expoagro. promociones y anuncios

El agro busca que la rueda no se pare

• Luego de dos buenos años para el agronegocio pampeano, el sector enfrenta un año más ajustado por el clima y la economía

Sábado 17 de Marzo de 2018

Luego de dos años buenos, llegó la sequía. Esa síntesis resume hoy la situación objetiva del campo no sólo en el aspecto agronómico sino también económico y financiero. Con ese horizonte, las empresas proveedoras de insumos y el sector público llegaron a Expoagro 2018 _ la muestra que abre el cronograma de las grandes convocatorias del campo_ con una estrategia clara y concreta: cuidarle el bolsillo al productor y sostener el ritmo de los negocios, en un escenario que se avisora mucho más ajustado en el corto plazo.


Con un fenómeno climático que afectó en forma dispersa pero con alta intensidad a las áreas productivas y generará un recorte de más de 15 millones de toneladas en la producción 2017/18, y una inflación que golpea el esquema de costos (insumos, arrendamientos, servicios, etcétera), el escenario para el productor argentino está lejos de repetir la bonanza que dos años atrás trajeron la devaluación y la quita de retenciones.

Expoagro reflejó este fenómeno de anticipación de parte de empresas proveedoras de insumos, fabricantes de maquinaria, bancos y automotrices, que rápidamente tomaron nota del cambio de ciclo y se enfocaron en tres estrategias: sostener el financiamiento para que el hombre de campo no corte sus inversiones que redundan en mayor productividad; salir con un promociones agresivas para engancharlo; y facilitarle la forma de pago a través de herramientas que habían caído en desuso tras el boom de la liquidez como el canje de pick ups por grano, como fue la novedad que lanzó la firma Toyota para la Hilux, la camioneta líder en ventas en el sector agropecuario o una similar como el "Plan Cosecha" de Chevrolet para la S10.

El ministro de Agroindustria, Miguel Etchevehere dijo: "Vamos a mitigar el efecto de la sequía con más financiamiento y menos trámites". La intención es que los productores puedan mitigar los daños y afrontar la próxima campaña. Una forma de mantener andando la rueda de un negocio que desde lo económico y lo simbólico le aporta gran capital al gobierno de Mauricio Macri.

Financiación a medida. La movida de las empresas se replicó en el sector público y fue el Banco de Inversión y Comercio Exterior (Bice) el que hizo punta y lanzó una línea de financiamiento en Expoagro para la adquisición de maquinaria agrícola y camiones. Son créditos prendarios de hasta 60 meses y de leasing a 48 meses con tasas que varían entre el 14,5 por ciento y el 18 por ciento, según la modalidad. También el Banco Provincia de Buenos Aires puso a disposición de los que visitaron la muestra líneas de financiamiento para la compra de maquinaria agrícola financiando el 100 por ciento del valor del capital, ya sea un equipo nuevo o usado con tasas del 19 al 21 por ciento en pesos y beneficios especiales para la tarjeta Procampo.

En el mismo camino el Banco Nación anunció una oferta especial que bonifica un punto las tasas de pizarra que son del 19 por ciento, "a lo que se suman 2,5 puntos que bonifican los mismos fabricantes, lo que resulta en una tasa del 15,5 por ciento", señaló ayer el presidente de la entidad, Javier González Fraga.

Pero la novedad fue que el Nación anunció que los productores afectados por la sequía podrán refinanciar los vencimientos y les ofrecerá una línea de créditos para capital de trabajo a 5 años y con 12 meses de gracia, para que los afectados puedan tener tiempo para recuperarse.

Anuncios. En esa línea fue el anuncio que realizó el propio presidente Mauricio Macri durante la inauguración de la muestra, cuando señaló que el Banco Central dispondrá la "prórroga automática" de los créditos a aquellos productores que caigan en mora por el fenómeno climático, al tiempo que no se les pondrá trabas para tomar nuevos créditos.

La falta de liquidez que ya se anticipa para mediados de año en aquellos productores que no podrán cosechar los cultivos de segunda, ya que fueron los más afectados por la falta de agua _incluso con pérdidas totales en la producción_ es una luz amarilla que alertó a los proveedores y al gobierno. Justamente en el marco de Expoagro, los funcionarios de las provincias de Buenos Aires, Santa Fe, Córdoba y La Pampa, analizaron estrategias junto a la Nación, para atemperar la falta de liquidez que puede impedir encarar la nueva campaña o incluso el incremento de la morosidad con el sector financiero y de insumos.

