Agroclave

Agenda y gestión del seguro agropecuario

• Entidades del sector encabezaron una jornada de reflexión en la BCR. Piden una participación integral del Estado, productores y privados.

Sábado 06 de Julio de 2019

Los temas de la agenda del seguro agropecuario que el campo demanda se desplegaron en la jornada de reflexión y capacitación realizada esta semana en la Bolsa de Comercio rosarina. La actividad sirvió para reafirmar la necesidad de implementar una gestión integral del riesgo ante contingencias climáticas, con la participación del Estado, el sector privado y productores.

La iniciativa reunió a representantes de la Bolsa de Comercio, entidades rurales, aseguradoras y funcionarios. También disertaron referentes de México y Brasil, y representantes gubernamentales de Córdoba y Mendoza, compartieron cómo es la experiencia en estos países y provincias de la implementación de coberturas para el sector rural ante cambio climático.

El encuentro fue encabezado por el vicepresidente primero de la entidad anfitriona, Raúl Meroi, quien trazó el panorama de los últimos años para el campo argentino, que "estuvieron signados por eventos climatológicos extremos que han generado sustanciales pérdidas a los productores agropecuarios y a la cadena de valor de agroindustria en general. Nuestra Bolsa estima necesario formular e implementar instrumentos que mitiguen ese daño económico, que concurran en auxilio de los actores más sensibles y vulnerables como los pequeños productores y es en estos casos cuando el Estado no puede estar ausente", enfatizó el directivo de la BCR.

El presidente de la Asociación Latinoamericana para el Desarrollo del Seguro Agropecuario (Alasa), Néstor Abatidaga, señaló que las pérdidas no sólo las sufre el productor sino el Estado, en materia tributaria. "Se debería buscar un sistema donde paguemos tarifas y una prima más o menos igualitaria en todo nuestro país", planteó.

El directivo de Alasa presentó otro tema clave: el subsidio del seguro del Estado, que está presente en todos los países donde se implementa la cobertura. "Sé que el país quizá no está en condiciones, pero habría que hacer números muy finos y comenzar a hacer algo gradual para ver que existe la voluntad de hacer algo al respecto", opinó. También cuestionó que "además de no haber subsidios, hay un 40 por ciento de impuestos sobre lo poco que se factura de seguro agropecuario en cobertura de granizo".

Participó del encuentro el secretario de Agroindustria, Luis Etchevehere, quien respondió que "el Estado estuvo, está y va a seguir estando en la búsqueda de soluciones"a la problemática planteada. Destacó que Argentina "tiene una ventaja tecnológica que no existe en otros países". Mencionó programas de ayuda mediante créditos con financiamiento externo. "Tengo confianza que le vamos a encontrar la vuelta", concluyó.

Para la ministra de la Producción de Santa Fe, Alicia Ciciliani, la cobertura de riesgo agropecuario "no es una cuestión privada sino que requiere una fuerte intervención publica, mediante el mejoramiento de la infraestructura y subsidios a las primas. Los que administramos somos socios estratégicos y esto no está entendido: aquí hay una cuestión central de enfoque. Un sistema de seguro de riesgo va a favorecer a todo el sistema productivo, incluidas las arcas del Estado".

A su turno, el subsecretario de Coordinación Política, de la Secretaría de Agroindustria de la Nación, Hugo Rossi, advirtió que el actual contexto presupuestario "hace imposible pensar en una herramienta de este tipo. Seamos serios en los momentos complicados y no salgamos a prometer soluciones mágicas. La agenda del seguro agropecuario demanda confianza y no tiene solución inmediata".

El superintendente de Seguros de la Nación, Juan Pazo, consideró que "el subsidio no es todo: tenemos que ir a la cultura aseguradora". Opinó que las coberturas no deben ser obligatorias y que las comparaciones con otros países no caben, porque "los modelos no son comparables. Tenemos que buscar un modelo adecuado a la realidad del país para que sea viable".

México y Brasil. Para reflejar la cobertura aseguradora en México, disertó el director de los Fondos de Aseguramientos de la Confederación Nacional de Ganaderos de ese país, Antonio Marusich, quien repasó la evolución que registra el sistema de seguros desde la década del 40, el cual está más enfocado a la ganadería con un programa propio al igual que la agricultura y la apicultura, que está 100 por ciento asegurada, como todos los pastizales del país. La mayoría de los beneficiados con subsidios son pequeños productores sin acceso a la compra de un seguro. "Sin el aporte federal es muy tortuoso el camino. El Estado tiene su propia compañía aseguradora, más cinco privadas", explicó Marusich.

El principal referente de Políticas Agropecuarias y Seguros del Ministerio de Agricultura de Brasil, Pedro Loyola explicó que la política de gestión de riesgos agropecuarios se realiza a través de un programa de subvención por el cual el gobierno federal subvenciona parte de la prima del seguro y transfiere al sector privado la responsabilidad por las indemnizaciones en caso de quiebra de cosecha.

También ofrece la Garantía Safra, para 2 mil municipios y 900 mil pequeños productores adheridos cuya pérdida sea superior al 50 por ciento de la producción por sequía o inundaciones. También funciona el Proagro, un programa por adhesión en el cual el gobierno hace el papel de aseguradora y exonera obligaciones financieras por toma de créditos antes contingencias.

Para contar la experiencia aseguradora en Córdoba disertó Marcos Blanda, secretario de Agricultura de la vecina provincia, quien apeló a un "cambio de cultura" para lograr una gestión de riesgo agropecuario. En Córdoba, entre el 60 por ciento y el 80 por ciento de los productores tienen cobertura contra granizo y hay pruebas piloto con una disponibilidad de 100 millones de pesos disponibles para buenas prácticas agropecuarias voluntarias.

En tanto en Mendoza, el gobierno provincial decidió crear un seguro agrícola tras la peor crisis climática en 2016 en los últimos 60 años. "Se avanzó en que el productor tenía que hacer un aporte, pero el Estado es determinante: compra el seguro para los productores, con el objetivo de cubrir a los más vulnerables, de hasta 20 hectáreas. Los que tienen más, tienen la posibilidad de ingresar a voluntad en el fondo compensador, que es con capitalización y se ha agrandado", comentó Alfredo Assiar, Jefe de Gabinete del Ministerio de Economía de Mendoza, quien cuestionó la aplicación del IVA a los seguros de estas características.

En ese rumbo, el presidente de Confederaciones Rurales Argentinas (CRA), Dardo Chiesa, consideró que "necesitamos una definición política muy fuerte. No podemos acceder sin el Estado y si éste se lleva más del 70 por ciento de nuestra renta a través de retenciones, ingresos brutos, IVA, impuesto a las ganancias, tasas municipales e impuestos inmobiliarios, es tiempo que nos devuelvan algo, o que bajen esas cargas impositivas para que podamos tener acceso a esto. No es que no queramos, no podemos", concluyó el titular de CRA.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario