Agroclave

La encrucijada del biodiesel: caen las exportaciones y baja la producción

El proteccionismo a nivel internacional y la inestabilidad de reglas en el mercado interno afectan a un sector que tiene mucho peso en Santa Fe.

Sábado 01 de Junio de 2019

Argentina vio reducir su producción de biodiesel en 2018 a 2,4 millones de toneladas, un 15,4 por ciento menos que en 2017. Las ventas en el mercado interno y las exportaciones también bajaron. Los Países Bajos y Malta fueron los principales destinos de nuestras ventas al exterior.

Según un trabajo de Julio Calzada, Claudio Molina y Franco Ramseyer, publicado en el último boletín informativo semanal de la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR), en el año 2018, de acuerdo a datos provisorios proporcionados por la Secretaría de Energía de la Nación, la producción de biodiesel habría presentado una merma respecto al año anterior, al igual que las ventas en el mercado interno y las exportaciones.

La producción argentina de biodiesel habría totalizado 2.428.997 toneladas, un 15,4 por ciento menos que en 2017. Además, sería la segunda producción más baja desde el año 2014.

Las ventas en el mercado interno y las exportaciones del biocombustible también se vieron resentidas en 2018 respecto al año anterior. Las ventas domésticas totalizaron 1.099.892 toneladas, un 6,3 por ciento menos que en 2017, pero todavía el segundo guarismo más alto en la historia de nuestro país. Por el lado de las exportaciones la caída fue similar a la de la producción, con 1.401.317 toneladas. El volumen exportado en 2018 fue un 15,1 por ciento inferior al del año previo, y también fue el segundo registro más bajo de los últimos 5 años.

El informe observó que las ventas en el mercado interno presentan una gran estabilidad en el marco de políticas que establecen una tasa de corte obligatoria de gasoil con biodiesel (del 10 por ciento desde el año 2014), mientras que el volumen exportado está estrechamente atado a la demanda internacional, actualmente, a la posibilidad de colocar este producto en Europa, ante el cierre del mercado estadounidense.

La producción argentina de biodiesel tiene una clara concentración en la provincia de Santa Fe, seguida por la provincia de Buenos Aires. Si se toma como referencia el producto total del año 2018, de 2,4 millones de toneladas, se observa que la provincia de Santa Fe concentra un 72,2 por ciento del mismo, seguida por Buenos Aires (17,6 por ciento), La Pampa (4,0 por ciento), Entre Ríos (2,4 por ciento), San Luis (1,9 por ciento) y Santiago del Estero (1,9 por ciento).

Los volúmenes totales de biodiesel producidos por cada provincia en 2018 habrían sido los siguientes: Santa Fe habría fabricado 1,7 millón de toneladas, Buenos Aires 428 mil toneladas, y La Pampa, Entre Ríos, San Luis y Santiago del Estero 97, 59, 46 y 45 miles de toneladas, respectivamente.

En tanto, prácticamente la totalidad de las exportaciones de Argentina corresponden a biodiesel producido en la provincia de Santa Fe, por encontrarse allí las plantas de mayor tamaño. El resto de las provincias destinan casi toda su producción al mercado interno, mientras que Santa Fe en 2018 sólo volcó al mercado doméstico el 24 por ciento del biodiesel elaborado en sus fábricas, quedando el resto como saldo exportable, detalla el informe de la Bolsa local.

Comercio exterior. En cuanto a los destinos de las exportaciones, del análisis que realizan los investigadores de la Bolsa sobre los datos proporcionados por la Secretaría de Energía, se desprende que de las 1,4 millones de toneladas enviadas al exterior en el año 2018, el 54,2 por ciento habría sido adquirido por los Países Bajos.

El siguiente comprador, en orden de importancia, fue la República de Malta, a donde habrían ido el 31,2 por ciento de los despachos. Luego se ubican Bélgica y Canadá, que acapararon el 6,4 y 6,1 por ciento de las exportaciones argentinas de biodiesel, respectivamente. El restante 1,9 por ciento de las exportaciones se distribuye principalmente entre Perú y Holanda, aunque también hubo una participación marginal de Taiwán y Suecia.

De acuerdo a fuentes no oficiales, la República de Malta sería un destino transitorio de la mercadería que se dirige a Africa, para atender demanda voluntaria de biodiesel en dicho continente, que opera cuando el precio relativo de este biocombustible es más bajo que el del gasoil mineral.

Entre 2015 y 2017, el principal destino de las exportaciones argentinas era, por lejos, Estados Unidos, que en 2016 alcanzó a absorber el 90,6 por ciento de nuestros embarques de biodiesel. Posteriormente dicho país dispuso el cierre de sus importaciones desde Argentina vía aumentos de aranceles.