"Hoy por hoy las arcas provinciales no son rebosantes de dinero y a nivel nacional también hay un recorte de aportes", dijo el secretario de Agricultura de Santa Fe, Marcelo Bargellini, y señaló que "será necesario sentarse junto a la nación y trazar una estrategia común junto a los bancos en el tema de las refinanciaciones de deuda".

Ya las entidades agropecuarias como Federación Agraria Argentina (FAA) vienen advirtiendo sobre la morosidad. "El endeudamiento de los pequeños productores con las cooperativas creció un 20 por ciento en un año", señaló hace quince días y dijo que "además, ya tenemos vendida el 85 por ciento de la cosecha, antes de levantarla, por falta de mecanismos de financiamiento y suba de costos".

Descuentos para todos. "Es un año atípico pero le estamos poniendo la mejor voluntad, llegamos con un stand muy grande de 1.800 metros cuadrados y toda la tecnología", resumió el gerente de marketing de Apache, Lucas Alvarez y recordó que la sequía afectó con distinta intensidad a las áreas geográficas del país y no se sintió tanto en provincias como Chaco o Salta donde la empresa tiene una buena red de concesionarios y nivel de ventas.

De todos modos, aclaró que para el productor que visitó Expoagro, se sumaron al Agroschok, una suerte de "barata" de máquinas y equipos, promoción que sumó a 60 empresas expositoras. "Allí ofrecemos un descuento particular del 10 por ciento sobre la lista de precios para aquellos que vengan al comprar al stand. Es financiación propia", indicó y señaló que además cuentan con las líneas del Banco Nación, con tasas que van del 11,5 por ciento al 15,5 por ciento, según el tipo de cliente; las del Bapro y las del resto de los bancos privados con los que tiene acuerdos.

Esa misma estrategia que se repitió en el resto de las grandes compañías de maquinaria agrícola, tractores y equipos. Fue el caso del grupo Agco ofrecía descuentos especiales sólo en Expoagro para su cosechadoras axiales Challenger, con financiación en dólares a 5 y 7 años y un bono especial de 80 mil dólares sólo durante la muestra. O en su línea de tractores Massey Ferguson con un plan de ahorro y bonificación exclusiva del 30 por ciento en el derecho de suscripción, sólo durante los cuatro días de la expo.

Las empresas de insumos, como los semilleros cuyo desarrollo tecnológico requiere de tiempos más largos y no siempre van al ritmo de la coyuntura, llegaron con un portfolio completo de ofertas para el productor aunque reconocieron que la sequía les cambió el esquema de negocios. “Como ocurrió en 2008 (un año de gran sequía también) los productores vuelven a sembrar de alguna manera y las empresas estamos adecuándonos a esas necesidades que ellos tienen para enfrentar una nueva campaña, con lo cual esperamos que aumente la superficie de trigo, tanto por los precios como también por la necesidad financiera en las zonas donde ahora hubo una sequía fuerte”, dijo Agustín Pontacuarto, gerente de producto de la compañía Don Mario, con la mirada puesta ya en el próximo ciclo agrícola de granos finos.

De todos modos, la compañía que llegó a Expoagro promocionando dos nuevas variedades en soja, la 67I70, un grupo de madurez VII corto Intacta STS, principalmente destinada al centro norte de Santa Fe y Córdoba y otra que es la 46R18, que va buscando convertirse en el suplemento para la más sembrada del país que es la 4612. Además, un nuevo híbrido de maíz, el DM2772 con tecnología BT3 Pro.

La empresa semillera venía hace casi una década desarrollando estas nuevas variedades pero “ entre 2008 al 2015 el agro venía mal en lo que respecta al negocio de semilla, se hacía cada vez más grande el circuito ilegal y el productor venía desanimado”, relató Pontacuarto. Pero “en 2015 con el cambio de política y la quita de retenciones en trigo y maíz rápidamente comenzó a crecer la superficie en ambos cultivos y a nosotros nos encontró muy bien preparados”, indicó y señaló que la empresa ya hace dos años que lidera el mercado de semillas en trigo.

