..

Acusados de violar a una menor hablan de sexo "consentido"

Están imputados por abusar de la chica en el estacionamiento de un boliche. Tienen 18 años y son de Correa. Recibieron el apoyo de sus familiares y amigos.

Jueves 11 de Junio de 2015

Los dos jóvenes acusados de haber abusado sexualmente con acceso carnal a una chica de 15 años en la playa de estacionamiento del boliche bailable Nox, situado sobre la ruta nacional 33, entre Casilda y Pujato, negaron haber cometido el hecho que se les achaca y por el cual fueron imputados y están bajo prisión preventiva.

Lucio M. y Bruno P., ambos de 18 años y domiciliados en Correa, aseguraron que se trató de una relación consentida por la menor al brindar ayer su versión del investigado suceso tras abstenerse a declarar en la audiencia imputativa.

Al bajar del patrullero policial que los trasladó hasta Casilda desde la alcaidía de la regional policial con sede en Cañada de Gómez, donde se encuentran alojados, los incriminados sintieron el acompañamiento de un nutrido grupo de familiares y amigos que vino de Correa para clamar por su "inocencia" en medio de carteles y pancartas con mensajes de apoyo.

La mayoría tuvo que permanecer, por falta de espacio, afuera del recinto donde se desarrolló la audiencia presidida por el juez, Carlos Pareto. Algunos se apostaron en el hall contiguo a la sala y otros permanecieron frente al edificio judicial ubicado sobre calle Casado. Pero al finalizar la audiencia volvieron a unirse para despedir a los imputados al grito de "Justicia" mientras subían al móvil policial que los llevó de regreso al penal.

Gente "indignada". "La gente está indignada porque se acusa injustamente a dos chicos que en vez de estar presos tendrían que quedar libres porque son inocentes y buenas personas", dijo ayer una de las manifestantes que prefirió no revelar su identidad aunque su testimonio sintetiza el sentir de las personas consultados por La Capital, pese a los elementos recolectadas por la Justicia para primero imputar y después dictar la prisión preventiva de los sospechosos por 60 días, como publicó oportunamente este diario.

La Justicia dispuso interrogar para el próximo 25 del corriente a la menor, quien está recibiendo asistencia y contención psicológica, por medio de una Cámara Gessel con la presencia de especialista que analizaran la veracidad o no de su testimonio.

El abogado defensor de los imputados, Luis Ernesto Rossini, reveló la versión de los hechos brindada por sus clientes al puntualizar que "estaban en una de las barras (del boliche) tomando una cerveza cuando alrededor de las 5 de la mañana se acerca la chica y tras seducirlos y provocarlos le dijo que quería tener sexo con ellos, por lo que salen del (local) y después de mantener relaciones sobre una Traffic (que estaba en la playa de estacionamiento) vuelven lo más contentos y posteriormente la chica radica la denuncia de que había sido violada".

El profesional indicó que los imputados ignoraban que la chica tenía 15 años porque "ella le dijo que tenía 18 y estaba en un boliche para mayores de edad y vestida (como tal)" además de haber asegurado que "nunca la forzaron a nada y tener una grabación de un audio que si bien no cubre la totalidad de lo ocurrido en los 20 o 25 minutos que estuvieron dentro del (vehículo) jamás se la nota negarse sino consentir las relaciones sexuales que tuvieron".

Dentro del boliche. El letrado dijo que "minutos después de tener sexo la chica saludó dentro del boliche a uno de ellos con una sonrisa y le dijo textualmente que si se cruzaba con alguna amiga ni se le ocurriera contar que nos fuimos a enfiestar los tres a la camioneta".

En ese marco, si bien Rossini dijo ignorar las razones por las cuales la menor denunció haber sido violada, planteó tener "la impresión de que la chica (le pudo haber contado lo sucedido) a alguna amiga y al hacerle un reproche social o moral entonces inventó que salió afuera con ellos a tomar una cerveza y la obligaron a tener sexo arriba de la Traffic. Arrancó con esta teoría y la fueron empujando, empujando hasta que llegaron a la policía para cerrar el rodaje de la película y denunciar que la violaron".

El abogado de los imputados además indicó que "de los tres exámenes médicos realizados a la menor en los dos primeros no se encuentra ningún (signo) desgarro en la zona vaginal y sí en el último que fue realizado 24 horas después, por lo que el daño podría habérselo provocado con su propio dedo". Y en esa misma línea minimizó el hematoma que presentaba la menor en una de sus nalgas al puntualizar que "es un moretón en el muslo" que atribuyó a una fricción propia del acto sexual para luego insistir que "si la hubiesen querido violar tendría otro tipo de marcas"

Y también consideró que "todo esto es un acto de total injusticia y la fiscal le pegó para adelante y ahora no quiere tener la apertura mental para volver sobre sus pasos".

Lesiones. Fuentes cercanas a la investigación aseguraron ayer a La Capital que tanto los primeros exámenes realizados en el Hospital San Carlos de Casilda como el último llevado adelante por un forense advierten de la lesión vaginal como del hematoma en una nalga.

Asimismo revelaron que el celular que supuestamente contendría la grabación aludida por los imputados ya fue secuestrado para su peritaje aunque se desconocen los resultados. La fiscal que lleva adelante la investigación del caso, Lorena Aronne, manifestó su disconformidad respecto a la forma en el abogado defensa se refirió a la víctima del hecho al calificarle en una de sus intervenciones como "un demonio" lo cual también le valió la observación y reproche del juez Pareto.

La Justicia intervino en el caso tras una denuncia radicada por la madre de la víctima que derivó en la detención de los sospechosos tras reunirse una serie de elementos incriminatorios que complicaron su situación.

El hecho, según el testimonio de la menor, se produjo entre las 6 y 6.30 de la madrugada del domingo luego de que la chica saliera del boliche hacia la zona de su playa de estacionamiento en compañía de los dos jóvenes acusados de abusar de ella y cuyo desplazamiento habría sido registrado por una de las cámaras de seguridad ubicadas en el sector externo del local.

La chica, cuya identidad se mantiene por lógicas razones en reserva, dijo haber subido a una Traffic para compartir una cerveza sin imaginar que terminarían abusando de ella. Luego avisó de lo sucedido a sus amigos con la que había venido de Rosario a bailar al boliche de Pujato y a la policía para dar inicio a las actuaciones del caso

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS