Agroclave

Agroindustria: llave para aumentar el comercio bilateral con Brasil

Aunque la balanza total es deficitaria para Argentina, el país tiene ventajas en este sector. El desafío ante el gobierno de Bolsonaro.

Sábado 17 de Noviembre de 2018

La Argentina es el principal origen de importaciones agroindustriales de Brasil, con un 30 por ciento del total. Y dentro de estos productos, el trigo es el más importante, con ventas que alcanzaron en el promedio 2014/2016 los 742 millones de dólares, lo que representa la mitad del total del cereal que importa el vecino país y el 64 por ciento de las colocaciones externas argentinas de este producto.

Aunque la foto del comercio bilateral general aún sigue siendo deficitario para la Argentina, el hecho de que el país sea el principal origen de importaciones agroindustriales a Brasil abre una oportunidad más ventajosa en medio de la guerra comercial internacional e incluso marca un mojón clave en un momento en el cual el electo presidente del vecino país, Jair Bolsonario, comenzó a plantear interrogantes sobre la viabilidad de continuar con los acuerdos en bloque a través del Mercosur y propiciar los pactos bilaterales como forma de política exterior.

Los datos de la Fundación Instituto para las Negociaciones Agrícolas Internacionales (Inai), detalla que Brasil representa "un gigante mercado de 208 millones de personas con el que Argentina tiene un vínculo estrecho a través del Mercosur, es abastecido esencialmente por los socios de este bloque comercial y por Estados Unidos, que proveen 57 por ciento de sus compras agroindustriales, de las cuales el 30 por ciento corresponden a productos argentinos".

Según datos del Inai medidos entre 2014 y 2016, el 22 por ciento del comercio mundial (exportaciones más importaciones) de Brasil corresponde al sector agroindustrial (38 por ciento de las exportaciones).

En el comercio bilateral con la Argentina, Brasil posee una balanza positiva de 2.329 millones de dólares. "Pero si se analiza puntualmente el sector agroindustrial, esta tendencia se revierte en favor de la Argentina, siendo una cuarta parte (26 por ciento) de las importaciones totales brasileñas desde nuestro país de origen agro", detalla el Inai.

De todos modos, pese a que Brasil es una potencia agrícola, algunos productos aún permanecen protegidos por aranceles, como los lácteos (18,3 por ciento), bebidas y tabaco (17,1 por ciento) y azúcares y artículos de confitería (16,5 por ciento).

Pero además, también existen un conjunto de medidas no arancelarias que se aplican principalmente a cereales, aceites y vegetales, preparaciones o conservas de carne y quesos, muchos de los cuales explican buena parte de las importaciones provenientes de la Argentina.

El informe de Inai detalla que los productos agrícolas más afectados por las medidas no arancelarias que adopta Brasil son, en primer lugar, el trigo (con 9 medidas en 2017), seguido por productos de panadería y pastelería, maíz, arroz, otros aceites vegetales, preparaciones y conservas de carne, aceite de soja y finalmente quesos.

Esta situación impacta directamente en el vínculo comercial con la Argentina, que explica el 30 por ciento de las importaciones agroindustriales de Brasil, con el trigo a la cabeza.

Balanza agroindustrial. Según los datos del Inai, los cinco principales productos exportados por Brasil son: porotos de soja (27,8 por ciento del total), azúcar de caña en estado sólido (9,5 por ciento), tortas y demás residuos de la soja (7,9 por ciento), café sin tostar ni descafeinar (7,2 por ciento) y maíz (5,5 por ciento). El principal destino es China, que concentra el 26 por ciento de las exportaciones agroindustriales brasileñas, seguidas por Países Bajos (5 por ciento), Estados Unidos (5 por ciento), Japón (3 por ciento) y Alemania (3 por ciento).

En tanto, los cinco principales productos que importa Brasil son el trigo (13,2 por ciento), malta sin tostar (4,4 por ciento), salmón del Pacífico fresco o refrigerado (3,7 por ciento), papas preparadas o conservas congeladas (2,9 por ciento) y alcohol etílico sin desnaturalizar (2,6 por ciento).

El principal país de origen es la Argentina con el 30 por ciento, seguido por Estados Unidos (12 por ciento), Uruguay (8 por ciento), Paraguay (7 por ciento) y China (5 por ciento).

En función de esta foto del intercambio comercial mundial y puntualmente el bilateral con la Argentina, Inai analizó las ventajas comparativas que tiene el país para potenciar su vínculo con el país vecino.

"Hay 15 de productos con potencial para Argentina que representan el 54 por ciento de la oferta exportable del país, por un valor de 20 mil millones de dólares", detalló el informe, aunque también citó las amenazas hacia el mercado del país vecino _por un valor de 167 millones de dólares_ concentradas especialmente en tomares preparados o conservados, preparaciones y conservas de pescado, espesativos vegetales, jugos y extractos vegetales entre otros.

En ese top 15, el trigo y morcajo (exc.siembra y trigo duro) ocupa el primer lugar. Por caso, Argentina exportó al mundo en promedio (2014-16) 1.152 millones de dólares de esta producción, de los cuales el 64 por ciento, es decir 742 millones fueron hacia Brasil.

A la inversa, Brasil importó 1.455 millones de trigo y el 51 por ciento de ese total corresponde a mercadería proveniente de la Argentina.

En ese ránking también figuran el vino de uvas frescas, donde el 7 por ciento de las exportaciones argentinas tienen como destino Brasil, pero el 18 por ciento de las importaciones brasileñas de ese producto vienen de la Argentina.

Entre los quince productos con potencial, los más destacados son la cebada (exc.para siembra), los filetes congelados de merluza, la harina de trigo, o las preparaciones alimenticias de harina, grañones, sémola, almidón, fécula o extracto de malta. En estos casos, las importaciones brasileñas que provienen de la Argentina representan el 90 por ciento, el 88 por ciento, el 85 por ciento y el 75 por ciento respectivamente.

"Si bien el vínculo bilateral entre Argentina y Brasil está enmarcado en el bloque de integración regional del Mercosur, la agenda agrícola entre ambos países tiene curso propio", destacó el Inai y señaló que en el 2º Diálogo Agrícola Brasil-Argentina, los cinco ejes de la agenda bilateral incluyen: temas comerciales, técnicos (OTC) y arancelarios, cuestiones sanitarias y fitosanitarias (MSF), integración regional y acciones con vistas a terceros mercados, coyuntura política agrícola y promoción comercial, cooperación e inversiones.

Según planteó Inai en su último informe, una vez conocido el resultado de las elecciones brasileñas que le dieron el triunfo a Bolsonaro, "uno de los postulados del futuro presidente brasileño, al momento de referirse a la política exterior de Brasil, fue a necesidad de buscar acuerdos comerciales con otros países, algo que se da en un momento en el cual el Mercosur se encuentra avanzando en negociaciones con varios países y regiones, como la Unión Europea, la Asociación de Libre Comercio Europea (Efta), Canadá, Corea del Sur y Singapur".

Frente a eso, señaló que aún "resta ver de qué manera se alineará esto a sus objetivos o por el contrario, será un obstáculo para el avance de las negociaciones del bloque".

También planteó que en el hipotético caso de que Brasil buscara flexibilizar al Mercosur, que por cierto es un reclamo que Uruguay ha venido sosteniendo de un tiempo a esta parte, "se debería realizar una modificación en el Tratado de Asunción, lo cual requiere del consenso de los países miembros". Y en la hipótesis de máxima, esto es, una eventual salida del Mercosur "requiere aprobación del Congreso de Brasil y un período de dos años en el cual continúan vigentes las normas del bloque", planteó el Inai para desdramatizar los escenarios en el corto plazo.

Del lado argentino, y frente a las primeras declaraciones públicas de Bolsonaro, el canciller Jorge Faurie afirmó que se estaba de acuerdo en que había que abordar una tarea de flexibilización vinculada con las negociaciones que los cuatro países del Mercosur estaban encarando en conjunto.

"Sobre la posibilidad de que cada país lleve adelante negociaciones de manera individual, tal como lo propondría Bolsonaro, Faurie señaló que la intención de Argentina es continuar los cuatro países juntos, pero dado el actual contexto, la Argentina estaba dispuesta a considerar una adecuación", agregó el informe de Inai.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});