El Mundo
Lunes 25 de Julio de 2016

WikiLeaks causa una grave crisis en el Partido Demócrata

En vísperas del inicio de la convención que consagrará a Hillary, publicó miles de e-mails internos que atacan a Bernie Sanders.

La presidenta del Partido Demócrata, Debbie Wasserman Schultz, renunciará cuando la convención demócrata, que se inicia hoy, concluya el jueves. La dimisión anticipada es producto de la imprevista crisis que se abatió ayer sobre el Partido Demócrata ante la filtración de casi 20.000 e-mails internos que atacan al ex precandidato Bernie Sanders. La filtración de mensajes enviados durante la larga campaña primaria por siete funcionarios demócratas fue obra de WikiLeaks. El episodio es una bomba que estalla en el peor momento para la candidata y gran rival interna de Sanders, Hillary Clinton.

Cuando el affaire de los e-mails había estallado en pleno domingo, Debbie Wasserman Schultz publicó un comunicado en el que anunció que "en el futuro, la mejor manera para mí de lograr las metas es dejar la presidencia del partido al final de esta convención". Agregó que "como presidenta del partido, esta semana abriré y cerraré la convención". Anunció su decisión de mantener su compromiso de conseguir que Clinton sea elegida presidenta en las elecciones de noviembre frente al republicano Donald Trump.

El anuncio de Wasserman Schultz, presidente del Comité Nacional Demócrata (DNC, por sus siglas en inglés) se produce luego de que Bernie Sanders le exigiera la renuncia por la filtración. La organización de Julian Assange filtró o anunció tener 19.252 correos electrónicos de la DNC en los cuales funcionarios del partido hablan de estrategias para vencer a Sanders y se refieren al senador de Vermont en duros términos. Sanders compitió en las primarias contra Clinton y se supone que la DNC debe ser imparcial. Fue derrotado, pero prolongó su competencia más allá de lo previsto, algo que causó irritación en el mando del partido.

"Lo he dicho desde hace meses por una variedad de razones. Debbie Wasserman Schultz no debería ser la presidenta del DNC. Y creo que estos mensajes de correo electrónico reiteran la razón por la que no debería ser la presidenta", apuró Sanders. "Creo que debería renunciar. Punto".

La publicación de Wikileaks puso de relieve las conocidas tensiones entre el Partido Demócrata y el minoritario sector de Sanders, que durante las primarias acusó al DNC de favorecer a Clinton. El director de campaña de Clinton, Robby Mook, acusó a piratas informáticos rusos de haber filtrado los correos electrónicos a Wikileaks para dividir al Partido Demócrata justo antes de su convención y ayudar a Trump a hacerse con la Casa Blanca.

La convención demócrata se abre hoy en Filadelfia y se cierra el jueves. Está planeado que hoy Sanders intervenga junto con la primera dama, Michelle Obama.

Comentarios