Selección argentina
Jueves 16 de Junio de 2016

"Vine a Estados Unidos a salir campeón"

Lionel Messi redobló la apuesta tras la clasificación invicta a cuartos de final de la selección argentina: "Contra Venezuela se viene otra copa. No importa lo que ya pasó hasta ahora", afirmó el rosarino

Tantas veces fue acusado de que le faltaba carácter que si algo mostró Lionel Messi en lo que va de la Copa América Centenario es que no sólo se reserva la expresividad adentro de la cancha. También quiere insubordinarse afuera. Y está bien que haga eso. Al fin de cuentas, le guste o no, él es el responsable de todo lo bueno y lo malo que le ocurre a la selección argentina en el intento de lograr el título en tierras estadounidenses. Como conoce de esto, la convivencia con esas presiones ya forman parte de la rutina. Sabe que el éxito lo perpetuará en el bronce y que la derrota lo volverá a colocar bajo la condena que les dan a los perdedores.

Messi y el balance de la actuación de la selección en la primera fase de la Copa América 2016. Todo corrió por el andarivel de lo previsible. Fueron tres partidos y la misma colección de victorias. Pero a Leo ya no hay que explicarle que esta secuencia esperanzadora puede quedar aplastada entre escombros si Argentina queda eliminada contra Venezuela en cuartos de final en Boston.

"Yo sé que la gente espera mucho de mí. Me lo hace sentir todo el tiempo. También ya lo dije en otras oportunidades, vinimos a buscar la Copa América a Estados Unidos. El grupo también lo entiende de esa manera. Veo a los muchachos compenetrados y esperando que las cosas se nos den como pensamos", confirma el rosarino con esta declaración que el nuevo ropaje de líder absoluto ya no le queda holgado como antes.

—¿Qué análisis hacés de la primera ronda de la selección?

—Para mí fue muy buena. Fuimos la única que ganó todos los partidos y clasificamos primera. Todo redondo nos salió. Además, en todas las actuaciones fuimos superiores a nuestros rivales, pero ahora se viene otra copa. Empieza lo más difícil. Lo que pase a partir de cuartos de final no tiene nada que ver con la primera fase. Porque si acá te equivocás en el mínimo detalle te quedás afuera.

—También te conformó el juego que mostró en esta fase la selección argentina.

—Creo que tuvimos buenos partidos, aunque sé que no es lo mismo ganarle a Chile que a Bolivia. Al equipo lo veo en pleno crecimiento y estamos todos enchufados. Contra Chile se jugó bien, ante Panamá tuvimos algunas dudas y después levantamos y ante Bolivia lo resolvimos rápido para asegurarnos el primer puesto de la zona. Pero ya sabemos por experiencia que hay que ir de a poco, porque lo más difícil viene ahora.

—¿Cuál fue la mejor actuación en la primera ronda?

—En los tres partidos jugamos bien, pero el de Chile fue el más complicado porque era el debut ante el último campeón.

—Justo el partido en el que no jugaste.

—Sí, pero el equipo estuvo muy bien. Jugó un gran partido ese día.

—La sensación es que Argentina tiene todas las chances de pasar a Venezuela en cuartos, ¿cuál es tu visión con respecto al partido del sábado?

—Que ahora se viene otra Copa América. Hay un montón de ejemplos de equipos que anduvieron bien en la primera rueda y después quedaron eliminados. Yo ya lo dije en su momento, cuando Venezuela le había ganado a Uruguay, que por algo había clasificado. Incluso casi sale primera en el grupo. Le tocó unas de las zonas más complicadas y peleó mano a mano con México. Hay que tenerle respeto y saber de antemano que el partido será durísimo para nosotros.

—¿Realmente pensás que Venezuela puede llegar a ser un rival complicado?

—Sí, claro. Si está en cuartos es porque se lo ganó. Eliminó a una selección con historia como Uruguay. Además juega bien. Durante la vopa demostró estar a la par de todos los equipos que disputó.

—¿Te molesta que digan que a la selección se le abrió un cuadro accesible para llegar a la final?

—No creo que haya sido accesible. Debutamos contra Chile, el último campeón y le ganamos. Nosotros tenemos mérito en que las cosas se dieran así.

—¿Sienten la presión de tener que salir campeones sí o sí?

—Yo ya lo dije en otras oportunidades, nosotros vinimos a buscar la copa a Estados Unidos. El grupo también lo entiende de esa manera. Veo a los muchachos compenetrados y esperando que las cosas se nos den como pensamos.

—¿Cuál es la ventaja que tiene Argentina por encima de las otras selecciones?

—Y... nosotros hace mucho tiempo que venimos trabajando juntos, nos conocemos y el cuerpo técnico que está también sabe que puede confiar en nosotros. No son muchas las selecciones que tienen esto. Por suerte, Argentina logró a través de los últimos años mostrarse bien, muy competitiva y disputó dos finales. Pero todo esto no te asegura nada.

—¿Contra Bolivia jugaste pensando en convertir el gol número 54 así lo alcanzabas a Batistuta como máximo goleador histórico en la selección?

—No, la verdad que no. Tuve algunas chances para convertir, pero fue difícil porque Bolivia en el segundo tiempo jugó muy atrás. Siempre tuve a un jugador de ellos pegado y en la jugada que pude anotar, cuando le hice el caño al arquero, me la anularon. Incluso, en la que me peleé con un jugador de ellos fue porque no había necesidad de pegar como lo hizo con el partido ya definido. Pero no tengo que pensar todo el tiempo en el récord. Ya lo dije, para mí es un orgullo estar tan cerca de Bati. Pero también sé que vine a Estados Unidos a ganar el título. Pienso en eso y no en los récords personales.

—¿Cómo hacés para convivir con esa presión de tener que salir campeón?

—Estamos acostumbrados porque somos Argentina. La gente espera mucho de nosotros. Pero hay que ir dando pasos cortos. Ahora el objetivo es Venezuela el sábado y si pensamos en las semifinales antes estamos equivocados. Es un error adelantarse a lo que puede suceder. Ya dije que quiero salir campeón de la Copa América. El equipo vino para eso y vamos a hacer todo lo que esté a nuestro alcance para lograrlo.


Comentarios