Central
Jueves 01 de Diciembre de 2016

Ya está donde quería

Central se transformó por tercera vez consecutiva en finalista de la Copa Argentina, que es el gran objetivo.

Lo que debía ser. Ni más ni menos. No porque haya existido la obligación por diferencia entre un plantel y otro. Simplemente porque era el único capítulo que le cabía a la historia que Central está escribiendo en esta Copa Argentina que es, lisa y llanamente, el único y gran objetivo. Imposible analizarlo de otra manera. Inviable cualquier otro tipo de análisis. Nada a esta altura que no se rija por el resultado propiamente dicho. Central hoy es esto. Ganar para darse el gusto de algo que viene buscando desde hace un largo tiempo. Y ayer dio un paso más. El triunfo por 2 a 0, trabajado por cierto, frente a Belgrano que lo depositó nuevamente en la final del certamen. Y ya comienzan las especulaciones. ¿Será la vencida? Es que llega con el lastre de las dos finales anteriores (ante Huracán y Boca). Pero quién va a reparar en eso ahora. Para eso ya habrá tiempo. Hoy lo que cuenta es el triunfo por sobre todas las cosas.

Aquellas palabras de Coudet (con este triunfo ya no quedan dudas de que ya nada lo hará tomar ninguna decisión abrupta) en la previa hablaron por sí solas. "Nuestro gran objetivo es el partido en Formosa", había dicho. De la mano de ese postulado llegó Central hasta estas tierras, donde estuvo bastante lejos del fútbol que el Chacho pretende, pero haciéndole honor a ese leit motiv de su existencia.

Será contra River o Gimnasia (juegan hoy en San Juan), en la fecha que la organización disponga, porque Coudet no pondrá reparos en cuanto a organigrama. Hasta aquí las fichas ya estaban puestas sólo en esta esquiva Copa Argentina y así seguirá siendo hasta que la final llegue. Ni Unión ni Lanús ni Belgrano nuevamente (los tres partidos que le quedan en el torneo local) podrán desviarle el foco de atención. En lo más mínimo.


Embed


Ni siquiera la mínima referencia es necesaria (lógicamente también se hace) sobre lo que el equipo dio futbolísticamente hablando. Porque las falencias que hicieron que el equipo demorara en encontarle la vuelta al partido, incluso después de la expulsión de Farré, quedaron a remolque de la enorme victoria lograda en el Antonio Romero, que decretó lo que todos esperaban.

También merecen ser destacados algunos rendimientos individuales, esos a los que hizo referencia Pedro Marchetta cuando le entregó a Ovación algunas consideraciones en la previa. Porque a partir de eso también se sustenta el sueño canalla. No es lo mismo jugar a los ponchazos, como de a ratos lo viene haciendo este equipo, sin el respaldo de sus individualidades, que sabiendo que tiene en ese aspecto dónde apoyarse. Vaya la referencia para jugadores como Teo, Ruben, Montoya y alguno que otro más.

La final tan ansiada estaba ahí al alcance de la mano. Sólo era cuestión de obrar de la manera correcta, haciendo que el presente flaco de Belgrano no tuviera el peso necesario como para transformarse en una piedra en el camino. Y así fue. Con falencias, con obnubilaciones quizá propias de las ataduras que provocan este tipo de partidos de corte eliminatorio y más tratándose de una semifinal. Lo logró. Y contra eso hay poco para agregar.

Hay vida para Central de aquí al final del semestre. Una vida encantadora para todos aquellos que se ataron a este enorme desafío.

Belgrano es historia. Como Villa Mitre (B. Blanca), Atlético de Rafaela, Deportivo Morón y Boca. Y es a partir de esa historia desde donde se potencian presente y futuro.

Lo que depare ese futuro será para análisis que vendrán dentro de poco. El presente es este, con un Central convencido de lo que quiere y necesita. Con un Central que está donde quería estar.

Las dos finales anteriores

  • Cayó por penales frente al Globito. La definición del 26/11/2014 fue un 5-4 favorable a Huracán tras el empate en cero en los 90'. Había llegado al partido final con un 5-0 sobre Argentinos Juniors.
  • La controvertida derrota con Boca. Un 0-2 que se tiñó de reclamos justificados ante Boca aquel 4/11/2015. Se había clasificado finalista tras eliminar a Racing por 1-0, con gol de Marco Ruben de cabeza.

Comentarios