En relación a las exportaciones de 2019, en el primer trimestre del presente año la Comisión Europea otorgó a la industria argentina exportadora de biodiesel un cupo de exportación de 1,2 millones de toneladas anuales, libre de aranceles por antidumping, con un precio mínimo variable, determinado trimestralmente en base a la evolución del precio del aceite crudo de soja de un período previo y costos de transformación del mismo en biodiesel. Esto permitió que se retomen las exportaciones en el año en curso, aunque —se estima- que el ritmo de embarques al cerrar el año hará que los despachos totales de biodiesel lleguen a ser menores que en el 2018, a menos que Estados Unidos reabra el mercado, supuesto que parecería ser improbable en este momento.

Este tonelaje exportado significó un ingreso de divisas para Argentina de aproximadamente u$s 978 millones de dólares en el año 2018, un 20 por ciento menos que el monto exportado en 2017, que había sido de u$s 1.224 millones. Algunas fuentes de la industria, de manera extraoficial, estiman que las exportaciones argentinas de biodiesel podrían volver a caer en el 2019.

En cuanto a la composición de las empresas de biodiesel de la República Argentina, la Secretaría de Energía contabiliza un total de 36 firmas. De estas, hay 8 que son clasificadas como empresas grandes; 3 se consideran como grandes no integradas; 17 son medianas y 8 son empresas pequeñas, indicaron desde la entidad local.

Una investigación anterior de la Bolsa de Comercio de Rosario publicada en un informativo semanal de septiembre de 2017, reveló que la capacidad de producción anual conjunta de todas las fábricas de Argentina es de aproximadamente 4.400.000 toneladas/año. Dos de las plantas actualmente se encuentran sin operar, estas son la fábrica de Vicentín en la ciudad de Avellaneda (Santa Fe) y la de Molinos Río de la Plata localizada en Rosario.

Los jugadores. En Argentina, de las 38 plantas instaladas, sólo 12 poseen una capacidad igual o mayor a 100.000 Tn/año. Once de estas 12 plantas están ubicadas en el Gran Rosario. De allí que la provincia de Santa Fe ocupe un rol relevante en esta industria. Cuenta con 18 plantas en su mayoría de gran tamaño que registran el 79 por ciento de la capacidad total de producción nacional: aprox. 3.588.200 toneladas.

Las 7 plantas de mayor tamaño de Argentina están ubicadas en el Gran Rosario: Dreyfus en General Lagos, Renova en Timbúes, Terminal 6 en Puerto General San Martín, Patagonia Bioenergía en San Lorenzo, Noble en Timbúes, Cargill en Villa Gobernador Gálvez y Unitec Bio en Puerto General San Martín.

Un último dato que se considera relevante para el estudio del mercado argentino de biodiesel es el precio de adquisición del biodiesel destinado a la mezcla en el mercado interno, cuya evolución se puede ver en los datos también publicados por la Secretaría de Energía.

"Se observa que el precio correspondiente a mayo de 2019, de $ 29.739 /t, ha aumentado un 4,9 por ciento con respecto al mes de enero. La actualización emerge como insuficiente, a la luz de la tasa de inflación que registró Argentina en los últimos meses", señala el estudio.

En el presente año, la Secretaría de Energía efectuó un significativo cambio en la fórmula para determinar el precio del biodiesel vinculante para las operaciones de compraventa destinadas a atender el corte obligatorio en el mercado interno, derivado de lo establecido en el artículo 7 de la ley 26.093. Como consecuencia de ello, numerosas empresas pymes que en gran parte atienden dicho segmento de mercado, han mostrado su disconformidad con dicha medida.

Experiencia exitosa. El trabajo menciona como "un hecho muy significativo" el programa Bio Bus que llevan adelante la Secretaría de Estado de Energía de Santa Fe en conjunto con la Municipalidad de Rosario. Este programa consistió en la implementación, en el mes de agosto de 2018, de una flota cautiva de poco menos de 400 colectivos urbanos de las empresas de Semtur y Mixta, que comenzaron a funcionar con una tasa de corte del 25 por ciento de biodiesel en el gasoil, e incluso tres unidades que funcionaron con biodiesel puro.

"La experiencia resultó completamente exitosa, demostrando que es más que factible el incremento del corte de diésel con gasoil, lo que además genera un triple impacto a nivel ambiental, económico y social, al reducir la huella de carbono y, simultáneamente, generar puestos de trabajo y desarrollo regional", señaló.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario