Agroclave

Biocombustible: las pymes se quejan por los precios

• Las provincias que forman parte de la "liga bioenergética" como Santa Fe reclamaron a la Nación por "cambios en las reglas de juego"

Sábado 20 de Abril de 2019

Una vez más, las pymes de la industria del biodiesel enfrentan un conflicto por el precio de este producto que se destina totalmente a cumplir con el corte obligatorio de gasoil en el mercado interno. La cámara que agrupa al sector denunció un "cambio en las reglas de juego" que las pone en crisis y arriesga la continuidad de 4 mil puestos de trabajo directos e indirectos.

El reclamo es hacia la Secretaría de Energía de la Nación, que modificó la fórmula por la que se fija el valor de la tonelada de biocombustible, ubicándolo por debajo del costo.

Las provincias que, como Santa Fe, integran la llamada Liga Bioenergética, se hicieron eco de ese reclamo durante una reunión con funcionarios nacionales. Sin embargo, el encuentro no fue lo esperado, ya que no estuvo presente el secretario de Energía, Gustavo Lopetegui, lo que los presentes en la reunión consideraron una señal de desinterés del Ejecutivo.

La iniciativa del encuentro surgió a raíz de la falta de respuestas oficiales ante la demanda de avanzar en energías más amigables con el medio ambiente. La futura norma buscará que tanto el biodiesel y bioetanol, paguen cero impuesto o en su defecto que esté por debajo de lo que gravan a los fósiles.

En 2021 se vence la ley 26.093 que establece la "regulación y promoción para la producción y uso sustentables de biocombustibles". Hoy no hay una intención del Ejecutivo en prorrogarla o elaborar una nueva.

El gobierno actual nunca vio con buenos ojos a la industria de los biocombustibles al punto tal que cambió la política de retenciones del sector.

En el plano interno, y tras los cambios en la fórmula que se publicaron hace pocos días, hubo empresas que decidieron cerrar sus puertas mientras que otras recurrirán a la Justicia.

Los pequeños y medianos productores de biodiesel conforman un conglomerado de plantas cuya capacidad de producción no supera las 50 mil toneladas actuales y que se distribuyen en todo el territorio de las provincias agropecuarias. Nacieron por y para cumplir con el régimen de promoción de los biocombustibles establecido en el año 2006, y que tiene como objetivo estimular la diversificación de la matriz energética, mejorar el medio ambiente, agregar valor a la producción de oleaginosas y fortalecer el desarrollo local.

A diferencia de las grandes plantas productoras de biocombustibles integradas al complejo oleaginoso exportador, las pymes del biodiesel abastecen exclusivamente el mercado interno, básicamente para el corte obligatorio al 10 por ciento del gasoil, y operan bajo un régimen regulado, en el que el precio de abastecimiento se fija a través de una fórmula polinómica que contempla la estructura de costos de los productores.

Santa Fe es una de las provincias que tienen mayor cantidad y densidad de estas unidades productivas.

Juan Facciano, dirigente de la Cámara de Empresas Pyme Regionales Elaboradoras de Biocombustibles (Cepreb), explicó que la Secretaría de Energía de la Nación, que conduce gustavo Lopetegui, decidió en marzo congelar el precio del biodiesel, a los mismos valores que los de febrero. Y que al mismo tiempo modificó la forma de cálculo de ese valor, desde abril en adelante. "De manera intempestiva, arbitraria, unilateral, discriminatoria e ilegal, cambió las reglas de juego y además congeló el diálogo", se quejó.

Facciano recordó que este tipo de conflictos es "lamentablemente recurrente". En este caso, indicó, lo llamativo es que el mismo titular de la cartera energética había avalado en enero pasado la fórmula con la cual se calculó el precio para los primeros dos meses de 2019.

"En enero el precio de biodiesel por tonelada fue de $ 28.341, en febrero fue de $ 27.160 y en marzo, por el mismo sistema, saltó a $ 30.350", describió. En ese momento se quejó, "el gobierno congeló el precio en el mismo nivel de febrero y cambió la forma de fijación de precios". De modo que para el mes de abril, contra un valor de $ 30.100 que arrojaba el método que estaba en vigencia, se fijó un precio por debajo de $ 29 mil.

El directivo explicó que la estructura de costos del biodiesel es "totalmente dolarizada, ya que se compone del aceite de soja, que está atado en dólares y el metanol, que vende exclusivamente y que, si bien se vende en pesos se ajusta periódicamente en base al tipo de cambio". Precisamente, el ítem que permitía corregir el precio por la diferencia cambiaria, se suprimió de la fórmula, aunque "influye en la estructura de costos" del producto.

capacidad ociosa. La Cepreb denunció que las plantas están paradas actualmente, porque el cambio de reglas "las saca de la cancha". Y aseguró que la medida del gobierno nacional no sólo afecta a las pymes del biodiesel sino también a las productoras de bioetanol, que venden su producto para cortar las naftas en el mercado interno.

Las provincias en las que están instaladas las industrias de estos dos grandes sectores, como Santa Fe, Tucumán, Córdoba y Salta, están agrupadas en la Liga Bioenergética. Esta instancia fue creada para gestionar ante la Nación pero también para incentivar el desarrollo de las economías regionales a través de esta industria. En ese marco se desarrollaron, por ejemplo, las experiencias del transporte urbano.

Los funcionarios que integran esa liga tenía previsto reunirse con el subsecretario de Energía de la Nación, para presentarle un anteproyecto de nuevo régimen de promoción del sector. Facciano descuenta que, en la reunión, seguramente se pondrá sobre la mesa el conflicto por los precios de biodiesel y el bioetanol. También la Unión Industrial Argentina (UIA) está al tanto de la situación, a través de los planteos que realizaron los dirigentes industriales del interior.

Las pymes del biodiesel conforman un entramado productivo que se disemina por las provincias agropecuarias. En pequeñas localidades hay fábricas metalúrgicas que se crearon para proveer a las pequeñas plantas de bioscombustibles. "A eso se suma que muchas plantas se abastecen por unas mil plantas extrusoras distribuidas en las provincias", describió Facciano.

Desde su punto de vista, "no hay razón lógica para tomar la decisión que se tomó a nivel nacional". Y explicó: "Si uno pretende un modelo de desarrollo integrado y federal, el régimen actual lo garantiza, en cambio, si la idea es concentrar el modelo en 3 ó 4 multinacionales o petroleras es ir por el camino que se tomó con las últimas medidas".

La industria del biodiesel en Argentina tiene dos segmentos: el complejo agroexportador, con plantas integradas que se destinan a exportación, aunque en situaciones puntuales también lo vuelcan al mercado interno; y las pymes, que son planta sino mayores a 50 mil toneladas anuales.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario