Cartas de lectores
Martes 06 de Septiembre de 2016

WhatsApp

Mensajes recibidos en la redacción del diario +54 9 341 255 0763

••

El pasado jueves, alrededor de las 14, era imposible avanzar en taxi por la calle Santa Fe entre Sarmiento y Entre Rios. Ausentes los inspectores de tránsito. Sería bueno que el director de Tránsito convocase a una reunión para explicar sus planes, que no son visibles.

••

Fui al dispensario de bulevar Seguí, frente comisaría 19, con mi hermano que tenía un ACV, y los médicos lo atendieron y nos dijeron que lo lleváramos al hospital. En la vereda no conseguimos nadie que nos lleve y el volvió a convulsionar, y ahí recién lo entraron al centro de salud y llamaron a la ambulancia. Pregunto: ¿así se obra con los pacientes en ese estado? Mirta.

••

Fui a cargar la tarjeta de colectivo a un minimarket de Corrientes entre Rioja y San Luis, y el señor que me atendió me quiso cobrar dos pesos por la recarga. Me negué a pagárselos, y no me cargó la tarjeta pidiéndome que me retire. ¿Hasta cuándo tenemos que soportar los trabajadores este tipo de avivadas?

••

¿Qué hacen el Concejo, la Secretaría de Servicios Públicos y la línea gratuita 147 con las empresas de transporte cuyas líneas no cumplen con su habitual recorrido? Respuesta: nada. Al final, todo sigue igual, pero dicen que trabajan para la ciudad.

••

A nuestros políticos de turno: para luchar contra la inseguridad tienen que caminar y escuchar a los vecinos del barrio, ya que saben más que todos ustedes juntos. Los vecinos saben quién vende droga, quién anda robando, dónde se juntan... Bájense de los autos y caminen más por los barrios, así como cuando hay elecciones.

••

Desagüe de Corrientes y Pellegrini. Hace tres años que se les trabó el alambre para destaparlo, y lo dejaron dentro. Es una laguna cada vez que llueve. A lo largo de Pellegrini desde el río a Oroño prácticamente cada tres cuadras hay desagüe tapado. DNI 13.032.385

••

Es la segunda vez en 15 días que me roban a la vuelta de la comisaría 13, y encima declaró que fue nueve menos veinte y ponen 19.40. La impotencia de que sean tan poco empáticos cuando uno va llorando se empeora con su inutilidad.

Comentarios