Policiales
Sábado 20 de Agosto de 2016

Vinculan a "La banda de Pandu" a mortal balacera en Felipe Moré al 2900

Integrantes de la gavilla de villa Banana habrían matado a dos jóvenes la noche del jueves en zona oeste. Ayer quemaron la casa de los acusados.

La brutal balacera ocurrida la noche del jueves en Felipe Moré al 2900, que causó la muerte a dos jóvenes y dejó gravemente herido a un tercero, tuvo su correlato la mañana de ayer cuando un grupo de allegados a las víctimas y vecinos del lugar prendieron fuego a la vivienda en la cual residirían quienes ellos acusan de haber perpetrado el ataque y que estarían ligados a "La banda de Pandu", una gavilla que hace ya un par de años mantiene con miedo a los habitantes de esa zona del oeste rosarino. Las llamas debieron ser combatidas por una dotación de los Bomberos Zapadores y varias patrullas tuvieron que acudir al lugar para disuadir a la gente que buscaba hacer justicia por mano propia.

   Tal cual diera a conocer La Capital en su edición de ayer, poco antes de las 22 del jueves un grupo de jóvenes estaba en la esquina de Amenábar y Felipe Moré cuando un auto pasó por el lugar y desde el interior dispararon una lluvia de balas calibre 9 milímetros que hizo que los muchachos se desbandaran. Dos de ellos cayeron muertos a metros de allí: Mauro Gauna, de 16 años, y Darío Osvaldo Luna, de 18, ambos domiciliados en la zona de Lima al 2500. En tanto, Julián Manuel Z., de 18 años y afincado en Gutenberg al 2700, seguía internado anoche en gravísimo estado en el Hospital de Emergencias tras recibir un disparo en la cabeza que le provocó pérdida de masa encefálica. Otro chico, identificado como Franco Q., de 15 años, sólo recibió un balazo en su mano derecha y salvó la vida de milagro.

   En un rastrillaje hecho por la policía a poco de cometida la balacera, en la zona de Felipe Moré y Uruguay detuvieron a Fabricio Ariel V., de 17 años, acusado de ser uno de los autores del ataque. El adolescente, dijeron fuentes de la pesquisa, es integrante de "La banda de Pandu", cuyos integrantes cargan varios crímenes en la disputa territorial por la venta de drogas, robos y otros delitos.

Sicario. Al respecto, ayer voceros de la investigación dijeron que no sería ajeno al mortal ataque a tiros de la noche del jueves Lucas "Muqueño" G., un pibe de 18 años que tiene un vínculo familiar directo con el menor arrestado a horas de ocurrido el doble homicidio y que estaría al frente de la banda desde que los líderes del grupo cayeran tras las rejas.

   Es que Nelson Alexis "Pandu" Aguirre fue apresadoen abril de 2015 por el crimen de Javier Barquilla, ocurrdio el 2 de febrero de ese año y por el cual espera ser condenado.

   Cuando el líder de la banda cayó preso, la gavilla quedó en manos de su cuñado, Gustavo Rodrigo "Wititi" V., quien también fue condenado por el homicidio de Barquilla a 3 años de prisión en un proceso abreviado y recuperó la libertad por un acuerdo de partes. Pero el joven volvió a ser apresado por la violación y muerte de Guadalupe Medina, la chica de 12 años hallada en una construcción abandonada de villa Banana a fines de mayo. Por ese aberrante episodio también fue acusado Muqueño. Pero antes de ese episodio, Wititi y un tal "Chueco" protagonizaron una violenta entradera en Lima al 2900.

   La policía encontró parte del botín de ese robo en la casa de las hermanas de Wititi, la misma que fue incendiada ayer, quienes fueron detenidas. La menor, Jésica, de 20 años y esposa de Chueco; y Romina, de 25 años y esposa de Pandu, aseguraron entonces a los policías que no sabían nada del robo y les dictaron prisión domiciliaria por lo que frente a sus viviendas hubo por varios días un patrullero de custodia.

   Acerca de Muqueño, quien habría sido el autor de los disparos mortales del jueves a la noche, la Justicia ya le imputó oportunamente el crimen de Juan Carlos Sánchez, baleado el 11 de noviembre de 2015 en Rueda al 4300; y el de Wilfredo Leonardo Molina, de 23 años, atacado en Pasaje 1112 al 3100, hechos por los cuales estuvo con prisión preventiva.

   También fue señalado como autor del crimen de Nicolás Mamani, un chico de 17 años baleado en enero pasado en Manantiales al 3100. "Con Muqueño la cosa no da para más. El pibe ya mató a tres y dice que va por más. Que los va a matar a todos", explicó un vecino ante la escena del homicidio de Mamani. Y parece que el hombre no se equivocó. El muchacho sigue haciendo de las suyas y sembrando el terror.

Comentarios