La ciudad
Jueves 20 de Octubre de 2016

Ya comenzaron las pruebas de las cámaras que labran multas

Son los 27 dispositivos de videovigilancia que sumaron al sistema, pero sólo para los casos de cruce en rojo o circulación en contramano.

Las pruebas de las nuevas 27 cámaras que realizarán fotomultas ya se iniciaron. Los aparatos fueron repartidos en los seis distritos de la ciudad y se suman a los 12 dispositivos en semáforos, pero sólo para los automovilistas que crucen en rojo o circulen en contramano.

Desde la Secretaría de Control y Convivencia Ciudadana municipal señalaron ayer que no se darán a conocer las esquinas en las que están ubicadas las cámaras que se incorporan al sistema de fotomultas. Fundamentaron que son dispositivos utilizados originariamente para monitorear la seguridad por parte de la provincia que, con esta iniciativa, comienza a compartir mediante un programa las imágenes para sancionar a los automovilistas infractores.

Después de este "banco de pruebas" que se lleva adelante en el Centro de Monitoreo Municipal con la incorporación de un nuevo software a las cámaras de videovigilancia, se pasará a la implementación de multas. La puesta en marcha de las sanciones se hará en cuestión de días, según fuentes oficiales.

El cobro del acta fue aprobado por el Concejo municipal dentro del paquete de medidas elaboradas a nivel local para dar respuesta a los reclamos frente a la problemática de la seguridad ciudadana.

Estas 27 cámaras se suman a las 12 ubicadas en esquinas con semáforos que tienen dispositivos y que registran unos 300 cruces en rojo, según datos del área de Control. En Rosario se labran unas 8.900 actas mensuales. Las multas para los infractores cuestan entre 2.850 a 9.500 pesos, según los antecedentes del conductor. Las infracciones son consideradas como una falta grave.

El municipio tiene en la actualidad unas 100 cámaras para monitorear la seguridad ciudadana y otras 400 que colocó el gobierno provincial, en especial en los accesos a Rosario. El Ejecutivo municipal definió la semana pasada la compra de otras 96 cámaras, que se prevén ubicar principalmente en barrios y, en menor medida, como reemplazo tecnológico de los dispositivos más antiguos de la ciudad.

El "banco de prueba" tiene relación con la puesta en marcha de un software que fue diseñado específicamente para que las cámaras de seguridad puedan labrar actas por determinadas contravenciones de tránsito.

A diferencia de los aparatos colocados en los 12 semáforos que hoy sacan fotos a quienes exceden la velocidad máxima permitida y cruzan en rojo, desde el municipio explicaron que para eso se requería un diseño adicional en el software para constatar esta falta con las cámaras de seguridad.

Comentarios