Edición Impresa
Jueves 08 de Marzo de 2012

Y todo sea por el pibe

“Por un hijo uno es capaz de todo”. Esa frase, tan común en la sociedad argentina, es adaptable para cualquier cultura del mundo, incluso la estadounidense.

“Por un hijo uno es capaz de todo”. Esa frase, tan común en la sociedad argentina, es adaptable para cualquier cultura del mundo, incluso la estadounidense. Así lo demuestra Roman Polanski en la película basada en la obra teatral de Yasmina Reza. El filme tuvo menos explosión y vértigo que el demostrado en la puesta que en Rosario se vio interpretada por Florencia Peña, María Onetto, Fernán Mirás y Gabriel Goity. Pero el concepto es el mismo. Uno es capaz de perderlo todo por un hijo, desde las formas y los buenos modales hasta la dignidad. Ese es el mensaje que transmiten los personajes interpretados brillantemente por Christoph Waltz, Kate Winslet, John C. Reilly y Jodie Foster. Cada cual podrá evaluar hasta cuándo uno puede resignar para dejar a salvo a su hijo, y si esa actitud no se convierte en un salvavidas de plomo. Una idea que también aflora en el libro “La cena”, de Herman Koch. Lo maravilloso, o terrible, de esta película es que muchos podrán reconocerse a través de esos padres. Una vez más, la pantalla grande como espejo de la pequeña realidad cotidiana.

Comentarios