Edición Impresa
Jueves 04 de Febrero de 2016

Yegua y groncha

No se trata de un adjetivo descalificativo: “Yegua y Groncha” es la nueva marca de ropa femenina basada en la liturgia de los 12 años de gobierno kirchnerista, que combina un buen sentido de la estética y del humor.

No se trata de un adjetivo descalificativo: “Yegua y Groncha” es la nueva marca de ropa femenina basada en la liturgia de los 12 años de gobierno kirchnerista, que combina un buen sentido de la estética y del humor. “Yegua y Groncha: ropa con glamour del conurbano”, reza el encabezado del colorido portal web en el que se ofrecen musculosas con la cara de Aníbal Fernández y la leyenda “sexy”, otras con la frase de Luis D Elía “odio tu puta oligarquía” y pantalones con la imagen de Axel Kicillof. Como no podía ser de otra manera, también se ofrecen las medias con la frase “Clarín miente” que Guillermo Moreno repartió en Angola, y remeras de todos colores con leyendas como “No fue magia”, “Soy del 48,66%” y “Yo no lo voté”. “Disfrute y ostente su negro corazón peronista con la línea premium de La Salada Fashion Week”, invita el portal.

Terrible televisor

El ex ministro del Interior y Transporte Florencio Randazzo dejó una herencia en la Casa Rosada que va más allá de sus políticas en la modernización del DNI o en la actualización del sistema ferroviario. Se trata de una pantalla gigante en su despacho, a través de la cual observaba al instante su área de gestión: podía ver uno a uno los rostros y datos de los pasaportes que se hacían hasta las cabinas de los motorman que manejaban los trenes. Tras su salida del cargo, el súper televisor quedó para Rogelio Frigerio, quien se encarga del área de Interior. Sin embargo, un funcionario no entendió del todo bien el objetivo de la pantalla gigante y, al pasar por el despacho del referente desarrollista, lo instó a darle un uso un poco polémico: “Terrible tele y... ¿Estás viendo eso? Ponete Intrusos”.

Cambios en la Rosada

El nuevo gobierno quiere que queden las menores huellas posibles del kirchnerismo en la Casa Rosada. Podas de los ejemplares de yatay del Patio de las Palmeras, cambios de plantas y la fumigación para detener a las cucarachas que conviven cotidianamente con empleados y funcionarios. Como suele suceder, en este camino tuvo algunos contratiempos menores. En los trabajos de refacción de los baños públicos, fueron instalados nuevos dispensers de jabón y papel para secarse las manos, elementos que, según dijeron los nuevos habitantes de la Casa Rosada, escasearon durante la gestión K.

Comentarios