Agroclave

Economías regionales: la exportación no levanta cabeza

En el año 2017 las ventas externas del sector bajaron 6 por ciento respecto de 2016 y 15 por ciento comparado con 2011.

Sábado 31 de Marzo de 2018

Las exportaciones de unas 17 economías regionales generaron divisas por 5.707 millones de dólares durante 2017, según un estudio del instituto Ieral de la Fundación Mediterránea.

Los especialistas Juan Manuel Garzón, Federico Ariel Wyss y María Emilia Bullano consideraron que la cifra de 5.707 millones de dólares, se ubica un 4 por ciento por debajo de la del 2016 (5.946 millones de dólares), pero supera ampliamente (casi en 1.200 millones de dólares) a las exportaciones del 2007, año en el que se inicia el relevamiento que mide los últimos once años, cuando alcanzaron 4.523 millones de dólares, es decir un 26 por ciento más. Sin embargo, está por debajo del pico más alto de la serie que se registró en 2011, cuando totalizaron los 6.777 millones de dólares.

El Monitor de Exportaciones de Economías Regionales de Ieral repasa el desempeño externo de un conjunto amplio de cadenas de base primaria del país durante los últimos 11 años (2007-2017). En estas 17 economías regionales hay sólo 30 productos que explican en forma bastante estable cerca del 80 por ciento de las exportaciones del período.

Es fácil imaginar la gran cobertura geográfica que tienen las cadenas incluidas, ellas representan enclaves productivos que se localizan en diferentes regiones que terminan abarcando a todo el territorio del país.

En el período bajo análisis, que va desde el año 2007 hasta el 2017, los entramados regionales han tenido una incidencia sobre las exportaciones totales no menor al 8 por ciento, la mayor marca se logró en 2016, con un registro por encima del 10 por ciento.

Mientras que en este período de 11 años, cuatro cadenas han concentrado la mitad del valor exportado por este colectivo: la vitícola (18 por ciento), la del maní (13 por ciento), la de los cítricos (12 por ciento y la forestoindustrial (9 por ciento).

Luego aparece un segundo lote de cinco cadenas también importantes en el plano de la generación de divisas: la de frutas de pepita (9 por ciento en promedio, en menguante participación a lo largo del período), de legumbres (6 por ciento), la cadena tabacalera (6 por ciento), del arroz y de las hortalizas (4 por ciento en cada caso).

Las ocho cadenas faltantes completan el 20 por ciento del valor exportado anual, aquí aparecen la de la miel, olivícola, de la papa, de infusiones, del azúcar, de las frutas finas, de las frutas de carozo y de frutos secos.

"En una mirada de todo el período surge un dato poco alentador: los volúmenes que exportaron las economías regionales argentinas durante 2017 no fueron muy distintos en promedio, a los que exportaban 11 años atrás (2007)", coincidieron los investigadores.

cambios a medias. El índice de cantidades muestra, primero, un estancamiento claro entre los años 2007 y 2012, luego, una depresión importante entre mediados de 2013 y 2015, seguida de una recuperación hacia fines de 2015 (a partir del cambio de gobierno); finalmente, una nueva caída desde mediados de 2016, que se suaviza pero extiende durante todo el 2017.

En una mirada de todo el período surge un dato poco alentador: los volúmenes que exportaron las economías argentinas durante 2017 no fueron muy distintos ("en promedio"), a los que exportaban 11 años atrás (2007). Otra cuestión importante que marca el índice de cantidades es que la recuperación observada en 2016 no logró sostenerse en el 2017.

Respecto lo anterior, si bien el nuevo gobierno generó un cambio en las expectativas hacia una mejora en las condiciones de exportación y se implementaron medidas correctas en esa dirección, lo sucedido con las exportaciones de las economías durante el bienio 2016-2017 no terminan de reflejar que esas expectativas se hayan cristalizado en más operaciones efectivas o que se esté frente al inicio de un ciclo de recuperación y expansión.

Esto implica que las problemáticas de base que afectan a las economías regionales o bien aún permanecen sin tratar o bien las soluciones están en camino pero requieren de un período de tiempo y de una maduración de muchos años.

El análisis combinado de precios y cantidades permite señalar, entre otras cosas, que en los períodos donde las exportaciones de las economías regionales crecieron en valor (por ejemplo, entre los años 2007 y 2011), el efecto "mayores precios de venta" explica casi todo el fenómeno; se deduce esto considerando que los volúmenes no muestran prácticamente cambios.

Focalizando en la dinámica particular de los distintos productos de la canasta construida, se observan situaciones muy diferentes: a) productos cuyas exportaciones crecieron en volúmenes y en precios medios (FOB en dólares), caso del maní, el garbanzo o las papas congeladas, por mencionar sólo algunos; b) productos cuyas exportaciones no crecieron ni en volúmenes ni en precios (solo un caso en realidad, aceitunas en conserva); c) productos cuyas exportaciones cayeron en volúmenes pero crecieron en valor por tonelada, por ejemplo, limones, peras, manzanas, mostos. etc.; d) productos cuyas exportaciones crecieron en volúmenes pero no en precios (arándanos, porotos negros, aceite de maní, etc.).

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario