Agroclave

La aprobación del trigo HB4 abrió discusión en el agro

La semilla resistente a la sequía, un logro mundial de la rosarina Bioceres, fue aprobado por el gobierno. Pero es resistido en la cadena comercial

Sábado 17 de Octubre de 2020

Se aprobó en Argentina el primer trigo transgénico del mundo: el HB4 tolerante a sequía. Pero la noticia despertó voces encontradas, ya que el evento debe ser aprobado en Brasil, principal mercado histórico del trigo argentino, y molinos harineros del vecino país ya se manifestaron en contra de este cultivo.

La controversia ocurrió luego de que Bioceres anunció que recibió la aprobación regulatoria por parte del Ministerio de Agricultura de Argentina de su tecnología HB4 para el cultivo de trigo, una tecnología de tolerancia a sequía única a nivel mundial.

La misma es el resultado de una colaboración público-privada de más de 15 años entre la empresa y el grupo de investigación de la Dra. Raquel Chan (Conicet-Universidad Nacional del Litoral), responsable del descubrimiento. Las variedades de trigo HB4 son desarrolladas por Trigall Genetics, un joint-venture entre Bioceres y Florimond Desprez de Francia, una de las empresas líderes a nivel mundial en genética de trigo.

La decisión de la autoridad regulatoria argentina se da luego de la aprobación de HB4 en soja, que ya fue otorgada en los países de mayor producción mundial de este cultivo, incluyendo Argentina, Estados Unidos, Brasil y Paraguay, que representan aproximadamente el 80 por ciento de la producción global de soja.

La comercialización de trigo HB4 en Argentina se encuentra condicionada a la aprobación para importación por parte de Brasil, país que compra aproximadamente el 85 por ciento del trigo que consume a Argentina.

Además, el proceso desregulatorio del trigo HB4 ha sido iniciado ya en Estados Unidos, Uruguay, Paraguay y Bolivia. La Compañía también se encuentra preparando presentaciones para Australia y Rusia, así como en otros países de Asia y África.

En lotes de producción y ensayos a campo llevados a cabo durante los últimos 10 años, las variedades de trigo HB4 mostraron mejoras de rendimiento en promedio del 20 por ciento en situaciones de sequía. La incidencia de este fenómeno ha aumentado su frecuencia en el contexto del cambio climático global, afectando cada vez más la estabilidad de los ecosistemas agrícolas.

Riesgos comerciales

Tras conocerse la resolución oficial, los representantes de la cadena del trigo en la Argentina plantearon su apoyo a la innovación tecnológica nacional alcanzada a través de la aprobación de una semilla transgénica tolerante a sequía, al tiempo que manifestaron su preocupación por “los riesgos comerciales que puedan ocasionarse” debido a que podría impactar en los precios y abastecimiento del cereal en el país.

En un comunicado titulado “La aprobación comercial del trigo HB4, una invención científica nacional y un riesgo económico extraordinario”, las asociaciones industriales, cámaras exportadoras y entidades bursátiles manifestaron su renovado apoyo “a la ciencia nacional, la innovación tecnológica y los servicios que se siguen realizando en nuestro país, con vocación de aportar al desarrollo económico y social, y protegiendo el ambiente”.

Tras señalar que no dudan de que “el trigo HB4 no tiene riesgos ambientales ni de salud pública”, dijeron que les “llama la atención que el gobierno decida de forma unilateral, sin consultar a los representantes de la cadena del trigo, la aprobación comercial”.

Según las entidades, el mercado mundial del trigo alcanza las 175 millones de toneladas anuales y el de harinas a los 18 millones, y los dos en su totalidad son no transgénico, condición que lo diferencia de los mercados de maíz, soja y algodón.

“En varios países del mundo se intentó hace años lanzar eventos en trigo que no pudieron prosperar debido a la reacción negativa de los mercados compradores; es por ello que esta aprobación reviste condiciones especiales y altamente riesgosas”, alertaron.

Para los firmantes, “el uso comercial nacional del trigo HB4 impactará en los precios y abastecimiento de trigo en el país; se pondría en riesgo los esfuerzos conjuntos (público-privado) realizados para consolidar nuevos mercados y expandir fuertemente las exportaciones”.

“El daño que se produciría al mercado de trigo argentino sería irreparable e irreversible, toda vez que la contaminación se propagará y la segmentación resulta inviable”, concluyeron.

El comunicado lleva las firmas de las bolsas de cereales de Buenos Aires, Bahía Blanca, Córdoba, Chaco, Entre Ríos y Santa Fe; la Bolsa de Comercio de Rosario, la Cámara de Industriales Molineros; los centros de exportadores de cereales y de corredores; las federaciones de la Industria de la Molinería y de Centros de Acopiadores; CRA, Coninagro, FAA y Sociedad Rural Argentina.

Anticipo

La Asociación Brasileña de la Industria del Trigo (Abitrigo) enumeró una serie de consideraciones tras la aprobación condicionada del trigo HB4 en Argentina.

En este sentido, anticiparon que su postura será negativa en la audiencia pública que convocó la Comisión Nacional de Biotecnología de Brasil el 22 de octubre.

En un comunicado firmado Rubens Barbosa, presidente de Abitrigo, destacan que “desde hace aproximadamente 30 años, este tema ha sido objeto de análisis por parte de la comunidad científica internacional, gobiernos y consumidores de países que cuentan con fuentes alimentarias esenciales en el trigo, como Canadá, Estados Unidos, Australia y la Comunidad Europea, donde el consumo per cápita supera dos veces el consumo brasileño”.

“No se han identificado beneficios evidentes para las personas, siendo el objeto exclusivo de buscar incrementar la productividad del campo”, señalan los molineros brasileros.

A medida que se autorice la comercialización a través de Brasil, se agregarán importantes costos de control al proceso de importación, lo que tendrá consecuencias en los precios al consumidor”, considera la industria brasilera.

Cabe señalar que el trigo argentino representa la mayor fuente de suministro en Brasil, alrededor del 60%, y se complementa con trigo que se produce en el sur del vecino país (30%) y otras fuentes (10%).

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS