Edición Impresa
Sábado 31 de Octubre de 2015

"¿Y el cuerpo? No vino señorita"

Se observan a diario en las aulas niños y adolescentes, pupitres limitando y reduciendo el aprendizaje a cuadernos, carpetas, y a lo sumo libros o fotocopias; siendo el mismo cuerpo una fuente inagotable de saberes.

Se observan a diario en las aulas niños y adolescentes, pupitres limitando y reduciendo el aprendizaje a cuadernos, carpetas, y a lo sumo libros o fotocopias; siendo el mismo cuerpo una fuente inagotable de saberes. Docentes que por practicidad o mandato superior no quieren "desorden" e "indisciplina", como si el alumno en movimiento generara un caos. Es allí donde seguimos reduciendo el cuerpo, atrapando y reprimiendo, fomentando así una violencia silenciosa ejercida sin querer por los propios educadores.

Cierto es que la responsabilidad civil y las ART, sumado, a veces, a los equipos directivos, fueron cercenando muchas actividades, pero si algo caracteriza a los docentes es la creatividad. Hoy estamos en épocas de inclusión e inexorablemente se tendrán que comenzar a utilizar otras estrategias en todos los espacios curriculares y sería un buen momento para apelar a la "inclusión del cuerpo" como síntesis del ser y del saber. Será momento de poder trabajar atravesando el déficit para llegar al alumno y rescatar las actividades lúdicas, el juego que siempre es un aprendizaje en sí mismo. Nuestro objetivo fundante es que el alumno aprenda, el placer de la apropiación del conocimiento implica el dominio de ese saber.

Volver al cuerpo de crianza sería una sanación en si misma: apoyo, sostén, acompañamiento. Creo que hoy nuestros alumnos carecen de estas acciones, sin ánimo de juzgar a padres y docentes, Una forma de recuperarlas podría ser que todos reflexionemos, analicemos y podamos sumar y multiplicar gestos en esa dirección.

Recomiendo el libro de Daniel Calmels "Del sostén a la transgresión. El cuerpo en la crianza", de Ediciones Novedades Educativas. También el video sobre el tema www.youtube.com/watch?v=qjzg6TPEheg.

Comentarios