..

Acto y marcha por la expropiación del predio de La Calamita en Baigorria

El gobernador Miguel Lifschitz se comprometió a avanzar en el tema, pero advierten que aún no se inició el trámite para el excentro clandestino de detención de la última dictadura. 

Sábado 09 de Abril de 2016

Vecinos de Granadero Baigorria realizarán pintadas de murales, un acto y una posterior marcha en reclamo de la expropiación del predio La Calamita, donde en la última dictadura funcionó uno de los centros clandestinos detención más importantes y trágicos de la región. La iniciativa de la asociación Documenta Baigorria se enmarca en la campaña para que la casona y el terreno circundante pasen a manos del Estado con un doble objetivo: que el lugar se preserve para futuras investigaciones, ya que se sospecha de que hubieron allí sepulturas clandestinas, y que también pueda funcionar como espacio de la memoria.

Para hoy, se prevé desde las 11 el repintado de murales sobre paredes del Hospital Eva Perón —donde se inscribieron los nombres de todas las víctimas que pasaron por el centro clandestino—, un acto en la esquina de Eva Perón y San Martín (ex ruta 11) y finalmente una marcha hasta La Calamita, ubicado unas 15 cuadras hacia el oeste en una zona semirrural. La idea es realizar todas las actividades si el clima acompaña, aunque los organizadores son optimistas: "Si solo hay una llovizna vamos a hacer los actos".

También se prevé pintar otros murales en paredes disponibles en el camino a La Calamita y la colocación de baldosas con nombres de las víctimas, las cuales fueron realizadas por alumnos de las escuelas baigorrienses.

El eje de la convocatoria es la expropiación del predio. Melina Bruno, integrante de Documenta Baigorria, explicó que más allá del compromiso firmado por el gobernador Miguel Lifschitz el 23 de marzo pasado ante vecinos y miembros de la asociación, "en sí aún no hay un expediente iniciado, tenemos una promesa, pero a los fines de la expropiación no sirve".

Los plazos se agotan. Bruno insistió en que "queremos que empiece a circular el expediente ya que para las expropiaciones, si en dos años no se concretan, la ley respectiva se cae", y advirtieron que esto ya ha sucedido. "Creemos que hay un poco de voluntad política, pero eso hay que acompañarlo con cuestiones concretas que llevan tiempo", señaló.

En ese sentido, recordó que la idea cobró cuerpo por primera vez en 2005 con un proyecto de la diputada provincial Alicia Gutiérrez, el cual fue aprobado y la ley promulgada por el gobierno de Jorge Obeid, pero nunca se ejecutó y se cayó. La misma legisladora reflotó la idea hace unos años y a fines de 2014 se aprobó una nueva norma, promulgada en enero de 2015 por el ex gobernador Antonio Bonfatti. Esa es la ley vigente que a los vecinos de Baigorria les urge implementar.

Desde Documenta Baigorria plantearon que "querríamos que se pueda hacer algún tipo de investigación en todos los terrenos pensando en enterramientos clandestinos". En ese sentido, el condenado represor Eduardo Tucu Costanzo declaró en el juicio oral Guerrieri I que en el lugar habían sepultado al militante comunista desaparecido Rubén Tito Messiez, entre otros casos.

Circuito represivo. La Calamita fue un centro clandestino que en los años de plomo integró el circuito represivo bajo la órbita del Destacamento de Inteligencia 121, a cargo del ex teniente coronel Pascual Guerrieri, condenado en 2010 a cadena perpetua junto a los ex militares Jorge Fariña y Daniel Amelong, y los ex agentes civiles de inteligencia Walter Pagano y Eduardo Costanzo. Entre las numerosas víctimas, muchos permanecen desaparecidos, pero otros lograron sobrevivir y dar su testimonio en los estrados judiciales, como por ejemplo el ex canciller Rafael Bielsa.

El predio actualmente es propiedad de los sucesores de la familia Benzadón, quienes no tendrían objeciones en que sea expropiado. La Calamita es un viejo casco rural integrado por una casa, un galpón ya demolido y varias hectáreas circundantes originalmente dedicadas a la agricultura. Actualmente el predio estaría usurpado por una familia que dicen ser "caseros" del lugar, quienes "subalquilarían" parcelas a una docena familias que erigieron construcciones precarias, indicaron desde Documenta Baigorria. La presencia de estas personas, aclaran, "no es un impedimento para la expropiación".

Desde la asociación de vecinos, Melina Bruno destacó que "la idea en todo este tiempo fue incluir a toda la comunidad de Baigorria", y remarcó que "hay profesores de colegios secundarios que han tomado el tema, también se trabaja en escuelas con los chicos para integrarlos a la memoria desde algo que pasó y está en nuestra ciudad como La Calamita".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario