Edición Impresa
Lunes 05 de Septiembre de 2016

WhatsApp

Mensajes recibidos en la redacción del diario.

••

S.O.S en Barrio Ludueña. No podemos salir más a trabajar y/o estudiar por los robos continuos, principalmente en los horarios de 6 a 9, en las calles Casilda, Minetti desde Felipe Moré a Solís. Usamos el sueldo para reponer lo que a diario nos roban. ¡Por favor, ayuda!

••

Avenida Pellegrini entre Río de Janeiro y Valparaíso. Los lavaderos de autos barren la tierra y otros desperdicios que quedan y los terminan tirando en las bocas de tormentas. Después nos quejamos cuando se tapan.

••

Estoy viendo la foto que se publicó el pasado sábado en esta página de los policías encargados de cuidarnos en Felipe More y Pellegrini. Por lo menos en ese momento estaban. Paso todos los días a las 6 de la mañana y no sé qué pasa que nunca están. Además, sería conveniente que la custodia la realicen efectivos en motos. La mayoría de los asaltos se dan cuando los semáforos ocasionan embotellamientos y el patrullero queda en la vereda sin poder salir.

••

¿Vieron cuando un empleado no cumple con las expectativas y lo despiden? Bueno, yo les pregunto si no pueden despedir a los que nos gobiernan desde hace muchos años. Es costumbre diaria ver malas noticias todos los días en Rosario. Ellos miran desde lejos la inseguridad porque no saben ni sienten el miedo de salir a la calle. ¿Por qué todavía no han podido combatir esta malaria? Sé que no se soluciona de un día para el otro, pero estos políticos hace muchos años que están. ¿Cuál es la excusa? ¿No tienen buenas ideas para terminar con la inseguridad? Los rosarinos no pretendemos vivir como reyes. Con que tengamos seguridad nos es suficiente.

••

No salgo de mi asombro al leer los whatsapps del miércoles 31 de agosto en esta página. Barrió 7 de Septiembre, una hermana pidiendo internación por seguridad para su hermano drogadicto que viene cometiendo hechos delictivos. Ellos mismos lo están denunciando para que no maté o muera, pero un fiscal desestimó el pedido y lo dejó en libertad. Maldita Justicia que nos expone a ciudadanos inocentes en manos de un consumidor que está enfermo. Que Dios nos proteja a todos, los encargados de seguridad nos abandonan a nuestra suerte. Todo mi reconocimiento para esa familia que está avisando y no la escuchan.

Comentarios