Agroclave

El mercado de granos debate cómo incorporar tecnología sin perder su institucionalidad

La irrupción de la tecnología, fuente inagotable de soluciones digitales para el agro, también amerita esfuerzos de sus actores privados y públicos para poder saber conducirla de manera que aporte mejoras

Sábado 21 de Noviembre de 2020

Hay una vieja historia, que para muchos es un mito, que cuenta que a principios de los 80 cuando los primeros fax se estaban instalando en el país había algunos viejos operadores del mercado de granos de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires que los desconectaban para que la información con los precios diarios no fluya fácilmente por todos lados logrando así mantener ese monopolio de datos que tanto les alimentaba sus negocios de intermediación entre compradores y vendedores. Más allá de que esa historia sea real o no, lo cierto es que la tecnología barrió con todas esas barreras de acceso a la información y en la actualidad cualquier chacarero con un celular en cualquier lugar del país puede tener online toda la información de precios que necesite, siempre y cuando tenga señal.

Pero la irrupción de la tecnología, fuente inagotable de soluciones digitales para el agro, también amerita esfuerzos de sus actores privados y públicos para poder saber conducirla de manera que aporte mejoras y no provoque distorsiones a un mercado estratégico y fundamental para la economía argentina como es el de granos.

“La tecnología es como una espada: puede servir para abrir caminos o para cortarse. Depende cómo se la quiera usar. Y nosotros entendemos que debe ser usada para potenciar lo que existe, que en nuestro caso es el mercado físico de granos de la Bolsa de Rosario”, señala el gerente institucional del Centro de Corredores de Cereales de Rosario, Andrés Williams.

El ejecutivo disertó en el panel principal del foro agtech “Construyendo Futuro” que organizó el Polo Tecnológico de Rosario, la consultora Anfora y la Universidad Austral. Allí también disertaron el titular de la Cámara de la Industria Aceitera y el Centro de Exportadores de Cereales (Ciara-Cec), Gustavo Idígoras, el presidente del mercado de futuros Matba-Rofex, Andrés Ponte, el gerente de sistemas de la Bolsa de Comercio de Rosario, Diego Viruega, y el director de Aapresid, Marcelo Torres.

"La tecnología es como una espada: puede servir para abrir caminos o puede servir para cortarse "La tecnología es como una espada: puede servir para abrir caminos o puede servir para cortarse

Y la coincidencia a la que se llegó en el panel fue que el modelo de trabajo que le permitirá al mercado sacarle el mejor provecho a la tecnología es el colaborativo. “El trabajo debe ser en plataformas abiertas que permitan integrar respuestas y generar sinergias entre los actores de la cadena”, resaltó Viruega. Y fue Idígoras quien aportó ejemplos, como el sistema de gestión digital de cupos de arribo de camiones a los puertos (llamado Stop) que el Estado desarrolló en conjunto con los empresarios. “Fue un gran logro. Estados y privados se integraron de manera positiva generando no sólo beneficios para el sistema, como darle eficiencia a la recepción de camiones en puertos, sino aportándole resultados concretos a los vecinos del Gran Rosario a los que el desordenado y masivo ingreso de camiones les provocaba todo tipo de inconvenientes en su vida diaria”, dijo. Y también resaltó el Sio Granos, la plataforma de registro online de las operaciones diarios del mercado de granos realizada también en formato colaborativo.

Y si bien el uso de tecnología en el post-trading y back office del mercado (logística, registros, formularios etc) ya está muy asentado, su incorporación _cuando se tocan puntos sensibles_ no es simple. Por ejemplo, en 2017 la Bolsa de Comercio de Rosario lanzó el “Protocolo Gix”, una plataforma que estandariza el formato de documentos comerciales para facilitar la comunicación entre empresas ya que como cada exportador tiene sus propios protocolos el procesamiento es engorros para cada acopio y corredor que debe acomodarse a distintos sistemas. La solución, de la mano de la Bolsa, tenía en la teoría el éxito asegurado, pero fracasó porque los exportadores no la adoptaron. En la actualidad, la Bolsa lanzó una aplicación para la logística de camiones que avanza a paso firme bautizada Muvin App. “A diez meses de lanzada superamos las proyecciones y ya gestionamos descargas por 4 millones de toneladas”, dijo Viruega. Pero, también hay que decirlo, todavía la gran mayoría de los grandes exportadores sigue prefiriendo desarrollar sus propias aplicaciones y sistemas para la logística.

bolsarecinto.jpg

Entonces: ¿la tendencia será que cada gran empresa exportadora de granos incorpore sus propias soluciones o habrá esquemas colaborativos? Idígoras no duda en que se impondrán los esquemas de integración. “Históricamente nuestras industrias tenían recelo en compartir información que consideraban estratégica. Pero hoy la información ya no tiene ese valor de estratégico, sino que el valor económico aparece en las asociaciones colectivas que se generan al compartir la información”, resaltó y puso como ejemplos los programas conjuntos de trabajo en la originación de soja de manera sustentable que encararon en el Chaco las principales exportadoras.

El mayor desafío aparece en cómo incorporar de la mejor forma la tecnología al trading de granos en el abastecimiento diario de las plantas. Es que los mercados de futuro hace tiempo que son electrónicos. “La tecnología federaliza. Nos permite llegar a todos lados simplificando las gestiones de cobros y pagos y la realización de operaciones”, resaltó Ponte. “Tenemos dos empresas de tecnología en el grupo y ahora tenemos un equipo trabajando en Córdoba para desarrollar una plataforma de negociación 10 veces más rápida que la actual”, anunció el titular del Matba-Rofex.

El tema es que por sus particularidades el comercio spot (disponible) sigue siendo off line. Es que los formatos no están estandarizados por las múltiples condiciones (comerciales, calidad del lote, logísticas, de financiamiento, etc) que tiene. Y si bien la tecnología aporta información para la negociación, las operaciones se cierran por teléfono, whats app, mail o en el recinto de operaciones de la Bolsa de Rosario, el principal mercado físico del país y lugar por excelencia de intercambio de información. Que los exportadores, como hizo este año Bunge en Brasil, empiecen a sacar cada uno sus propias plataformas de e-commerce abre el debate sobre el riesgo de que provoquen una pérdida de volumen de los mercados concentradores e institucionalizados, como el de la Bolsa, cuyo valor social es que permite que los precios de los granos que de allí surgen lo hagan de una negociación más equilibrada entre las partes y transparente (por ser pública) a diferencia de los valores que se pactan en privado. No en vano la Bolsa sobrevuela con atención el tema. “Estamos siguiendo las tendencias, estamos viendo las plataformas de comercio electrónico que van surgiendo, estamos conversando sobre el tema con los actores, sobre todo con el Centro de Corredores, pero la decisión de la Bolsa sigue siendo la de sostener el mercado físico que operan en su recinto”, resaltó Viruega.

Y fue ahí que Williams concluyó diciendo: “El debate hay que darlo, seguramente habrá discusiones y también que enfrentar prejuicios, pero nuestro compromiso es trabajar para que la tecnología venga a mejora lo que tenemos pero no a reemplazar al mercado físico”.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS