Edición Impresa
Sábado 09 de Mayo de 2009

Zapata: "Viví la reforma como Filmus"

Tenía 66 años cuando a fines de 2003 se hizo cargo de la cartera educativa santafesina. Pero en total fueron 37 los años en los que Julio César Zapata estuvo como funcionario de carrera en el Ministerio "Viví todos los avatares de las crisis educativas, los éxitos y fracasos. Por mi función fui testigo calificado de todo lo que pasó desde el 60 para acá", cuenta.

Tenía 66 años cuando a fines de 2003 se hizo cargo de la cartera educativa santafesina. Pero en total fueron 37 los años en los que Julio César Zapata estuvo como funcionario de carrera en el Ministerio "Viví todos los avatares de las crisis educativas, los éxitos y fracasos. Por mi función fui testigo calificado de todo lo que pasó desde el 60 para acá", cuenta. Las casi cuatro décadas en el ámbito educativo aún lo acompañan en sus tiempos libres: "Ahora la balconeo nomás, pero mantengo la información por medio de algunas lecturas, porque es una pasión".

Su nombre ganó la primera plana cuando en las postrimerías de la última gestión de Reutemann en la provincia reemplazó a Daniel Germano, en una polémica salida atravesada por aparentes presiones de la Iglesia para evitar recortes en los subsidios a los colegios. Hasta entonces se desempeñaba como subsecretario del área. "Era todo periodístico, porque al final ni se tocó la norma, que era necesaria porque ordenaba un poco a la enseñanza privada en lo que respecta a las cuotas", sostiene.

Maestro rural y "católico sumiso a los obispos" —frase que le trajo más de un dolor de cabeza—, el ahora docente jubilado también desempeñó tareas en el área educativa de Santiago del Estero. En tiempos de la dictadura, fue durante algunos meses secretario de Pedro Bruera, el primer ministro de Educación de Videla.

Entre 1993 y 1997 fue asesor del Ministerio de Educación nacional, en los orígenes de ley federal. "Estuve en la reforma como también la vivió Filmus", señala sobre la norma, a la que según su visión "le faltó una evaluación permanente, y el famoso tercer ciclo no estaba claro si debía estar en la primaria o en la secundaria".

"En Santa Fe —completa— hay un déficit en materia de legislación educativa. Mientras estaba Obeid la ley provincial era una prioridad, pero no puede ser que desde entonces haya dejado de ser importante".

Comentarios