Agroclave

"La agroindustria debe trabajar por el bien de todos"

El titular de la entidad que nuclea al empresas del sector cuestionó la actitud de municipios que obstaculizan el transporte de granos y mercaderías.

Sábado 04 de Abril de 2020

“Para ayudar a todos los argentinos, la agroindustria tiene que seguir operando”. Gustavo Idígoras, presidente de la Cámara de la Industria Aceitera de la República Argentina (Ciara), fue contundente a la hora de reclamar que se respete a rajatabla la excepción que tiene la cadena agroalimentaria para seguir operando en medio de la cuarentena. La seguridad alimentaria y el ingreso de divisas a través de la exportación se convierten en objetivos fundamentales para asegurar en el actual contexto. En diálogo con el programa “La banda cambiaria”, que se emite pro FM Meridiano, el directivo de la entidad que representa al principal complejo agroexportador del país subrayó, en ese sentido, la aplicación de estrictos protocolos de seguridad en todos los eslabones de la cadena, a la vez que pidió que no se obstaculice el trabajo de los transportistas. En materia de mercados, señaló que el futuro próximo estará atravesado por una fuerte volatilidad de precios.

   —¿Cómo están trabajando en la cadena agroexportadora, exceptuada de la cuarentena, en el marco de las restricciones dispuestas para enfrentar la pandemia de coronavirus?

   —La cadena agroalimentaria, incluyendo el comercio exterior, están exceptuados de la cuarentena nacional, y por eso hemos implementado protocolos de prevención sanitarias en cada uno de los eslabones, especialmente el acopio de granos, comercialización interna y los puertos. Hemos trabajado con sindicatos, con prestadores de servicios, con terceros países, con el Ministerio de Transporte, Prefectura y también con los gobernadores. Hoy podemos brindar muchas garantías en materia de los controles. Realizamos tomas de temperatura, aislamiento para tratar de mantener la continuidad de esta cadena, porque es básicamente la que hace a la alimentación de nuestro país. En ese sentido, tenemos que decir que hemos encontrado bastantes inconvenientes a nivel de municipios, particularmente en Santa Fe y Córdoba. Muchos han tomado decisiones formales o informales para restringir o prohibir la circulación de camiones. Y esto no está justificado, porque más allá de los temores que puedan tener, tenemos que tener un único criterio a nivel nacional, un única forma de prevención para que la cadena agroalimentaria pueda seguir operando.

   —En los últimos días se firmó un acta acuerdo en ese sentido con organismos públicos nacionales y cámaras ¿Eso permitió solucionar ese problema, persuadir estas actitudes?

   —Sí, se firmó un acta convenio, un compromiso con el Ministerio del Interior y el de Transporte de la Nación. Lo hicimos las cámaras empresariales y los distintos sindicatos de transportistas. También se hicieron acuerdos con distintas refinerías argentinas, las más conocidas, para que reabran sus operaciones y habiliten sus instalaciones para el aseo, el descanso y la comida de los camioneros, que era un problema que teníamos. Esto ya está operando. También el Ministerio de Transporte emitió un certificado de tránsito nacional para los municipios. Pero, pese a todo eso, muchos municipios están desoyendo estas medidas y están tomando sus propias restricciones. No solamente formales, sino son muchas veces informales. Les dicen a los camioneros que si se van de su localidad y regresan van tener que estar 14 días en cuarentena, sin importar el trayecto que hagan. Con lo cual, automáticamente pone al camionero en una situación delicada, porque tiene que mantener su fuente de ingreso y sobre todo, garantizar la logística de la cadena. Por ejemplo, las plantas avícolas necesitan maíz para las aves, que luego se requieren para el consumo. Lo mismo pasa con los feed lot o los tambos o la industria alimenticia o los puertos. Por lo tanto, necesitamos que esta logística se respete. Para ayudar a todos los argentinos, la agroindustria tiene que seguir operando.

   —¿Las restricciones persisten pese a que los gobernadores advirtieron que presentarían denuncias penales a los intendentes o presidentes comunales que obstaculizaran el tránsito?

