Edición Impresa
Sábado 11 de Septiembre de 2010

" Yo estaba enamorado de mi maestra"

Sí, las recuerdo!...como si fuera ayer; a todas, incluida mi madre que era una sin título con quien aprendí a leer y escribir usando aquellas pizarras pequeñas, rectangulares, borrables al momento, que ya nadie recuerda. Sólo yo, a mis 83 años, las recuerdo.

Pero a la maestra que tengo más presente es a mi maestra del 3º A de la Escuela Fiscal (así se las llamaba entonces) Nº 266 de Cañada Rosquín: Catalina Ponce de Notario. Era catamarqueña, graduada en la Escuela Normal Nacional de aquella ciudad. Guardo todavía su foto, sacada con una máquina Kodak, en 1938. Su leve acento provinciano, con cierto arrastre de las erres, me fascinaba a tal punto que el lejano, imperativo orden de "pase al frente, tome el libro con la izquiera, vuelva las hojas con la derecha, al llegar a un punto final levante la vista, aspire y vuela a leer", me suena, aún hoy, a gloria.

Yo estaba enamorado de mi maestra y me pregunto: ¿Los niños de ahora se enamoran todavía de sus maestras pese a la violencia, la desazón y el efecto tremendo de la tecnología?

(*) Decano de Piscología

Comentarios