Agroactiva 2019

La ganadería mostró su potencial pero también su doble realidad

• La exportación se desenvuelve a todo ritmo. El mercado interno está planchado por la caída del poder adquisitivo. El análisis de los especialistas.

Sábado 06 de Julio de 2019

Los productores ganaderos se entusiasman con lograr que se consolide el buen momento que atraviesa la actividad. La creciente demanda internacional impulsada por la apertura de nuevos mercados y las fuertes compras desde China dinamizan al sector. Pero la moneda tiene dos caras. Entre los referentes de la actividad preocupa la caída del consumo interno y las altas tasas de interés que traban la posibilidad de financiar la inversión para recuperar rodeo, en medio de la creciente liquidación de vientres.

Durante Agroactiva quedó en claro el entusiasmo de los ganaderos y los remates que se realizaron en la expo sirvieron para testear el pulso del sector. Agricultores Federados Argentinos (AFA) subastó 2.200 terneros de invernada -con valores de hasta 80 y 90 pesos- y 600 gordos a un promedio de 66 pesos. En la subasta especial de Rosgan los precios promedios fueron terneros $ 69,76, terneras $ 62,40, terneros y terneras $ 64,47, novillos de 1 a 2 años $ 58,27, vacas de invernada $ 38,08, vaquillonas de 1 a 2 años $ 56,99 y vacas con cría al pie $ 13.266,67.

El director ejecutivo de Rosgan, Raúl Milano, analizó el negocio e hizo foco sobre la dualidad que vive la actividad ganadera. "Este remate estuvo a tono con la realidad de la exportación por un lado, y del mercado interno por el otro, que están yendo por dos caminos bien distintos", indicó.

Es que del lado de la exportación, hay una expectativa fenomenal, por lo cual todos los productos con ese destino se venden bien en el mercado. "Si bien Rosgan comercializa fundamentalmente invernada y cría, vemos que los terneros logran una buena demanda pensando en una futura exportación. Y del otro lado del negocio está el consumo interno, ahí vemos que el precio del consumo final está en un techo y la demanda interna está casi en un piso, porque hoy sólo se consumen 52 kilos per cápita, muchísimo menos de lo que hemos tenido hace unos años atrás porque no hay mucha plata en el bolsillo de los argentinos", detalló Milano.

El referente de Rosgan expresó su preocupación sobre los cambios en el paradigma de la alimentación, dado que actualmente el consumo de pollo se ubica en 45 kilos per cápita por año y en 15 kilos de cerdo y la suma de ambos supera al consumo de carne de vaca.

A pesar de que "la ganadería está pasando un muy buen momento, hay sectores que no la están pasando tan bien". Milano indicó que la cadena en general tiene sectores intermedios que están atravesando una situación más ajustada como es el caso del criador. "No hay un corrimiento de precios de la invernada, aunque sí puede colocar la vaca que es su capital con el alto riesgo de que ¿será sostenible esta faena de vaca? ¿No impactará en la ausencia de terneros por nacimiento? Creemos que estamos en un proceso de liquidación por la demanda china, que todo se lleva", puntualizó.

El director ejecutivo de Rosgan explicó que los feed lot están en una situación relativamente mejor que el año pasado, pero sufrieron una descapitalización terrible. "El aumento del dólar y consiguiente aumento del maíz, el principal insumo, los llevó a fuertes pérdidas. Este año, que ya cerramos el primer semestre, no lograron recomponer la cantidad de animales que tenían el año anterior. Hoy hay encerrados una menor cantidad de animales", detalló.

Por su parte, la industria frigorífica ligada a la exportación "está muy bien", mientras que las plantas vinculadas al consumo interno "están complicadas por la caida del consumo pero también por la caída abismal que tiene el precio del cuero". Es que se trata, o se trataba, del principal subproducto de recupero de los frigoríficos pero "su precio cayó de una manera muy grande".

"En esencia no es un mal momento, lo que produce uno sabe que lo va a vender, eso es maravilloso. Pero corren por carriles distintos la demanda interna que la externa. En general el sistema está estable, no es excepcional pero esta cadena comparativamente con otra está en un buen momento", subrayó Milano.

Diego Scotta, referente del área de ganadería de AFA, indicó que "es un año que viene trascurriendo muy rápido" y consideró que "en el sector ganadero estamos expectante con todo lo que es exportación, que está funcionando muy bien".

"El boom chino está ayudando y la vedette de todas las categorías es la vaca. Está funcionando y está muy pedida y eso sirve mucho para el recupero de una vaca que cumplió su ciclo. El productor sea chico o grande tiene un buen valor de recupero que sirve para todo el sector ganadero”, indicó.

Si bien la apertura de mercados viene bien para todo el sector, Scotta consideró que aún “falta que se refleje más en la góndola”. En ese sentido, se mostró optimista y dijo que “seguramente algún corte que no se exporta pueda ir al mostrador para que los beneficios puedan llegar a toda la población”.

El referente de AFA destacó que “hoy el valor de la hacienda es bueno”, aunque siempre al productor le “gusta vender un poquito más caro”. También indicó que en lácteos hay valores razonables que ayudan en el caso de la cooperativa a los sistemas mixtos. “Eso se vuelca en los pueblos, si le va bien al tambero se ve”, subrayó.

Sobre la liquidación de vientres Scotta no se mostró tan preocupado porque estaría permitiendo rejuvenecer rodeos. “Notamos que esa liquidación existe pero hay una retención o liquidación de vaquillonas. Esto le permite un recupero en edad de cuatro o cinco años en edad. Si tenés una vaca entre 7 u 8 años de edad, con su ciclo cumplido, con un buen valor le permite al productor ingresar una vaquillona y en esos parámetros rejuvenecer su rodeo y arranca con vientres nuevos en su fábrica”, detalló.

La clave del buen presente de la ganadería, además de la demanda internacional, está anclada en las buenas condiciones climáticas. “El sector agropecuario es una fábrica a cielo abierto y afortunadamente este año tuvimos buen clima. Por lo menos en el centro y sur de Santa Fe, aunque el norte fue un poco castigado, tuvimos un año bueno, con buenas cosechas, rendimientos y en la parte láctea y ganadera nos sirvió para incorporar pasturas. Esto sirve para tener un año normal y recuperar y abonar alguna deuda atrasada que tenía el productor y que empiece a programar para adelante en positivo. En la parte agropecuaria uno puede tener muy buenos valores en producción pero si tenemos climas con inundaciones, como tuvo la gente del norte este año o tuvimos en la zona centro hace dos años atrás es imposible programar algo”, consideró Scotta.

Para el referente de AFA “las perspectivas son positivas” y el productor agropecuario “siempre va para adelante” y más teniendo los factores económicos, climatológico y “tal vez a futuro algún tipo de financiación” para proyectar. “El tema de las tasas es uno de los temas que se tienen que ajustar. La financiación es necesaria en cualquier parte del mundo”, puntualizó.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario