Policiales
Sábado 05 de Noviembre de 2016

Violento atraco en una óptica del macrocentro

Una pareja se llevó 350 anteojos, dinero y celulares tras maniatar y amenazar a la familia propietaria del negocio de Viamonte al 1600.

Una óptica del macrocentro de la ciudad fue escenario de un violento asalto la tarde del jueves a manos de una pareja mayor que el día anterior había estado en el local haciendo algunas averiguaciones como si fueran clientes comunes, aunque terminaron maniatando a la dueña del comercio y a algunos familiares de la misma antes de saquear el comercio.

Todo ocurrió alrededor de las 16.30 de anteayer en el local que se ubica en Viamonte 1692 y que es un negocio familiar detrás del cual se encuentra la casa de la dueña. Según contó Maximiliano, hermano de la titular del local, la pareja de asaltantes había estado el día anterior haciendo algunas averiguaciones y prometió volver, por lo que nadie se sorprendió cuando llegaron la tarde del jueves.

Chicos amenazados. "En el local estaban mis dos hermanas, dos de mis sobrinitos que tienen 4 o 5 años y mi mamá", contó Maximiliano a Canal 3. "Este es un emprendimiento familiar que llevamos adelante desde hace mucho tiempo en el barrio y no se cómo vamos a hacer ahora para arrancar de nuevo, para que mi hermana pueda volver a abrir las puertas", agregó el muchacho.

Lo cierto es que los falsos clientes, bajo amenazas con armas de fuego, se llevaron a toda la familia a un patio, maniataron a las mujeres y empezaron a exigir dinero. "Mi hermana les pedía por favor que no le hagan nada a los chicos y ellos le respondían que los iban a matar si no les daba la plata y si no dejaban de llorar. A los gritos decían «decime donde tenés la plata o mato al nene», y mi hermana les dio lo poco que tenía".

Después, recordó Maximiliano, "los ladrones sacaron una mochila y empezaron a vaciar todas las bandejas de lentes, recetados, de sol, todos. No dejaron nada, se llevaron dinero, los celulares de todos, casi 350 anteojos y dejaron todas las vitrinas abiertas, las bandejas tiradas en el piso, un desastre. Incluso mi otra hermana, que estaba de paso y recién había retirado parte de su sueldo también se los tuvo que dar".

Con notable indignación, el muchacho dijo que "ya no sabemos como vivir porque este es un barrio liberado a los ladrones". Y, en ese sentido, mencionó que la intendenta vive a sólo 200 metros de la óptica y la seccional 5ª está a cinco cuadras del local. "Yo viví a 50 metros de esa seccional y un día me robaron las cuatro ruedas del auto que dejaba estacionado en la puerta pensando que era un lugar seguro porque estaba la policía".

Finalmente, el joven comentó que "gracias a Dios no pasó nada y los chicos están bien más allá del susto, pero no sabemos cómo nos vamos a recuperar de ésto".

Comentarios