Agroclave

Leche: Argentina produce el mismo volumen que hace 20 años

• Jorge Giraudo, del Observatorio de la Cadena Láctea (Ocla), dio cuenta de la concentración de la actividad y el cierre de pequeños tambos.

Sábado 21 de Diciembre de 2019

Durante este año 2019, la Argentina produjo unos 10.300 millones de litros de leche, el mismo volumen que hace 20 años atrás, en 1999 y si bien a lo largo de los últimos 50 años la tasa de crecimiento del país fue mayor que la mundial, en esta década final "nos fuimos quedando atrás", dijo Jorge Giraudo, director ejecutivo del Observatorio de la Cadena Láctea Argentina (Ocla), quien disertó ante más de 350 productores, asesores y contratistas en la 31º jornada Experiencia Claas, organizada por esa empresa, KWS y otras del rubro.

El especialista detalló que a comienzos de 2019 se dio una fuerte caída en la producción debido a los altos índices de temperatura y humedad. Luego se fue recuperando y el ciclo estaría cerrando con un balance negativo del 2 por ciento en relación al año anterior.

Pero Giraudo puso de relieve que Argentina produjo en 2019 unos 10.300 millones de litros de leche. Esla misma cifra que en 1999, es decir 20 años atrás. A su criterio, esto se puede leer de dos formas: con la mirada del "gran fracaso" y analizando los niveles de supervivencia de las empresas que pudieron seguir en el negocio.

"Argentina tiene a largo plazo una línea de crecimiento anual de la producción más alta que la tasa a nivel mundial. Nuestro país creció en los últimos 50 años un 1,9 por ciento y el mundo a una tasa de 1,4 por ciento. Pero en el final de ese tramo, entre 2008 y 2019, Argentina creció 0,3 por ciento cada año, mientras el mundo sostiene una tasa de 1,7 por ciento. Nos fuimos quedando atrás", dijo.

En Argentina hay entre 9.500 y 10.500 tambos. Los de menos de 2.000 litros de leche diarios representaban en 2008 el 35 por ciento de la producción y hoy llegan al 15 por ciento. En tanto, los que producen más de 10.000 litros en 2008 explicaban el 4 por ciento de la producción y hoy alcanzan el 25 por ciento.

"Estamos frente a un proceso de concentración de la producción. De los 450 ó 500 grandes tambos, la mitad son comerciales y han surgido como una gran inversión, pero la otra mitad son aquellos que empezaron con unos 1.000 litros de leche y han podido crecer. Esto no es diferente a lo que está ocurriendo a nivel mundial, donde la concentración crece entre 4 y 5 por ciento anual, sobre todo en Europa", puntualizó el referente de Ocla.

Entonces, "que Argentina produzca lo mismo que hace 20 años ¿es bueno o malo?", indagó el especialista. Ante eso Giraudo propuso tener en cuenta que el establecimiento que sobrevivió entre 1999 y 2019 creció a una tasa de 2,4 por ciento anual. Es decir, ese tambo que antes tenía un promedio de 1.715 litros, ahora llega a uno de 2.743. "Y logró eso con un proceso inflacionario, con altas tasas de interés, mucha presión impositiva, gobiernos irresponsables, y otras muchas desventajas competitivas", aclaró.

Para Giraudo, sin embargo, en el plano industrial la foto está dada vuelta: en los 90, las cinco empresas más grandes recolectaban el 51 por ciento de la leche, mientras que este año las cinco mayores juntan el 35 por ciento. Es decir que, lejos de concentrarse, la industria lechera argentina se está atomizando. Mientras tanto, en lugares como Estados Unidos, Nueva Zelanda, la Unión Europea, Chile o Uruguay, las cinco principales empresas concentran el 80 por ciento de la producción industrial de lácteos: "Tienen un proceso de concentración industrial que les permite ganar en escala de producción", agregó.

En materia de rentabilidad, según la medición que hace Ocla en base a 10 modelos regionales que elabora Inta, se observa que el sector tuvo una tasa de 0,2 por ciento de rentabilidad negativa en 2018, cuando perdió 9.927 millones de pesos, y fue empezando a revertir esa situación llegando este año a una rentabilidad positiva de 5 por ciento que le permitió ganar a toda la cadena unos 8.257 millones de pesos. De hecho, la participación del productor en el litro de leche llegó en junio al 36 por ciento, pero esos números positivos no alcanzaron para recuperar las pérdidas del ciclo anterior.

"Hasta ahora había poco stock de leche y la industria sobrepagaba la producción. Sin embargo, ya empezó a aparecer más cantidad de leche en un contexto de caída del consumo, que pasó de 190 litros por habitante por año en 2018 a 117 en 2019 (uno de los más bajos de los últimos 30 años). Además, disminuyeron las exportaciones (-10,8 menos que el año pasado), por lo que la industria está pagando hoy menos de lo que en realidad podría", dijo.

Para Giraudo el desafío es que el poder de compra de la industria se incremente. A través de "más eficiencia y productividad, con mejor escala de plantas, buscando mercados alternativos, con productos que agreguen valor y con una macroeconomía que dé mejores señales", indicó.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario