Edición Impresa
Sábado 23 de Abril de 2011

Yo opino: "Cuando empecé a actuar recibí un gran aplauso"

El día que yo empecé a ir al taller literario que funciona en mi escuela no sabía bien de qué se trataba.

El día que yo empecé a ir al taller literario que funciona en mi escuela no sabía bien de qué se trataba. Al tiempo me di cuenta que era para ayudarme en muchas cosas, como escribir cuentos y poesías, actuar, producir y hasta me abrió la imaginación a cosas nuevas.

Cuando empecé a actuar (tenemos también teatro) recibí un gran aplauso. Los nervios ya no me importaban al momento de recibir esa gran ovación de todo el público y en lo personal a mí me gustó mucho. Por ese motivo es que seguí actuando y me convertí en un gran actor.

El día que escribí una poesía no fue la primera vez que escribía, pero esta vez era muy especial ya que se la dedicaba a nuestra bandera argentina. No había tanta gente como en el teatro, pero al leerla sentí algo en mi pecho difícil de explicar, que creo es lo que los argentinos sentimos al ver esos colores que nos representan como país, el amor por la patria.

El taller literario no sólo son aplausos, también nos ayuda a ser mejores personas, a hablar con un mejor vocabulario y en nuestra vidas. Es por eso que recomiendo el taller literario sobre todo para los niños más chicos, porque les queda mucho camino por recorrer tanto en la primaria como en la secundaria.

(*) Tiene 12 años, vive en Rosario y es alumno de 7º grado de la Escuela Nº 6.383.

Comentarios