Edición Impresa
Viernes 04 de Mayo de 2012

Violencia, autoridad y participación democrática en la escuela

Por Fernando Osorio / Cómo impactan en la institución escolar las sustancias tóxicas, el uso de armas y el excesivo estímulo de los medios masivos

La escuela actual se ve atravesada por nuevos paradigmas, tales como la irrupción de la violencia callejera, la portación ilegal de armamento, el uso y abuso de sustancias tóxicas legales e ilegales, las transformaciones familiares modernas, la degradación de la palabra del adulto, la declinación de la autoridad paterna, los estímulos excesivos de los medios masivos de comunicación e informáticos, entre otros ejemplos. Todo esto se convierte en un caldo de cultivo propicio para que se desarrolle una trayectoria violenta en la historia de cada sujeto.

Esta trayectoria se desarrolla en el ámbito educativo, aunque parezca accidentalmente, porque los niños y los jóvenes perciben que allí habrá un otro que pueda escuchar y leer lo que ocurre, lo que “le” ocurre como sujeto. Su acto no quedará perdido y anónimo como si lo desplegara en la calle. Es decir, alguien pone límite a su exceso cuando el entorno familiar se muestra negligente.

Una acción violenta, una reacción hostil y hasta un hecho criminal tienen un contexto y una historicidad. No se trata de hechos aislados. Una vez analizados los hechos, a posteriori, se puede comprender cómo se gestaron y por qué se produjeron con una modalidad establecida y en un lugar concreto.

La Misma dinámica. Los hechos de violencia dentro de las escuelas respetan esta misma dinámica. Incluso algunos sujetos requieren de la difusión de su acto como una escena perversa ilimitada; tal es el caso de algunos episodios en que los mismos homicidas subieron videos a internet que adelantaban los hechos criminales posteriores. La sociedad moderna tiende a simplificar los hechos y las explicaciones. Se desentiende de la responsabilidad que le cabe en la producción de esos hechos. Los hechos de violencia se suceden en las escuelas sin respetar grupos etáreos, niveles socioeconómicos ni pertenencias comunitarias y culturales. En un continuo compulsivo se va teniendo noticia, casi cotidianamente, de un proceso de agresividad hacia el entorno y hacia el otro semejante, que parece imparable.

Si bien los hechos de violencia y de indisciplina han sido parte de la historia del sistema educativo lo que se evidencia en estos tiempos es inédito. Lo que otrora se consideraba indisciplina hoy es casi un juego de niños y los niveles de violencia social, que irrumpen dentro de las escuelas, exceptuando los períodos con gobiernos dictatoriales, superan todo lo medible con la vieja vara del sistema disciplinario.

La percepción que tienen los docentes es la de no saber cómo responder a tanto exceso. Sienten que no cuentan con recursos suficientes y eficaces a la hora de tener que dar una respuesta, que además se les exige desde diferentes ámbitos de la sociedad.

Se impone entonces rescatar determinados valores que la modernidad ha devastado con su impronta acelerada para lograr satisfacción inmediata y para conseguir el éxito personal y la belleza física a cualquier costo. Estos valores, casi ausentes en muchos establecimientos escolares, tienen que ver con la participación democrática, el desarrollo de la grupalidad como estrategia de trabajo, el desarrollo de los pequeños grupos para el intercambio y la convivencia, la solidaridad y el cooperativismo.

Las escuelas aún tienen la capacidad de rescatar el valor de la palabra de los niños y los jóvenes, rescatar el valor de la opinión diversa, de la discrepancia, de la confrontación serena; como recursos para la resolución pacifica de los conflictos. Esta participación permite una apropiación, por parte de los chicos, de los hechos de violencias individuales y grupales.

Prevención. Y esta apropiación permite, no sólo intervenir cuando los hechos se suceden, sino también y por sobre todo generar prevención. Situación que se contrapone francamente con los planes vigentes de mediación escolar. La intervención del adulto mediador o la formación de alumnos mediadores sólo son para el momento de las crisis. Y es claro, a la luz de lo que ocurre todos los días en las escuelas, que la responsabilidad no se adquiere otorgando un cargo de mediador al alumno, o interviniendo puntualmente ante un hecho de gravedad, sino trabajando sobre la prevención de la trayectoria violenta. Y para eso se necesita capacitación y compromiso cotidiano de toda la comunidad escolar.

El proceso de mediación escolar no permite a los chicos apropiarse del recurso. Es en el trabajo cotidiano y preventivo cuando el grupo contiene y acompaña. Y todo lo que se desarrolla en su seno le pertenece, aún los hechos de violencia perpetrados por algunos de ellos. Es tarea de todos que las escuelas rescaten el valor de la participación democrática, con todos los derechos y las obligaciones que ello comporta, para que los niños se conviertan en ciudadanos del presente y no sólo del futuro.

(*) www.fosorio.com.ar

Comentarios