequeños cambios en el uso global de la tierra. La intensificación y la eficiencia en las prácticas agrícolas mediante el empleo de semillas mejoradas, fertilizantes y otras tecnologías elevarán los rendimientos en la próxima década", se puntualizó.

El consumo animal tracciona la demanda

El análisis que realizaron Ocde-FAO indica que sus proyecciones tienen en cuenta las tendencias que espera en la demanda en comida, alimento animal y combustible (etanol, biodiesel). Para estas instituciones, la demanda en la próxima década será traccionada principalmente por la alimentación animal y, en un segundo plano, por la alimentación humana.

En lo que respecta al forraje, el crecimiento entre el 2018 y el 2027 podría llegar a ser de aproximadamente 260 millones de toneladas de alimento forrajero adicional; un poco menos que la expansión de la década anterior, en la que la demanda creció más de 300 millones.

La demanda de alimento forrajero también superaría el crecimiento en la demanda de carne. China es el principal demandante de forraje, sin embargo, a diferencia de la década anterior, el crecimiento sería más lento en los próximos 10 años. Por su parte, se estima que el maíz jugará un papel más importante en la mezcla de alimentos forrajeros en el gigante asiático.

En tanto, el consumo humano per cápita de cereales y raíces (y tubérculos) aumentaría menos del 2% en los próximos 10 años.

Este lento crecimiento se debe a que muchos países presentan el consumo per cápita muy cerca de los niveles de saturación. Por lo tanto, el leve aumento de la demanda dependería del crecimiento de la población en la próxima década. Las regiones con la mayor expansión de población serían Africa Subsahariana, India, Medio Oriente y Africa del Norte.

"Se espera que la demanda de cereales crezca principalmente en las regiones de bajos ingresos, como el Africa subsahariana. Aquí el consumo per cápita aumentaría en un 6% durante la próxima década", indicaron desde la Bolsa.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario