Edición Impresa
Lunes 10 de Diciembre de 2012

Vuelven a sacar la lengua

Los Rolling Stones son eternos. Porque fueron capaces de atravesar cinco décadas en las que supieron mutar con los cambios del mundo, pero sin perder un poquitito de su esencia.

Los Rolling Stones son eternos. Porque fueron capaces de atravesar cinco décadas en las que supieron mutar con los cambios del mundo, pero sin perder un poquitito de su esencia. Es más, la comparación con los Beatles no tiene sentido. Simplemente porque son diametralmente distintos. Los Beatles fueron los más grandes de la historia de la música pop y los Rolling Stones son los más grandes de la historia del rock and roll. Los Stones no apostaron a perdurar sino a vencer al tiempo. Su rock es absolutamente atemporal. Escuchar el punteo de "Satisfaction" helaba la sangre en medio de la inocencia de 1965 y lo sigue haciendo en esta era cibernética, donde parece que ya todo está hecho y también que todo se recicla. Lo mismo pasa con "It´s only Rock'n Roll" y con "Start me up", o con el arranque lento del piano en "Out of Tears". Porque esa versatilidad también es un plus en los Stones. Partieron desde el rock y el blues pero se movieron con comodidad con el pop ochentoso, y hasta le supieron levantar el nivel al género. Ahora están en pleno festejo de los cincuenta años, una edad que pesa para cualquier mortal. Pero ellos siguen rockeando, miran el calendario y le sacan la lengua.

Comentarios