Edición Impresa
Viernes 13 de Abril de 2012

Ya no es un estigma el uso de anteojos

Décadas pasadas, el hecho de que un niño o niña tuviera que usar lentes era motivo de angustia en la familia. Sobre todo porque eran frecuentes las burlas por parte de los compañeros de escuela o amigos del barrio. Ahora, esto casi no sucede, lo que a su vez mejora la adherencia del chico a los tratamientos: “El uso de anteojos ya no suele ser un problema”, comentó Gabriel Bercovich, oftalmólogo. “Ayuda el hecho de que haya más modelos de gafas, con diseños atractivos y adaptados a las preferencias de cada niño”. A modo de anécdota señaló que “hay muchas
criaturas que vienen a la consulta simulando ver mal porque quieren usar anteojos”.

Por otra parte, los chicos también pueden colocarse lentes de contacto “generalmente los indicamos después de los 12 ó 13 años porque sabemos que van a ser responsables en su uso”.

Comentarios