Agroclave

Entidades del sector agropecuario, en alerta máximo por la sequía

• El ciclo actual bajaría a 104 millones de toneladas. Productores reclaman al gobierno medidas para enfrentar la situación

Sábado 17 de Marzo de 2018

El impacto de la sequía sobre los cultivos comienza a mostrar números más definidos con el avance de la cosecha. La producción de granos caerá 17 por ciento en la campaña actual, debido a la sequía que afecta amplias zonas del país, y provocará una pérdida de ingreso por exportaciones de 4.402 millones de dólares, estimó la Sociedad Rural Argentina (SRA).

Según las últimas estimaciones del Instituto de Estudios Económicos y Negociaciones Internacionales de la entidad, la producción de granos bajará de 125 millones de toneladas del ciclo anterior a 104 millones del actual.

La caída en la producción determinará una reducción del 21 por ciento en las exportaciones y por eso la venta externa de granos y derivados sería 4.402 millones de dólares más baja que en la campaña anterior. Además de afectar a los productores agropecuarios, estos recortes también impactarán en otras actividades relacionadas con esta cadena de valor, advirtió la SRA.

Por ejemplo, según cálculos de la entidad, por el menor volumen de granos se estima que habrá 1,1 millón de viajes de camión menos que en la campaña anterior y caerá el trabajo de acopiadores, cooperativas e industrias procesadoras. Como el 80 por ciento de los gastos que realiza el productor se hacen en la localidad donde está su campo, bajará también la demanda en los comercios y servicios de la zona, como albañilería, plomería, ferretería.

En cuanto a la ganadería, la actividad ya está resentida por un aumento en el precio interno de los granos, como consecuencia de la sequía, que determinará una suba en sus costos. Además, por este fenómeno climático, también está muy comprometida la producción de pasto y de reservas de forrajes para el invierno.

En tanto, un informe de la consultora Ecolatina indicó que por fuerte sequía que atraviesa el sector agropecuario tendrá un impacto negativo en las previsiones de crecimiento del PBI. De esta forma advirtió que se ubicará más cerca del 2 por ciento que del 2,5 por ciento interanual. "La Niña todavía no terminó y ya recortó una porción significativa de la producción agrícola para la campaña 2017/2018, por lo cual la cosecha de soja y de maíz será la peor del último lustro", precisó.

Ecolatina señaló que el impacto de La Niña se sentirá más allá del sector agrícola, golpeando al entramado productivo local e incluso puede presionar los precios. "La menor producción presionó a los precios internacionales. El impacto sobre la actividad económica (PBI) será mayor que sobre las exportaciones", indicó.

No obstante, la consultora consideró que en el frente externo, los menores volúmenes exportados se verán compensados, en parte, por mayores precios. "La sequía podría provocar una pérdida de u$s 2.000 millones de exportaciones respecto al valor de 2017 (-3,4 por ciento), aunque dicha cifra podría ser aún más acotada si se reducen al mínimo los envíos al exterior de porotos de soja y se destinan al crushing para exportar harina y aceite de soja, cuyos precios mejoraron considerablemente", subrayó.

Por su parte, las entidades integrantes de la Mesa Agropecuaria de la Provincia de Buenos Aires —integradas por Carbap, Coninagro; Federación Agraria Argentina y Sociedad Rural Argentina— advirtieron sobre la grave situación que atraviesa el agro bonaerense, dadas las condiciones climáticas, agravadas por el peso fiscal.

Es por eso que ante los estragos que está haciendo la sequía (paradójicamente, luego de las inundaciones del año pasado) indicaron que "es urgente convocar a la Comisión de Emergencia y Desastre Agropecuario de Buenos Aires para solicitar medidas de excepción, ya que los exiguos beneficios de la ley de emergencia agropecuaria no alcanzan a cubrir las cuantiosas pérdidas sufridas".

"Dada la magnitud del fenómeno que vivimos, se prevé que, de continuar las condiciones actuales, la cosecha gruesa provincial bajaría de una estimación de 40 a 30 millones de toneladas, perdiéndose nada menos que 10 millones. La seca también afecta gravemente las producciones de la ganadería vacuna y de la lechería, por citar sólo las actividades más difundidas", detallaron.

Desde la mesa agropecuaria se quejaron por el aumento de más del 50 por ciento del impuesto inmobiliario rural para el año en curso "que hace insoportable la carga fiscal en momentos normales e imposible de pagar en estas condiciones climáticas".

Rindes. Ya comenzaron a llegar los números de la cosecha en la zona de influencia de la Guía Estratégica para el Agro (GEA) de la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR). Según el relevamiento realizado, a pesar de la escasez de agua con la que transitó el maíz temprano la mitad de su ciclo, los primeros lotes cosechados arrojan rindes que promedian los 95 qq/ha. Además, a 15 días de comenzar la cosecha de soja de primera, se anhelan algunos milímetros para completar el llenado de granos. Pero los cultivos de segunda se deterioran cada semana y ya se percibe el temor de que algunos lotes no puedan ser cosechados.

El especialista en climatología José Luis Aiello advierte que la escasez de lluvias se mantendrá al menos hasta mediados de marzo. En rigor, explicó que con un cambio de circulación atmosférica, se podría esperar la restitución de las precipitaciones en el segundo semestre de este año.

"Avanza la trilla de los maíces tempranos con resultados que satisfacen. Los rindes promedios de las 60 mil hectáreas cosechadas en la región núcleo rondan los 95 qq/ha. Los ingenieros esperan que estos resultados puedan sostenerse a medida que avance la cosecha. Los rindes de indiferencia fluctúan entre 40 y 50 qq/ha. En campo alquilado ascienden a 80 qq/ha", precisaron desde GEA.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario