soja

El agua ayuda a la bajante del río Paraná, pero falta para el trigo

El agua que cayó en el NEA es muy importante para recuperar la navegabilidad del río. Pero se necesitan nuevas lluvias para la siembra del cereal.

Sábado 30 de Mayo de 2020

No llovió en el Oeste pero la Mesopotamia recibió lluvias espectaculares, se registraron casi 200 mm en Paso de los Libres y estas lluvias son claves para aliviar la bajante del río Paraná. Pero la mala es que fallaron en gran parte de la región pampeana y pararon la siembra triguera, destacó un informe de la Guía Estratégica para el Agro (GEA) de la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR).

La larga anomalía de lluvias en la Mesopotamia parece haber llegado a su fin. Las lluvias del 20 al 24 de mayo dejaron acumulados equivalentes al promedio histórico mensual en la Mesopotamia. En mayo, según las medias de los últimos 40 años, Entre Ríos suele recibir entre 25 y 75 mm, Corrientes entre 75 y 100 mm y Misiones entre 120 y 160 mm. Muchos de los valores registrados en los últimos 4 días de tormentas los superan, precisaron desde la entidad local.

"En la provincia entrerriana, las lluvias muestran un claro gradiente hacia el noreste, dejando acumulados de 30 a 60 mm en buena parte del territorio. Estas lluvias son muy importantes para comenzar a revertir la pérdida de agua que ha sufrido el Río Paraná y ha afectado su navegabilidad", explicaron desde GEA.

En la región, la falta de agua afectará la siembra triguera en forma negativa. En el este cordobés contaban con estas lluvias para sumar más lotes con trigo y continuar la siembra. Pero las lluvias decepcionaron no solo a Córdoba. En Santa Fe, solo Rafaela recibió lluvias considerables: 24 mm. En el resto de la provincia, los milímetros fueron muy inferiores como en Carlos Pellegrini que solo marco 6 mm. No hubo registros en La Pampa. En Buenos Aires los milímetros más importantes quedaron en una estrecha zona del centro oeste. Los registros más importantes estuvieron en Mar del Plata con 38 mm, Balcarce con 40 mm, Tandil con 25 mm y Azul con 15 mm.

En el sector hay ansiedad y temor ante este nuevo desplante de las lluvias, subrayaron desde la BCR. Con excepción de Buenos Aires, en el resto de la región pampeana es necesario una nueva lluvia para largar de lleno con la siembra triguera. Un nuevo frente podría ingresar por el sur de Buenos Aires este viernes 29. Pero hasta ahora es incierto saber si puede llegar a desarrollar lluvias sobre las zonas más necesitadas de agua de la región.

Siembra

El centro sur de Santa comenzó a toda máquina con el trigo 2020/21. Se sembró un 4 por ciento de 1,8 millón de hectáreas de intención. En Cañada de Gómez y Villa Eloísa se lleva implantado un 25 por ciento de la intención de siembra. En el área cordobesa explican que la recarga de agua fue muy temprana entre marzo y abril y ha quedado muy lejos de las fechas de siembra de trigo. Por eso hacen falta nuevas lluvias para comenzar las siembras y ponen en dudas algunos lotes, informó GEA.

Al comparar las reservas de agua respecto a las del año pasado para este esta misma fecha, se observa que el 70 por ciento de la región núcleo cuenta con iguales o mejores condiciones. Las ultimas recargas de fines de abril le dieron un nuevo impulso para sumar lotes a la intención triguera al asegurar una buena implantación.

"Igual, una lluvia serviría para humedecer los primeros centímetros del suelo, lograr un nacimiento más parejo, y sumar milímetros", señalan desde la GEA.

Mercado

En cuanto el mercado, el trigo se debate entre la disponibilidad de stocks adecuados esperados en el reporte del Usda y las condiciones declinantes de los cultivos en Estados Unidos, Europa del Este y, en menor medida, de Europa. Así lo señaló Dante Romano, de Agroaustral. En cambio, el analista ve que una fase de consolidación tanto en el mercado de maíz como en el de soja. "Los factores negativos de maíz parecen muy descontados en precio, mientras que la soja cuenta al mismo tiempo con mejor demanda de China, y con una oferta de Brasil que viene acelerada", señaló. La recuperación del mercado de energía habría superado su peor momento, y esto "enciende una luz de esperanza para los biocombustibles".

"En el mercado local la trilla de soja está terminando, y si bien la comercialización de soja sigue adelantada versus el promedio histórico y el año pasado, las nuevas operaciones son lentas y generan preocupación del lado de los compradores, quienes además tienen muy malos márgenes", señaló.

Catalina Ferrari, analista de mercados de AZ Group, advirtió que la devaluación del real frente al dólar parece no encontrar un techo, debido a "los ruidos políticos del último mes y el coronavirus" en el país vecino. Esta devaluación "está siendo aprovechada por el productor brasilero, que lleva vendido el 37,8 por ciento de su cosecha 2020/21 de soja vs el 12,8 por ciento del año pasado, a igual fecha".

La devaluación del real generó también que Brasil sea más competitivo a nivel de sus exportaciones. Según datos publicados por la Conab, el volumen exportado en abril de 2020 fue de 16,5 mill. de t, ampliamente por encima de las 9,4 mill. de t. de igual mes del año anterior y, por encima de las 9,2 mill. de t del promedio de los últimos 5 años. China continúa siendo el principal comprador de la soja brasilera.

En Argentina, el peso argentino también se encuentra devaluando frente al dólar pero a una menor velocidad, desde enero 2020 a la fecha la misma fue de 14 por ciento, alcanzando el dólar banco nación compra 68,03 $/u$s.

Las ventas por parte del productor, al igual que en Brasil, se encuentran por arriba del promedio de los últimos años. En este caso, la coyuntura e incertidumbre local llevaron a que las decisiones de venta en el segundo semestre de 2019 se aceleraran. Al 13 de mayo, según datos publicados por el Magyp, los compromisos de venta de soja ascienden a 22,3 millones de tonleadas, vs. 20,7 millones de toneladas de hace un año atrás.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS