Agroclave

Harina de trigo: la mayor exportación en siete años

Las ventas externas crecieron 8 por ciento interanual para llegar a las 315 mil toneladas. Los precios suben y los molinos adelantan compras.

Sábado 08 de Junio de 2019

Con un crecimiento interanual del 8 por ciento, las ventas externas de harina de trigo del país ya alcanzaron casi 315.000 toneladas, la cifra más alta en siete campañas y de cara al ciclo 2019/20, suben los precios a cosecha y los molinos adelantan sus compras.

Un informe de las especialistas de la Bolsa de Comercio de Rosario, Desiré Sigaudo y Emilce Terré muestra que las Declaraciones Juradas de Ventas al Exterior (DJVE) de harina de trigo llegaron en la última semana de mayo a casi 315.000 toneladas, un volumen que es el más alto de los últimos siete ciclos agrícolas.

"Las ventas externas de la industria molinera argentina a fines de mayo evidencian un sostenido aumento desde la campaña 2013/14, creciendo a una tasa promedio anual del 23 por ciento", explicaron las especialistas y detallaron que la recuperación del sector "muestra un importante salto en el dinamismo de ventas externas a partir de la campaña 2016/17 gracias a la eliminación del sistema de ROE seguido al cambio de gobierno".

La mejora competitiva para el sector hizo que en las últimas tres campañas las ventas externas de harina a finales de mayo se ubicaran en torno a las 300.000 toneladas. Las DJVE para la campaña 2018/19 son, a la fecha, un 8 por ciento superior a las de la campaña pasada.

En línea con este análisis, y adelantándose a una campaña que augura otra vez un gran dinamismo comercial, en la última semana de mayo los molinos adquirieron las primeras toneladas de trigo 2019/20. "Estas operaciones marcan un nuevo hito para el mercado del cereal ya que nunca antes, desde que se tiene registro, la industria local había adquirido trigo nuevo a esta altura del año", detallaron y precisaron que las compras de 10.700 toneladas de trigo nuevo por parte de los molinos da el puntapié inicial a las adquisiciones industriales de la campaña 2019/20.

En el recinto de esta Bolsa de Comercio de Rosario, el interés comercial por el cereal de la próxima campaña también se hizo notar, con opciones de negocios que se fueron multiplicando a lo largo de los últimos días del mes pasado. Los exportadores ofrecieron u$s 170/t por el cereal nuevo con entrega en aquel mes. El ofrecido por trigo con entrega en diciembre fue de u$s 170/t, u$s 5/t por debajo del contrato Matba-Rofex para el mismo mes. Por la mercadería con entrega el próximo año, se destaca la posición marzo 2020, por la que ofrecieron u$s 175/t.

Los precios que se vienen. A propósito de las perspectivas de precios para la próxima campaña, el futuro de trigo Rosario diciembre que pone piso al cereal nuevo, aumentó un 12 por ciento durante el mayo. En la última semana de ese mes, el contrato diciembre ganó impulso incrementándose u$s 14,5/t desde el jueves 23. Así, los futuros alcanzaron un máximo mensual e histórico para el contrato de u$s 178/t en una de las últimas sesiones. "El repunte en el precio de los futuros a nivel local, responde en parte a lo trascendido a partir del reporte semanal de evolución de cultivos publicado por el Departamento de Agricultura de Estados Unidos (Usda) el miércoles 29 de mayo. El deterioro de las condiciones del trigo de invierno en el Medio Oeste estadounidense y los pronósticos de renovadas lluvias sobre la región impulsaron a los precios del cereal en Chicago.

El Usda informó un retroceso en la condición del trigo plantado durante el invierno. Como consecuencia de la excesiva humedad en gran parte de las zonas productivas centrales, el 61 por ciento de las plantaciones calificaron en estado entre bueno y excelente, un 5 por ciento menos que la semana anterior. A su vez, el 66 por ciento del trigo de invierno se encuentra en estado de espigazón, mostrando un retraso respecto del 76 por ciento promedio de las últimas 5 campañas. Adicionalmente al retraso en el desarrollo de los cultivos y al deterioro de sus condiciones, los pronósticos de nuevas lluvias alzan temores de cara a la cosecha del cereal. Los farmers del Medio Oeste, suelen levantar el trigo de invierno durante los meses de junio y julio cada año.

En lo que respecta al trigo de primavera, que se siembra sobre todo en los estados centrales del norte como Minnesota, las Dakotas y Montana, el avance de siembra este año (84 por ciento) también está por detrás del promedio (91 por ciento).

Independientemente del buen desarrollo del trigo en los campos europeos, la Bolsa de París acompañó la suba del trigo en Chicago y Kansas. Las noticias que llegan desde Australia apoyan la tendencia alcista del mercado ya que se espera más calor y sequía en el país de Oceanía. Según lo informado por la oficina meteorológica de Australia, el clima seco y cálido se extendería sobre los principales estados productivos de la costa este durante otros tres meses. Con sólo el 30 por ciento de probabilidades de que la región reciba lluvias promedio entre el 1 de junio y 30 de agosto, esta campaña se convertiría en el tercer ciclo seco consecutivo en Australia, amenazando con otra vez devastar la producción agrícola aussie. Es muy probable, además, que el déficit pluvial también afecte al resto del territorio australiano comprometiendo gran parte de la producción agropecuaria nacional. En vista de estos pronósticos, algunas consultoras privadas australianas ya han recortado su estimación de trigo 2019/20 a 18 millones de toneladas, una cifra muy por debajo del promedio histórico de la última década de 24,4 millones de toneladas.

Finalmente, las estimaciones del Consejo Internacional de Granos publicadas el jueves postulan una producción mundial del cereal de 766 Mt, 4 Mt más que lo estimado un mes atrás. Si bien también las proyecciones de consumo mundial se incrementan, lo hacen en una menor proporción que la producción, resultando en mayores stocks finales estimados para la campaña 2019/20. Las existencias al final del ciclo podrían entonces alcanzar el volumen récor de 276 Mt, aunque el CIG no proyecta un incremento en los stocks de los principales países exportadores (Argentina, Australia, Canadá, Unión Europea, Kazajistán, Rusia, Ucrania y Estados Unidos).

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario