Agroclave

El trigo bajará sus rindes y los precios se afianzan en el mercado

La falta de lluvias en momentos críticos afectó al cereal que ahora repunta. La soja cotiza en alza.

Sábado 13 de Octubre de 2018

El trigo en el centro y sur de Santa Fe y el oeste de Córdoba terminará su campaña con una producción de 5 quintales menos por hectárea en promedio, por efecto del impacto de la falta de agua en zonas críticas y durante un período clave de su desarrollo. Esa menor disponibilidad para el próximo ciclo sumada a la creciente demanda de las últimas semanas por parte de la industria y la exportación, pusieron al cereal en el podio de las subas en el mercado disponible de granos de la Bolsa de Rosario.

Según datos de la Guía Estratégica para el Agro (GEA) de la Bolsa local, la caída de 5 quintales por hectárea en los rendimientos representan entre un 10% y un 15% menos de rinde de trigo respecto a los promedios zonales. Las lluvias de los últimos días cortaron la mala racha que se preveía podía profundizarse si no había suficiente caída de agua.

"Inestabilidad y pulsos anómalos, serán continuos y protagonizarán la campaña gruesa", indicó José Luis Aiello, director de ciencias atmosféricas y referente de GEA. "Las lluvias de la semana que dejamos atrás son un reflejo de la inestabilidad que tiene la atmósfera", alertó.

Esta situación encuentra al cereal fino en el período más crítico que es el de floración. "El 20% de los cuadros de trigo ya está en espigazón, un 50% con la espiga embuchada y el resto entre hoja bandera y encañando", indicó Aiello y destacó que "la falta de agua en el centro-sur santafesino y el este cordobés le puso un techo al potencial de rinde".

Hasta ahora, el 5% de los cuadros está en condiciones regulares y los que se clasificaban como muy buenos descendieron 10 puntos; ahora ocupan el 55% del área.

Mientras se define el escenario productivo del próximo ciclo, avanza la comercialización de trigo en el mercado doméstico.

"Las existencias de trigo en la Argentina, en manos de productores, exportadores, industriales y acopios, suman 4,1 millones de toneladas, la mitad ya en etapa comercial, y las declaraciones juradas (DJVE) para la nueva cosecha alcanzan el récord de 5,89 millones de toneladas", detallaron los analistas Sofía Corina y Franco Ramseyer de la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR).

Con la fuerte demanda, los precios a nivel local valuados en dólares aumentaron en la semana y llegaron a superar los u$s 200 la tonelada para las descargas en los meses de febrero y marzo. En un contexto de bajas existencias, el trigo cotizó al alza en la semana.

Este es el período en que se empalman las cosechas pasada y la actual sembrada 2018-2019. "Como se viene remarcando desde hace algún tiempo, casi todo el trigo 2017-2018 con el que contaba Argentina luego de las últimas siegas del verano ya fue comprado en el mercado, bien sea por exportadores o por la industria molinera", sostuvieron los especialistas.

Señalaron que "de las 19 millones de toneladas que se obtienen de sumar la producción 2017-2018 más los stocks remanentes de la 2016-2017, ya se han adquirido 16,2 millones entre ambos sectores, es decir el 85% del total".

"Este porcentaje resulta ampliamente superior al promedio de las últimas tres campañas a la misma altura del año (69%), reflejo de lo dinámicos que estuvieron los negocios para satisfacer una demanda muy pujante a medida que se iba levantando el cereal.

Según sus cálculos, a fines de septiembre, sólo quedaban disponibles para ser vendidas en el mercado unas 2,1 millones de toneladas del trigo 2017-2018.

"Si a este número le adicionamos las dos millones de toneladas que según la Secretaría de Agroindustria se encontraban en agosto depositadas en acopios, plantas y elevadores terminales de granos, se puede concluir que existen físicamente en el país alrededor de 4,1 millones de toneladas de trigo en grano, de las cuales la mitad ya se encuentran en manos de la etapa comercial", agregaron Corina y Ramseyer y señalaron que "este volumen de mercadería es inferior al que había en ciclos anteriores a la misma altura".

Así dadas las cosas, los demandantes de trigo de la plaza local no desearon correr el riesgo de quedarse sin mercadería en la campaña que está próxima a comenzar, y con mucha anticipación se aseguraron compras de trigo 2018-2019 por 6,4 millones de toneladas.

Casi la totalidad de estas 6,4 millones de toneladas fueron adquiridas por el sector exportador (el 98%), "en respuesta a las buenas perspectivas de colocación de nuestro cereal en los mercados internacionales para el año próximo".

En tanto, el maíz temprano viene con una siembra retrasada. Según el GEA aún faltan implantar, 330 mil hectáreas y quedan pocos días para el fin de ese ciclo. "Por la falta o por los excesos de agua, la implantación de maíz temprano avanzó solo un 15% esta semana. La ventana de siembra se estrecha y sembrar tarde implica correr la floración a enero, aumentando el riesgo de producción", indicó y advirtió sobre el riesgo de que los lotes se pasen a maíz tardío o directamente a soja.

También el GEA indicó que "por las heladas los lotes más adelantados (V2) perdieron las hojas de forma dramática".

El ojo en la soja. Por otra parte, el precio del poroto de soja local "es el más competitivo con destino a China pero con poca oferta que mejora los valores disponibles por arriba de la capacidad teórica de pago y una industria con los peores márgenes", indicó la analista de mercados Lorena D'Angelo.

De todos modos, en esta época del año la atención del mercado agrícola está en el avance de la cosecha gruesa en Estados Unidos para confirmar las proyecciones de producción.

Sin embargo, aunque a priori la soja estadounidense es la que tiene precios más competitivos en el mercado, no lo es para China que tiene que pagar un 25% más por el impuesto de importación establecido para la soja americana y tiene además distinto costo de fletes, dijo D'Angelo.

El precio de la soja FOB en Argentina y Brasil spot alcanza casi los mejores niveles del año, luego de la sequía argentina, apuntó la analista Celina Mesquida de RJO'Brien. Y esto ocurre "en simultaneo con un Golfo que a penas ha rebotado desde los mínimos", agregó.

Frente a esto, la analista estimó que en el mercado ya prevén que la soja que Brasil no podrá abastecer a China durante diciembre-enero y frente a esto, podría abastecerla Argentina.

El gigante asiático "necesita poroto con urgencia", indicó Mesquida y aseguró que a eso se le suma que las fábricas en Argentina "tendrán" que disminuir su molienda porque los márgenes de la industria no son buenos".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});