   —Sí. Los gobernadores de Santa Fe y Buenos Aires fueron bastante enfáticos en estos últimos días, pero persiste esta situación en muchas localidades.

   —¿Cómo están trabajando los puertos, las fábricas en estos días? ¿Cómo el ritmo de afluencia de mercadería?

   —En los últimos dos o tres días se vio una disminución muy fuerte de entregas, de recepción de mercadería, tanto en plantas aceiteras como de molienda de exportación y puertos graneleros. Nosotros hemos implementado una serie de medidas preventivas adicionales que iban a reducir un poco la circulación, pero nunca en estos porcentajes. Esto se debe exclusivamente a las restricciones que están imponiendo los municipios.

   —¿También se ven afectados los compromisos externos?

   —Si. Se están viendo afectados todos los eslabones, incluyendo el comercio exterior, y el ingreso de divisas. Está habiendo una reducción del ingreso de divisas. Y esto es un punto sensible de entender porque es la única fuente hoy genuina que tiene Argentina, no solo para que el BCRA tenga sus reservas, sino también para que el gobierno las pueda dedicar a la compra de suministros médicos. Entonces es muy importante que cuando se toman medidas en un municipio por determinados temores se tenga una dimensión nacional del bien común que estamos salvaguardando, que es la salud de todos.

   —En este contexto ¿Cómo ven el comercio internacional, tanto en precios como en flujo de actividad?

   —Estamos en un comercio internacional ultra incierto. En el cual los vaivenes no son sólo diarios sino horarios. Esto tiene que ver con varias razones. Primero, una recesión global que se está confirmando, lo cual afecta la demanda; segundo, el efecto previo que teníamos de la peste porcina de países asiáticos; y tercero, el coronavirus que tiene sobre todo un efecto de volatilidad de precios hacia la baja. Aunque esto tiene cambios de acuerdo a las condiciones de logísticas de los países. Esto es algo nuevo que se está incorporando como variable para los precios. Cuando en Argentina o Brasil se empezó a hablar que había problemas con las terminales, automáticamente el precio de la harina de soja subió. Cuando salimos a aclarar que se estaba normalizando la situación de los puertos, el precio bajó. Y esto está pasando en la mayoría de los commodities. Entendemos que China está empezando a traccionar nuevamente. Todavía no se ha visto un efecto firme en el mercado, porque también Estados Unidos está pasando por el peor momento de la pandemia y vamos a ver luego, y es la duda que tienen los mercados, cómo va a repercutir sobre el Hemisferio Sur, particularmente los países del Mercosur que somos los grandes proveedores de alimentos en contraestación. En la zona hay muchos trabajadores vinculados con la agroindustria ¿Pueden garantizar plenamente su seguridad laboral y sanitaria? Si. Desde el fin de semana pasado hemos trabajado en un protocolo común para no tener distintas formas de implementación. Acordamos con todas las empresas, con muchísima colaboración, un protocolo común para todos nuestros trabajadores de testeo de temperatura. Nadie que supere los 37.5 grados podrá ingresar a ninguna de las plantas y si ocurre será reportado. Hacemos seguimientos, tenemos zonas de aislamiento. No hay contacto de camioneros con la tripulación de ningún buque. Ninguna tripulación de buque está pudiendo descender salvo condiciones puntuales vinculadas con los días que hayan tenido fuera de cualquier país. Hay reportes cotidianos. Hay puestos sanitarios y ahora también para los buques y controles internos también de aspectos sanitarios. Además, hay rotación para reducir la cantidad de personal. Se han tomado muchas medidas, son protocolos dinámicos, porque estamos tratando de mejorarlos todo el tiempo. En este momento estamos trabajando con un protocolo para los camiones que vienen de otros países para tener condiciones similares en los 22 puertos. Lo hacemos en conjunto con los sindicatos, tanto de Aceiteros de San Lorenzo como la Federación nacional. Ahora habilitamos también una cuenta de correo donde puedan hacer denuncias, tanto camioneros como trabajadores para corregir si hay algún tipo de incumplimiento.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario