la_region
Martes 15 de Noviembre de 2016

Violencia y batalla campal a la salida de una disco de la localidad de Timbúes

La policía y la Guardia Urbana detuvieron a cinco mayores. En Bermúdez, otra reacción desmedida obligó a internar a la víctima.

Una verdadera batalla campal tuvo lugar en las primeras horas del sábado en los alrededores del boliche bailable Maui, ubicado en el centro de la localidad de Timbúes. Los hechos ocurrieron aproximadamente a las 6.30, cuando unas 30 personas la emprendieron a golpes y patadas. La policía detuvo a cinco personas mayores; tres de ellas de Timbúes, y dos de Oliveros, Estos últimos, luego de sufrir una golpiza y acudir a un centro de salud oliverense, efectuaron una denuncia que fue caratulada como "lesiones graves".

Por los hechos y las denuncias en ambas localidades, la Fiscalía dispuso un único procedimiento. Por lo tanto en Oliveros sólo se le tomó el certificado médico, y prestaron declaraciones todo lo cual luego fue derivado hacia la otra seccional.

Por declaraciones del secretario de Seguridad Ciudadana timbuense, Alfredo Olivera, a la FM "Ire", de Oliveros, los hechos se desencadenaron a la salida de la disco Maui donde por motivos no aclarados un grupo de jóvenes estaban tomándose a trompadas, por lo que la guardia urbana timbuense y efectivos de la policía local decidieron intervenir. Lejos de calmarse, ambos grupos unieron fuerzas para enfrentarse con los representantes de las fuerzas de seguridad.

Estas detuvieron a uno de los participantes en los disturbios y lo ingresaron dentro del patrullero, ante lo cual una mujer insultó a los efectivos y le arrojó un zapato, por lo que también fue apresada. Lo mismo hicieron con otros tres que intentaron rescatar a quienes estaban en el interior del coche policial. Entre los detenidos hay también un chico de 16 años.

Según señaló Olivera, "la Justicia tomó cartas en el asunto el mismo sábado; los presuntos responsables fueron detenidos y procesados por un delito importante como es el de lesiones graves; una carátula que puede implicar una prisión de entre tres y cuatro años", indicó el funcionario, quien señaló luego: "Estamos colaborando con la aprehensión de los prófugos, determinando si hay otros implicados y si hubo mecanismos que permitieron que esto ocurriera".

Autocrítico. En tal sentido, el funcionario comunal fue autocrítico y destacó que un elemento que contribuyó para que se desatara la violencia podría haber sido, además de alguna rivalidad entre barras, la presencia de un puesto de comidas rápidas en inmediaciones de la discoteca bailable. "Algo que desde ya, considero inapropiado porque ese lugar hace que los jóvenes se queden en la zona tomando más bebida, charlando y hasta discutiendo", indicó.

En este sentido, manifestó que personalmente estaba reuniendo testimonios de personal interviniente y de testigos que determinarán futuras medidas administrativas. "Hemos abierto un sumario de investigación, más allá de la labor que encara la Justicia", aseguró. Y añadió: "Hay una denuncia que indica que en el lugar había menores y esto no puede ocurrir; mucho menos tener al alcance bebidas alcohólicas".

"Debo prever estas situaciones y tomar medidas a futuro para que un episodio como éste no vuelva a repetirse. En este caso, hay que reconocer que esta gresca que se desató en dos minutos; no se fue a mayores por la actuación de la Guardia Urbana local y de las fuerzas policiales. Tomaremos medidas de control más rígidas a la salida del boliche", aseguró.

En Bermúdez. Otro hecho de inusitada violencia relacionado con la noche ocurrió en Capital Bermúdez a la salida del boliche Mora. Allí un joven de 22 años recibió una patada en la cabeza por el que fue trasladado al hospital Eva Perón, en Granadero Baigorria.

Según trascendió de testigos, la víctima sufrió una patada en la cabeza por parte del dueño de un automóvil que reaccionó con violencia al ver al joven saltando sobre el techo de la unidad. El hombre de 30 años cuya identidad no fue suministrada quedó detenido.

Comentarios