Aún así, ese envión del 2015 apalancado además por la devaluación, se amesetó no sólo por efecto de la seca sino también porque el aumento de los costos por la aceleración inflacionaria comenzó a resentir la rentabilidad. De hecho entidades como Confederaciones Rurales Argentinas, ya vienen advirtiendo sobre el impacto de la inflación y la carga impositiva en el sector. También a principios de este año alertaron que puntualmente en la lechería, la caída del consumo interno y el tipo de cambio “no ayuda a la competitividad”.

Frente a eso, “hay convenios con bancos, con otras entidades nuevas en el mercado y nosotros ofrecemos financiación con nuestra propia SGR, a través de la cual prestamos dinero a los clientes más fieles y multiplicadores de semillas para apalancarlos”, reconoció Pontacuarto.

Dijo que “generalmente el productor tiene una necesidad primaria, que es pagar a cosecha. La venta de semillas en gran parte se vende de esa forma, pero este año el cliente va a tener que hacer frente a gastos de alquiler o de insumos particulares que antes liquidaba de contado y deberá ir buscando alternativas para poder pagar”, reconoció.

Instrumentos renovados. Con esta intención de sostener el ritmo de los negocios, algunas empresas reeditaron instrumentos que habían quedado en desuso por la alta liquidez que tenía el productor, como ocurrió con la automotriz Toyota que lanzó en Expoagro el “Plan canje cereal” para la compra de la camioneta Hilux, la más vendida en el país con fuerte market share agropecuario.

"Una de las novedades que estamos anunciando en Expoagro para nuestros clientes agropecuarios es el plan canje cereal o granos, una modalidad de pagos que estamos introduciendo, bastante simple y común para el mercado del productor, que es el intercambio de granos por la Hilux”, detalló Diego Prado, director de asuntos corporativos de la compañía japonesa.

“Habíamos tenido una experiencia en el año 2002, lo habíamos desarrollado, pero luego las condiciones de mercado no lo demandaban. Hoy lo estamos reeditando con una serie de beneficios, porque al no haber intercambio monetario el productor tiene una serie de beneficios económicos, entre ellos por ejemplo la operación no paga impuesto al cheque y algunos otros”, dijo el ejecutivo. Además, la automotriz buscó seducir a sus clientes del segmento con beneficios adicionales durante Expagro como bonificaciones de aranceles y formularios sin costo.

La automotriz General Motors, que volvió a tener presencia en Expoagro después de muchos años de no participar. Montó un stand de 2.200 m2 y exhibió toda la gama de productos (autos y pick ups). Le ofreció a sus clientes el “Plan Cosecha”, un sistema de ahorro con entrega asegurada en los meses en los que cierra la recolección de granos en el país, para la camioneta S 10.

“La pick up S 10 creció un 73% en ventas entre 2016 y 2017, a un ratio muy por encima del resto de la competencia”, dijo Bernardo García, gerente de Comunicaciones de GM, en Expoagro. Aunque la marca aún está en 4º lugar en el segmento, el porcentaje de aumento de ventas entusiasma a la compañía. “Vemos que el año será más complicado pero el mercado en general este año estará fácilmente un 10% por encima del anterior, ya quedó demostrado en enero y febrero”, dijo García.

La automotriz Volkswagen, que llegó a Expoagro con la nueva Amarok Comfortline V6 ofreció un financiamiento exclusivo para esa pick up.

Durante la muestra, propuso tasas subsidiadas a 12 meses a 0%, 18 meses 4,9%, entre otras opciones. También la línea de agroleasing a 36 meses con un monto financiero de 600 mil pesos con una tasa del 19,9%. Este último es un producto financiero que lanzó VW basado en el leasing. “Decidimos tener una oferta exclusivamente para el sector agrícola”, dijo el country manager Volkswagen, Joao Paulo Rias.

Las cartas fueron echadas y dejaron sobre la mesa las distintas alternativas para que el productor siga comprando, desde la oferta, el financiamiento y las promociones. Macri se sumó con su “épica de la normalidad” al anunciar con énfasis la reducción de requisitos de registración relacionados con el control de la actividad.

En los agronegocios, nadie quiere que la rueda se pare. “El objetivo que nos propusimos a principios de año es aumentar entre 15% y 20% lo que se fabricó y se vendió en 2017, veremos como cierra”, dijo esperanzado Alvarez de Apache.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario