Agroclave

"Buscamos competitividad para no depender del dólar, precio o clima"

El ministro de Agricultura se mostró optimista con la nueva campaña.

Sábado 11 de Agosto de 2018

El ministro de Agroindustria de la Nación, Luis Miguel Etchevehere, estuvo en Rosario para participar del Foro Agtech de inversiones que se realizó en la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR), y en ese marco habló de las perspectivas para la nueva campaña agrícola, la ganadería, la lechería y las economías regionales.

"Después de lo que nos pasó el año pasado es difícil, y nunca me gustó hacer pronósticos pero como todos sabemos el trigo viene bien, le gusta el frío y la humedad. El área sembrada aparentemente será mayor a los pronósticos, hablamos de 6,1 millones de hectáreas aunque aparentemente es más porque mucha gente se animó a sembrar fuera de época. Lo que sí tenemos en concreto es que se vendió un 20 por ciento más de fertilizante y eso es una muy buena noticia. Garantiza mejores rindes. Le sacamos el 6 por ciento de arancel para los fertilizantes rusos. El fertilizante va a servir para el trigo, la soja o el maíz. La humedad sigue bien, los precios están ahí pero creemos que vamos a tener una buena producción y el dólar está competitivo", detalló el ministro.

Etchevehere también apuntó que desde el gobierno nacional prefieren "trabajar sobre la competitividad estructural", para no depender del dólar, los precios o el clima. "Si nosotros estamos con los costos dominados si vienen épocas muy buenas va a ser para que se capitalice el productor y este gobierno no le va a sacar la plata como se la sacaron en el pasado, pero si viene un año malo que nadie se funda porque hayan bajado los precios o porque el clima viene malo. La única variable que podemos manejar son los costos de la competitividad, de lo que sea aranceles, paso por las aduanas, transporte. Por eso sacamos lo de los bitrenes, se inauguraron 500 kilómetros del Belgrano Cargas. Todo eso es nuestro trabajo diario", subrayó.

¿Cómo darle mayor valor agregado al grano?

—Los tres ejes que nos planteamos son desburocratizar, sacar todo lo que es la maraña de trámites que a veces tienen que sufrir los productores. En lo que va de nuestra gestión, en ocho meses eliminamos más de 600 trámites. Por otro lado, las mesas de competitividad donde permanentemente trabajamos sobre la competitividad estructural, aquella que hace que la actividad siga siendo competitiva independientemente del precio del dólar o del precio de los productos o del clima. Tercero es abrir mercados, lo que ordena abrir negocios. Como producimos tanta cantidad de alimento es clave que tengamos lugar para colocarlos. Si sabemos que al momento de tener nuestro producto tenemos muchas alternativas para vender eso alienta a la cadena para atrás. Hoy estamos pasando por una tormenta, es una tarea de todos, del gobierno nacional, gobiernos provinciales y gobiernos municipales tener un presupuesto equilibrado para poder reducir el déficit y de esa manera poder reducir la inflación y la tasa de interés.

En el contexto de abrir mercados, ¿la ganadería es uno de los sectores que más está aprovechando este potencial?

—Tenemos una tradición exportadora de más de 100 años, subimos las exportaciones de carne un 60 por ciento y recién salieron datos de que el consumo subió. Pasó lo que siempre decíamos, que cuanto más exportemos más carne vamos a consumir y va haber a buenos precios para el consumidor. La carne es imbatible, que haya pulpa a 120 pesos comparado con otros alimentos no hay otro alimento similar por lo que rinde. Salgamos de la carne, otros alimentos como la leche subieron un 25 por ciento las exportaciones. Queremos que la leche sea como la carne, que se plantee una lechería de cara a la exportación para que haya un volumen tan grande que se pueda a precios convenientes para los consumidores locales tener leche pero también que no nos afecten los altibajos de los precios por hablar de saldos exportables.

La lechería es uno de los sectores con mayores dificultades.

—No lo desconocemos y por primera vez en muchos años se está trabajando en las verdaderas causas y no en las consecuencias y eso con la colaboración de tanto productores como industrias. Estamos trabajando en la formalidad impositiva, laboral y en la sanitaria. Es clave todo eso para tener cadenas transparentes, donde no haya posiciones dominantes. Gracias a eso pasamos a ser el principal proveedor de lácteos de Brasil, pasamos a Uruguay.

Hablando de mercado internacional, para esta campaña se plantea que el trigo está casi todo vendido ¿cómo estiman que impactará en el mercado interno?

—Bien, va haber volumen suficiente, sobre todo si tenemos una cosecha como se estima que tendremos de 19 millones de toneladas o más y consumimos 5. Los compradores de trigo para hacer pan acá tienen las herramientas de las Bolsas para poder garantizarse un precio todo el año haciendo futuros. El año pasado algunos lo hicieron y otros no. Este año lo deberían hacer para tener asegurado un precio todo el año y asegurarse la mercadería durante todo el año.

Las economías regionales enfrentaron serios problemas de competitividad ¿Qué perspectivas hay para la segunda mitad del año?

—Hay que prestarle mucha atención a las economías regionales, están pasando cosas. Somos el segundo exportador de miel, acabamos de lograr el acceso a Brasil con miel fraccionada. También la reapertura del mercado brasileño para mandarinas. Son cosas muy importantes. Abrimos Colombia para mandarinas, limones y ajo. El año pasado se exportaron casi mil millones de dólares de maní, la de carne fue 1240 millones. De pesca unos 2 mil millones de dólares. Están creciendo las exportaciones de lácteos. Todas esas actividades, sumadas a peras y manzanas que otra vez están recuperando mercados importantes, los vinos, el olivo tanto aceitunas como aceite. Todas actividades que son dadoras de mano de obra en diferentes regiones de la Argentina. Poniéndole todo el empeño a esas actividades.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario