crónicas de campaña. se reunió la comisión provincial de emergencia agropecuaria

La sequía en Argentina acapara la atención de los mercados globales

• El escenario internacional se concentra en la baja de producción del país y la súper campaña que tendrá Brasil

Sábado 10 de Marzo de 2018

El mercado de soja busca readecuarse a un nuevo escenario de oferta. Ya materializada la sequía, la expectativa pasa por la magnitud de las pérdidas productivas y también por el reacomodamiento de precios a nivel global.

Los precios de los granos fluctúan ya que los fondos reacomodan sus carteras de cara a la menor producción mundial que se registraría por la baja de la producción en Argentina, al tiempo que el avance de la cosecha en Brasil y las discrepancias comerciales con China suman presión al mercado.

"La situación crítica que atraviesa nuestro país en materia climática continúa acaparando la atención en los mercados internacionales. El mes de febrero finalizó con aportes hídricos insignificantes en la franja central del país y cada día que transcurre sin llover, se agudiza el deterioro en los cultivos gruesos. En tanto se amplían las regiones con daños irreversibles y caen los rendimientos potenciales", detalló Eugenio Irazuegui, analista de mercados Research en Zeni.

En cuanto a las reservas de humedad, las precipitaciones aisladas resultaron insuficientes para cubrir los requerimientos de las plantas, dando lugar a almacenajes deficitarios. Se exceptúan las provincias norteñas que recibieron chaparrones con frecuencia a lo largo del ciclo y esperan obtener resultados satisfactorios. No obstante, la incidencia de estas regiones es poco significativa y actúa sólo como un atenuante en el total nacional. Bajo las circunstancias actuales, la cosecha de soja está prevista en 44 millones de toneladas, una caída del 23,5 por ciento respecto a la campaña anterior.

Irazueguie explicó que paulatinamente el mercado de soja se adecúa a un nuevo escenario de oferta frente a una demanda que no cesa y fondos inversores que balancean sus carteras al cambio de coyuntura. Los precios han ido consolidando su tendencia alcista y alcanzaron la barrera de los 390 dólares la tonelada. El saldo total de las variaciones diarias del año arroja un alza de 41 dólares en la plaza de Chicago, equivalente a casi el 12 por ciento.

"En el ámbito local la reacción es más pronunciada y se pactaron operaciones con entrega mayo a máximos de u$s312,50 siendo unos u$s55 más de los negociados exactamente un año atrás. Si nos remontamos a inicios de 2016, esta diferencia se amplía a u$s102,60. Por otro lado, valores similares se observaron en el segmento disponible, producto de una demanda que trata de captar el remanente de soja vieja sin comercializar y alcanza a algo más de 10 millones de toneladas. Con la proximidad del empalme de cosechas, el carry previsto no se encontraría muy por debajo del stock actual", explicó.

El liderazgo de Argentina en las exportaciones de harinas disparó con fuerza las cotizaciones del subproducto que se estacionan en máximos desde mediados de 2016. Los operadores toman lectura de que gran parte de la demanda internacional que quedaría desatendida por Argentina, deberá redireccionarse a mercados alternativos, principalmente Estados Unidos.

En las ruedas precedentes, se sumaron otros factores que tuvieron injerencia en el mercado. En primer lugar, China se mostró muy activa en tres oportunidades y adquirió alrededor de 300.000 toneladas de soja de origen norteamericano. Dichas compras reafirmaron las subas en Chicago siendo que el principal importador de la oleaginosa optó por seguir aprovisionándose y convalidó los actuales niveles de precios.

Por otra parte, Irazueguie señaló que el panorama actual opacó en cierta medida la realidad brasileña que, en contraposición a Argentina, se perfila a concretar un ciclo agronómicamente exitoso. Con una expansión de superficie sembrada y rendimientos que exceden al promedio en el centro—oeste del territorio agrícola, el país vecino prevé recolectar un volumen récord que oscilaría en 116 — 117 millones de toneladas.

"En este contexto, optar por cerrar pisos de ventas puede resultar una alternativa favorable. Una herramienta apropiada es el put sintético que combina en simultáneo la venta de un futuro y la compra un call. El resultado más bajo que plantea esta estrategia es de u$s300,50 y a partir que el precio del futuro supera al strike del call, como puede ser a 310 U$S/tn acompaña la suba, pagando la diferencia entre el valor del futuro en el mercado y u$s310 que es precio de ejercicio de la opción de compra", señaló el analista de Zeni.

