Agroclave

Gran año para los cereales, que van por mayores áreas de siembra

El maíz va camino a consolidar la superficie más alta de los últimos 10 años. El trigo sigue desafiando los récords de los últimos tiempos.

Sábado 08 de Junio de 2019

Gran año para los cereales que van por mayores niveles de siembra. Un nuevo escenario de precios pone al maíz como protagonista en las rotaciones ya que pasó a ser la opción más rentable. La región núcleo se prepara para dar un salto productivo del 10 por ciento del área de maíz configurando el escenario de siembra más alto de los últimos 10 años. Esto se traduciría en un incremento del volumen en torno al millón de toneladas al pasar de los 12 millones de toneladas de este año a producir 13 millones de toneladas. La siembra de trigo avanza muy lentamente envuelta en una atmósfera muy húmeda para el paso de las sembradoras. Tambalean los planes de siembra de las variedades de ciclo largo.

La precampaña de maíz 2019/20 ya está calentando motores. Los "niveles de precios de la última semana gatillaron mejores márgenes e incrementaron el entusiasmo para redoblar la apuesta al cereal de verano. Si bien el año pasado ya se había incrementado el área de siembra a 1,13 millones de hectáreas, este año se espera llegar a 1,25 millones de hectáreas sembradas en la región núcleo. Este incremento anual, de más del 10 por ciento, marcaría el récord de siembra de los últimos 10 años, estimó la Guía Estratégica para el Agro (GEA), de la Bolsa de Comercio rosarina.

Pese a las dificultades para tomar financiación y la alta inversión inicial que implica la siembra de maíz, las compras de insumos están muy avanzadas respecto a otros años. En este contexto, el maíz 2019/20 le hace sombra a las hectáreas de soja de primera. Ante los serios problemas de malezas, la "reina" ya no es vista como tal. Los altos desembolsos en herbicidas erosionaron las ganancias de la oleaginosa pasando a ocupar el último puesto en rentabilidad.

Por el mal clima, sólo se sembró un 8 por ciento de trigo pero en los próximos días la siembra será arrolladora. Sólo se cubrieron 130 mil hectáreas de las 1,6 millón planeadas. Si bien los proyectos de siembra siguen firmes, la imposibilidad de entrar al lote pondría un cambio de los ciclos largos de trigo hacia las variedades más cortas. Sin embargo, la baja disponibilidad de semilla abre una incógnita preocupante.

Pese a las dificultades impuestas por el mal tiempo, se mantiene el mayor nivel de siembra de los últimos 17 años en la región, con 140 mil hectáreas más que el año anterior. La tecnología acompaña el entusiasmo por el trigo siendo la fertilización el foco de atención.

Centro-norte complejo. El Sistema de Estimaciones Agrícolas para el Centro y Norte provincial que elabora la Bolsa de Comercio de Santa Fe anunció "un final complejo y prolongado" para la soja de segunda, que padeció todas las inclemencias climáticas. Una leve mejora en los últimos días permitió retomar lentamente las actividades de cosecha de soja de segunda y la siembra de trigo, pero con humedad y deterioro de los suelos.

Continuó a menor ritmo la aplicación de herbicidas, particularmente en los departamentos del sur y centro, no así en los del norte.

La siembra del trigo continuó con ritmos muy dispares. Los cultivares sembrados hasta la fecha pertenecen al ciclo largo. La fertilización utilizada es de un 25 por ciento a 30 por ciento mayor a la del año anterior.

Este ánimo por parte del sector productivo estuvo y continuaría sostenido por lo buena que fue la campaña anterior, por las condiciones óptimas de arranque (siembra) y los valores comerciales actuales y a futuro. La intención de siembra estimada en el comienzo de campaña fue de unas 375.000 hectáreas, con un incremento del orden del 4,5 por ciento a 5 por ciento sobre el área sembrada en el período anterior.

El grado de avance de la cosecha de soja tardía fue muy lento, llegando al orden del 56 por ciento de lo sembrado (281.400 hectáreas). Se observa deterioro de la calidad del grano y la disminución de la cantidad de quintales por hectárea, por lo que muchos productores estuvieran ante la disyuntiva de la trilla o el abandono de la parcela, aunque algunos decidieron su recolección para saneamiento.

El cultivo se encontró en un 50 por ciento en estado bueno, con sectores o áreas muy buenas y lotes puntuales a excelentes, un 25 por ciento en estado regular y el resto regular a malo, con impactos y consecuencias directas por los eventos climáticos sufridos.

En tanto, la campaña 2018/2019 de maíz logró una superficie sembrada fue de 184.500 hectáreas, 89.000 de éstas de primera instancia con un rendimiento promedio de 95 qq/ha y una producción de 633.650. Las otras 95.500 correspondieron a maíz tardío. En el sur del área de estudio, principalmente en San Martín y San Jerónimo había comenzado muy lentamente el proceso de cosecha, pero se detuvo la trilla por la humedad.

Escenario internacional. Las consecuencias de las demoras en la siembra de maíz en Estados Unidos por las inclemencias climáticas se reflejó en los precios, que se dispararon en los últimos días. Los futuros de maíz, después de haber alcanzado un valor mínimo a mediados de mayo, subieron un 22 por ciento superando ampliamente la barrera psicológica de los 400 centavos/bushel (equivalente a u$s 157).

"En este ciclo 19/20 el balance de maíz no será lo que se esperaba inicialmente. Recordemos que el Usda, en su primera proyección de la campaña, estimó un aumento del área (y de la producción) que se traduciría en mayores stocks al final del ciclo. En este nuevo contexto es muy probable que veamos una caída en los inventarios y una relación de stock/consumo mucho más ajustada. La proporción del ajuste la definirá la oferta y la demanda", indicó Daniela Reale, analista de mercados en BLD SA.

Y en este sentido, se conoció la noticia de que Trump comenzará a aplicar aranceles a las importaciones de productos provenientes de México. "Este escenario internacional positivo se trasladó a nuestros precios locales, justo cuando los productores comienzan a tomar sus decisiones para la próxima campaña. Con la siembra de trigo avanzando sobre el 8 por ciento de la superficie, se prevé una producción récord. Pero recordemos, que más allá de estas subas generalizadas, el contexto global para el trigo es diferente ya que los principales países productores del mundo se estarían recuperando de las malas cosechas del año pasado. Esto es una señal de alerta para empezar a tomar coberturas aprovechando las recientes mejoras", recomendó la analista.

"A nivel local nos enfrentamos a un año de incertidumbre política y económica por lo que las decisiones deberán ser más racionales optando por coberturas que sean flexibles y adaptables a las condiciones cambiantes del mercado", remató.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario