Agroclave

El brotado de la soja arrasará con un 35% de los rindes

Las pérdidas son más importantes de lo que se esperaba y recortarán casi 700 mil toneladas.

Sábado 26 de Mayo de 2018

El impacto del clima comenzó a mostrar su cara más dura en la casi finalizada cosecha de soja. El "efecto germinador" se lleva aún más de lo previsto, ya que descontará un 35% del rinde de la oleaginosa de esta campaña. Las pérdidas son más importantes y recortarán casi 700 mil toneladas del poroto sólo en la región núcleo. El promedio de los cultivos de primera cae 11 quintales y los de segunda 6. A esto, se suman los descuentos por calidad a la hora de entregar la mercadería. En la Región Pampeana el fenónemo afecta a 6 millones de hectáreas, según la Guía Estratégica para el Agro (GEA) de la Bolsa de Rosario.

En el sector aún no se sale del asombro. Los daños que se están evaluando en monitoreos, lotes cosechados y muestras analizadas en Santa Fe, Entre Ríos, Córdoba y Buenos Aires son peores que lo que se observó en la cosecha de abril de 2016. La ventaja es que, esta vez, golpeó más tarde y la cosecha está mucho más avanzada. Pero lo que es peor, es el gran factor negativo que ocasionaron las temperaturas récords en la región Pampeana de los últimos dos meses.

En la zona núcleo, otras 170 mil toneladas de soja, se desvanecen por el efecto germinador. Hasta la semana pasada se estimaba un descuento sobre 500 mil toneladas de soja. Pero el daño fue mayor. Las jornadas soleadas permitieron tener piso para comenzar la tarea de recolección.

En lo que resta por recolectar, en el 7% de la soja de primera, los rindes caerán 11 quintales respecto a lo que obtenía antes de las lluvias. En las de segunda, en el 40% restante, el promedio bajará en 6 quintales. En total son 670 mil toneladas que se descuentan luego de las grandes pérdidas que dejó la sequía.

Muy lejos de los estándares de calidad, los daños van desde un 20% al 80% en la soja afectada por el temporal. Granos brotados, podridos, chuzos, muy livianos. Los lotes más afectados son los que exhibían los mayores daños por la sequía.

En sojas de primera se esperan los mayores daños ya que desde hacía unas semanas se encontraban listas para cosechar. Hay temor por rechazos de la mercadería por exceder la tolerancia de recibo para los granos dañados. A la caída de rindes, le seguirá el en el precio por la calidad, que resentirá aún más encarar la próxima campaña 2018/19, incluyendo al trigo.

Faltan cosechar 308 mil hectáreas de soja de primera y 500 mil con soja de segunda en la Región Núcleo, consignó la Bolsa de Comercio de Rosario.

Centro y norte. Con un clima más estable, los procesos de cosecha se reanudaron en el centro y norte de la provincia y con el paso de los días fueron mejorando las condiciones de humedad de granos, pisos de los lotes, transitabilidad y accesibilidad a los mismos, por lo cual fue aumentando el ritmo y sumando hectáreas cosechadas, informó el informe semanal del Sistema de Estimaciones Agrícolas de la provincia, que difunde la Bolsa de Comercio de Santa Fe.

Las consecuencias de los eventos climáticos repercutieron en la producción y luego de reanudada la recolección, se observaron dos aspectos: calidad y cantidad, en primer término, el deterioro de los granos en un alto porcentaje.

Los diferentes porcentajes de avance de cosecha en los siguientes cultivos fueron: en arroz un 100%, en algodón un 50%, en sorgo granífero un 50 %, en soja de primera un 85% y en soja de segunda un 40%.

Permanecieron las expectativas en la intención de siembra del cultivo de trigo, con un crecimiento del orden de 13% a 13,5% del área a implantar lo que representaría unas 350.000 hectáreas. Se realizaron aplicaciones para control de las malezas en lotes destinados a futuras siembras. Así también se observó el movimiento de sembradoras, dándose por iniciada la nueva campaña de cosecha fina, especialmente el cultivo de trigo en los lotes que permitieron dicha actividad.

El proceso de cosecha de la soja temprana se reanudó y con el transcurso de los días, fue incrementado el ritmo, favorecido por el descenso de los porcentajes de humedad ambiente, de los granos, de los pisos de lotes y la accesibilidad a los mismos, buscando la recuperación del tiempo perdido. Ello se observó particularmente en mayor magnitud en los departamentos del sur y centro, no así en los departamentos del norte que fue más lento. Como consecuencia del período muy húmedo y de excesos hídricos puntuales en los departamentos del área, se continuó observando el progreso de las malezas.

Hasta el 22 de mayo pasado, se logró un grado de avance del orden del 85%, representando aproximadamente unas 765.000 hectáreas, con un retraso de 10 días de finalización de cosecha, en referencia al ciclo anterior.

En tanto, el mejoramiento de las condiciones ambientales, en todos los departamentos del área de estudio, posibilitó el pleno proceso de cosecha de la soja tardía, incrementándose con el paso de los días. Como consecuencia del período seco desde el inicio hasta fin de la floración y del ciclo muy húmedo en fructificación, un progreso agresivo de las malezas, fueron las características de lo complicado en que se desarrolló el cultivo, repercutiendo en importantes pérdidas en cuanto a la calidad de grano y a la cantidad de qq/ha. Con lo cual muchos productores estuvieron ante la disyuntiva de la trilla o el abandono del lote.

Hasta el 22 de mayo se logró un grado de avance del orden del 40 %, representando aproximadamente unas 205.000 hectáreas, con un retraso de 28 puntos porcentuales en referencia al año pasado en similar fecha. Los rendimientos promedios obtenidos fluctuaron desde 3 a 5 qq/ha y los máximos 18 – 22 y 30 qq/ha con lotes puntuales de 35 qq/ha. Muy heterogéneos los resultados obtenidos, presentándose situaciones en que habiendo comenzado la trilla y no superando los 2 a 3 qq/ha de rendimiento, se optó por no continuar.

Mercado. Las expectativas en torno al desarrollo del conflicto comercial entre Estados Unidos y China generó mucha volatilidad en los mercados de commodities en el último mes. Recién esta semana la soja subió en la bolsa de Chicago tras el acuerdo que alejó la guerra comercial entre ambos países. El acuerdo entre Washington y Pekín trajo alivio a los productores estadounidenses que tienen en China a un voraz consumidor de su producción.

Más allá de los vaivenes externos la soja evidenció una gran caída a nivel local sobre el disponible. A pesar de que la producción se haya recortado a 36 millones de toneladas, y se estima que podría caer aún entre 1 y 3 millones más por el exceso de lluvia, el mercado ha evidenciado un gran retroceso.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});