Emergencia. En los últimos días se reunió en la provincia la Comisión Provincial de Emergencia Agropecuaria, convocada por el Ministerio de la Producción para evaluar el estado de situación que atraviesan las áreas productivas como consecuencia de la sequía. Luego del análisis y evaluación, la comisión aconsejó al Poder Ejecutivo la declaración de la emergencia y/o desastre agropecuario en Santa Fe.

"El panorama productivo cada vez más complicado, se acentuaron las pérdidas por período seco", indicó el último informe "Sistema de Estimaciones Agrícolas del Centro - Norte de la Provincia de Santa Fe" que elabora la Bolsa de Comercio de Santa Fe junto al Ministerio de la provincia.

Chaparrones en sectores puntuales, con descenso temporal de las temperaturas medias diarias y el resto del período con estabilidad climática, fueron en general las características de la semana que termina. Las condiciones ambientales y la continua demanda hídrica por parte de los cultivos se fueron incrementando día tras día, debido al desarrollo y avance en los estadios fenológicos, haciendo más evidentes las consecuencias sobre los cultivos de la presente campaña.

"Los sistemas productivos del área, presentaron realidades diversas, complejas y pérdidas en producción. Las escasas a nulas probabilidades de precipitaciones a futuro, solo dejarían el gran interrogante para su evaluación: la magnitud y el grado de afectación. El proceso de cosecha avanzó en los distintos departamentos y en diferentes porcentajes en los siguientes cultivos; maíz de primera, un 68 por ciento (pérdida consolidada de la producción en un 18 por ciento), en arroz un 20 por ciento, en algodón los primeros lotes no llegaron al 0,5 por ciento y en sorgo granífero un 1,5 por ciento", señalaron.

El aspecto positivo de esta situación fue la baja incidencia y presión de los insectos y plagas en los cultivares desarrollados en esta campaña, solo se observaron en lotes o sectores puntuales, por lo cual se efectuaron menos aplicaciones, con menos costos para los productores, pero con menores ventas de insumos.

Desde la Bolsa indicaron que el seguimiento y monitoreo, serían las actividades de importancia a realizar, evaluando el impacto en toda el área de estudio, con posterior cuantificación.

En tanto, los pronósticos prevén hasta hoy condiciones climáticas de estabilidad, días soleados con nubosidad parcial, posteriormente un progresivo aumento de la nubosidad generaría condiciones de inestabilidad con altas probabilidad de precipitaciones en los días posteriores. Las temperaturas medias diarias fluctuarían entre mínimas de 12 a 22º y máximas de 25 a 36º.

"La inestabilidad y las precipitaciones en toda el área de estudio, serían de montos pluviométricos no muy relevantes, no revirtiendo el déficit hídrico existente. Las previsiones climáticas descritas condicionarían en baja escala la realización de las diferentes actividades en los distintos sistemas productivos", apuntaron.

Provincias. La sequía impacta en gran parte del país y la vecina provincia de Córdoba se lleva una de las peores partes. La Bolsa y Cámara de Cereales de Córdoba informó que el 45 por ciento de la superficie sembrada en la provincia mediterránea atraviesa su período "crítico" frente a un "estrés hídrico con posibles mermas en el rendimiento final". La situación viene de la segunda quincena de febrero cuando se agravó el estado general de los cultivos debido a las escasas o nulas precipitaciones.

"El acumulado para los dos primeros meses del año es el más bajo de los últimos 11 años. Esto se ve reflejado en el estado general de los cultivos, donde se concentra la mayoría de la superficie agrícola sembrada entre regular y bueno", manifestó el reporte.

En Entre Ríos la situación es bastante compleja también. La mesa de enlace provincial estimó que la sequía afecta al 70 por ciento de la producción y solicitaron que se declare la emergencia agropecuaria. Los dirigentes agropecuarios explicaron que las pérdidas en la cosecha de soja y maíz en la campaña 2017/18 alcanzan los 10 mil millones de pesos.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});