Crucianelli

Gustavo Crucianelli: "La industria está pasando por un momento bueno"

El Grupo Crucianelli anunció una inversión de u$s 10,8 millones. Busca ubicarse entre las cinco principales marcas de sembradoras en el mundo.

Sábado 06 de Junio de 2020

El Grupo Crucianelli, fabricante de maquinaria agrícola de Armstrong, anunció una inversión de u$s 10,8 millones con el objetivo de posicionarse en una década en el lote de las cinco principales empresas de sembradoras del mundo en la próxima década. Con apalancamiento de crédito externo y convencidos de que el sector forma parte de la cadena alimentaria, que es irremplazable aun en tiempos de pandemia, decidieron dar el salto. “Para que eso llegue hay que empezar a hacer tareas puertas adentro”, dijo Gustavo Crucianelli, director del grupo que reúne a un conglomerado de compañías que van desde la fabricación de sembradoras _donde lideran con el 30% del mercado_ hasta la agricultura de precisión, pasando por el montaje de una planta de procesamientos industriales. “El sector de maquinaria hoy está pasando por un momento bueno, las empresas están trabajando en su mayoría, lo que no sabemos es cuánto de esto es genuino y cuánto representa un refugio de valor para el productor”,señaló.

_¿Cuáles son las características del proyecto de inversión que están encarando ahí en la planta?

_Hace un tiempo nos propusimos estar, allá por 2030, entre las principales empresas de sembradoras a nivel global. Sabemos que es un desafío importante y para lograrlo hay que empezar a hacer tareas puertas adentro. Una de las primeras tareas es comenzar a consolidar el grupo de empresas que hoy conforman Crucianelli, no sólo la empresa madre, que es la fabricante de sembradoras, sino también aquellas empresas satélites que le venden a Crucianelli y a terceros. En esa consolidación hay una serie de inversiones que ahora hemos comenzando con esta primera etapa que es la construcción de la planta de procesamientos industriales, que es el primer puntapié que tenemos que dar.

_¿Cuáles son las empresas que forman el grupo?

Hoy el grupo está conformado por Crucianelli SA, la empresa de sembradoras que tiene más de 60 años de vida; Crucianelli Fabril, que es una empresa que se dedica a hacer piezas fundidas y mecanizadas que abastecen a Crucianelli y a demás industrias del sector; y Agrotonix, que es una empresa de la que participamos hace un tiempo en sociedad, y que está dedicada a la agricultura de precisión, a la electrónica, información y manejo de datos. No manejar esta tecnología será un impedimento para estar entre el lote de las primeras cinco del mundo. Hoy si la información de una sembradora no pasa por el teléfono celular y el productor no tiene los datos necesarios en el momento oportuno, no sirve. Finalmente, hay otra compañía del grupo, que hemos creado ahora, y todavía no tiene nombre, que se va a dedicar a la producción de piezas metálicas específicamente terminadas para la industria de la maquinaria agrícola, para Crucianelli SA en particular y para alguna otra empresa del grupo y pensando en otros mercados también. El motivo de que no esté dentro de Crucianelli, es para lograr la eficiencia y el volumen tan importante a la hora de salir a competir a nivel global.

_¿Qué significa estar entre las primeras cinco sembradoras del mundo, en cuanto al nivel de producción, nivel de tecnología?

_Nosotros deberíamos estar creciendo, para llegar a ese objetivo, tres veces más. Eso es lo que estamos pensando y proyectando. En Argentina existen muchas fabricas de maquinaria agrícola, y Crucianelli lidera el mercado de sembradoras a nivel local, tiene el 30% del market share actualmente, superando casi por el doble, a su competidora más cercana. El objetivo es estar llegando a un 45% en los próximos 10 años. El resto de lo que hace falta seguir creciendo hay que ir a buscarlo afuera. Hay que generar exportaciones, poner un fuerte pie en Brasil que es el segundo o tercer mercado mundial de maquinaria agrícola del mundo, casi siete veces más grande que el mercado argentino en maquinaria agrícola. Lo que no se pueda hacer allí, hay que salir a buscarlo a otros mercados como pueden ser Europa, EEUU y Australia.

_¿Cómo apalancaron esta inversión, con recursos propios o con créditos?

_El apalancamiento de este proyecto tiene que ver en gran medida con crédito, no con recursos propios. Venimos de una ampliación muy grande y entendemos que tanto ampliaciones como inversiones de este tipo tienen que hacerse con capital externo, no con el de la misma compañía, y más aún porque venimos de momentos complicados y eso sería casi imposible. Algo, en el comienzo del proyecto, puede arrancar con capital propio, pero va a estar supeditado al financiamiento externo que estamos buscando. Hoy el campo está en un momento complejo a nivel crediticio y bueno en términos productivos. El año pasado tuvimos una buena cosecha, y este año, una buena siembra, o sea que el panorama nos parece que es alentador.

_En Expoagro se vio una política más agresiva de los bancos de colocar créditos. Hubo rebaja de tasas y el BCRA propició esa política en los últimos tiempos. ¿Eso se está notando en las disponibilidades del crédito, o es difícil acceder a ellos?

_No. Eso se está notando. No sé si con el nivel que uno quisiera. La verdad es que los bancos tanto estatales como privados empezaron con esa política y eso ayudó a motorizar rápidamente el sector, luego la pandemia complicó la gestión de esos créditos, más allá de la cuestión financiera de los bancos. De modo que eso que se vio en un momento, se empieza a reflejaren el financiamiento actualmente. Por eso, estamos charlando con bancos, y allí está la posibilidad de crecer que tenemos, y también a través de nuestra propia entidad financiera que es Raíz, que hemos lanzado el año pasado, que es la que se encarga (no con capital propio) de articular entre el lugar en donde está el dinero, que pueden ser los bancos, la bolsa o el sistema financiero, y la necesidad que son nuestros productores. A través de ese nexo y, adaptando eso, estamos teniendo buenos resultados para conseguir el dinero, que también puede usarse para este financiamiento en particular.

_¿Cómo ve el mercado local de maquinaria agrícola hoy y hacia dónde cree que va en el mediano plazo?

_El sector hoy está pasando por un momento bueno, las empresas de maquinaria agrícola están trabajando en su mayoría. Lo que no sabemos es cuánto de todo esto es genuino y cuanto representa un refugio de valor para el productor que ve en una sembradora o en un fierro la forma de aprovechar la situación y cubrir su capital. Ahí puede haber un poco de demanda. Pero la realidad, es que vemos, un buen pasar del campo hoy. Creo que está activo el mercado y en Crucianelli siempre fuimos optimistas, ya que el sector, queramos o no, es parte de la cadena alimenticia, y Argentina es un productor de alimentos por naturaleza. Difícilmente podamos ir contra ella. El mundo está pasando por un momento muy complicado en el que tenemos que cuidarnos, pero entendemos que tiene que seguir alimentándose. Si tomamos eso como premisa, no digo que estamos salvados, pero si hacemos los deberes, para las industrias quizás haya una oportunidad y el campo sea quién, otra vez más, termine salvando este país.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS