La encrucijada de los biocombustibles
• El Usda recortó sus previsiones para las exportaciones argentinas un 28 por ciento. Se prevé récord histórico para el consumo doméstico.

Las estimaciones del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (Usda) en su último informe anual de oferta y demanda de biocombustibles para Argentina muestran que tanto la producción como las exportaciones de biodiesel argentino caerían este año respecto al año 2017. Por otro lado, el consumo doméstico aumentaría alcanzando un récord histórico de 1.480 millones de litros; también sería el primer año en que se supere la tasa de corte oficial de 10 por ciento.

Así lo consignaron el jefe del Departamento Económico de la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR), Julio Calzada y el economista de la entidad Franco Ramseyer en un reporte realizado en base al informe del Usda sobre etano y biodiesel durante el período 2009-2018.

"Los elevados aranceles que el Departamento de Comercio de los Estados Unidos impuso al biodiesel argentino, poniendo virtual bloqueo a las importaciones a nuestro país, desincentivaron la producción nacional haciendo caer notablemente las expectativas productivas para el año 2018", indicaron en su informe.

Cabe recordar que en su anterior informe de biocombustibles el Usda había estimado la producción de biodiesel para el presente año en 3.350 millones de litros, lo que de concretarse habría significado un aumento respecto al año 2017. Sin embargo, las reglas de juego cambiaron y, en el último informe, la proyección cayó sustancialmente a 2.760 millones de litros, esto es, casi 600 mil litros menos que en la estimación previa, y un 15,3 por ciento inferior a lo elaborado el año pasado.

"El cierre del mercado estadounidense, país que hasta el año 2017 había sido el principal importador de biodiesel argentino, también trajo repercusiones por el lado de las exportaciones proyectadas para 2018", se destacó.

Otro factor que influyó en esta merma fue la determinación del gobierno argentino de aumentar las retenciones para el biodiesel del 8 al 15 por ciento, que se efectivizaron en julio del presente año (la alícuota efectiva es del 13,04 por ciento).

Frente a este panorama, el Usda recortó sus previsiones para las exportaciones argentinas del biocombustible a 1.350 millones de litros, lo que implica una caída del 28 por ciento en relación al año previo, o lo que es lo mismo, una disminución de 525 millones de litros exportados.

Pese a estos desalentadores pronósticos, en los primeros siete meses del año se registró un buen ritmo de exportaciones a la Unión Europea, gracias a la reapertura de este importante mercado a fines de 2017.

El Usda afirma que hay preocupaciones de que las mismas comiencen a caer luego de septiembre, ya que a comienzos de este año la Unión Europea ha vuelto a iniciar investigaciones antisubsidios contra el biodiesel argentino.

Pero "las menores exportaciones esperadas se ven parcialmente amortiguadas por un consumo interno de biodiesel que sería el mayor registrado históricamente en nuestro país. El mismo ascendería un 10,8 por ciento con respecto al año pasado, ubicándose en 1.480 millones de litros", dijeron los analistas.

"Esto permite que la tasa de corte de gasoil con biodiesel (considerando la mezcla que se utiliza en red vial más agricultura) ascienda en el 2018 a 10,3 por ciento. De este modo, se cumpliría por primera vez en la práctica la tasa obligatoria de corte del 10 por ciento que se había establecido en el año 2014", agregaron.

En el reporte se destaca que el Usda espera que la tasa de corte obligatoria se mantenga en 10 por ciento, a pesar de que por el lado de la producción se solicita que la misma sea elevada al 12 por ciento, el mismo nivel que rige para el bioetanol.

La Bolsa de Comercio de Rosario, dos meses atrás, solicitó el aumento del corte obligatorio ante la dificultad para seguir exportando a corto plazo cantidades importantes de biodiesel, tomando en cuenta que el mercado de Estados Unidos está cerrado, es probable que Europa aplique una nueva sanción de carácter proteccionista a Argentina, y el aumento en los derechos de exportación deterioró los márgenes de la exportación.

"Para no afectar el nivel de actividad y empleo de la industria de biodiesel se solicitó aumentar el corte obligatorio del 10 por ciento al 15 por ciento, posteriormente se podría avanzar hasta el 20 por ciento, e intensificar el uso de biodiesel en los equipos de transporte, de generación eléctrica existentes y en otros segmentos de consumo de gasoil mineral —de manera voluntaria o por vía de un aumento del mandato respectivo", se recordó desde la entidad local.

Como resultado de todo lo expuesto los analistas apuntaron que "el 2018 presentaría una importante diferencia respecto a los años anteriores ya que de la producción nacional se destinaría un mayor porcentaje al mercado doméstico que a las ventas externas". En los registros, que datan desde 2007, esto sólo había ocurrido previamente en el año 2015, cuando las exportaciones habían sido particularmente bajas por el cierre del mercado de la Unión Europea a fines de 2013, que por entonces era nuestro principal comprador.

"En conclusión, el futuro de la producción y exportación de biodiesel por parte de nuestro país dependerá no sólo de factores externos, como las decisiones que tomen en materia de aranceles tanto Estados Unidos como así también la Unión Europea, sino además de factores internos, como los propios derechos de exportación del biocombustible, la tasa de corte obligatoria (y su efectivo cumplimiento), los precios internos, entre otras cuestiones. Habrá que monitorear cómo evolucionan estos dos frentes para que el mercado argentino de biodiesel pueda permanecer a bordo del tren de crecimiento al que logró subirse en la última década", se subrayó.​