Ovación
Lunes 14 de Noviembre de 2016

Viene mal y de yapa va a la Boca

Decir que Central arrancó por demás de torcido la temporada en el torneo largo es como querer negar la megainversión que hizo el club. La lluvia de dólares hasta ahora despilfarrados en un proyecto que no cierra chocará contra otra montaña de verdes gastado por la dirigencia el próximo domingo, desde las 18.30. Los canallas visitarán a Boca, que es el otro plantel que no midió en gastos en el receso invernal, con lo mejor que tendrán. Sin embargo, el presente de los xeneizes es muy diferente a los de Arroyito. Los números así lo certifican. Los dirigidos por el Chacho Coudet hace 11 partidos que no pueden ganar fuera del Gigante. En cambio, los de la ribera ostentan 11 presentaciones en su emblemático estadio sin derrotas. De yapa, los últimos desafíos los ganó a casi todos por goleada. Sin dudas, le espera una brava parada.

Decir que Central arrancó por demás de torcido la temporada en el torneo largo es como querer negar la megainversión que hizo el club. La lluvia de dólares hasta ahora despilfarrados en un proyecto que no cierra chocará contra otra montaña de verdes gastado por la dirigencia el próximo domingo, desde las 18.30. Los canallas visitarán a Boca, que es el otro plantel que no midió en gastos en el receso invernal, con lo mejor que tendrán. Sin embargo, el presente de los xeneizes es muy diferente a los de Arroyito. Los números así lo certifican. Los dirigidos por el Chacho Coudet hace 11 partidos que no pueden ganar fuera del Gigante. En cambio, los de la ribera ostentan 11 presentaciones en su emblemático estadio sin derrotas. De yapa, los últimos desafíos los ganó a casi todos por goleada. Sin dudas, le espera una brava parada.

A Coudet y compañía no les resultará nada sencillo salir ileso de la Bombonera, por la 10ª fecha. Al menos así lo certifica la previa de este encuentro que nada tendrá que ver con el que jugaron hace poco en Córdoba. En aquella ocasión fue para ver cuál se metía en semifinales de la Copa Argentina.

Pasó Central porque fue superior esencialmente en el primer tiempo. Luego aguantó los embates en base al arquero Sebastián Sosa. Además, el triunfo le permitió al equipo mantener al entrenador como cabeza de grupo. Pero el domingo será distinto. Si bien los canallas pondrán toda la carne al asador, lo cierto es que desde lo emocional ni se asemejará a lo vivido en Córdoba.

Con respecto a los números que envuelven a cada uno de los cuadros hay que mencionar que Boca lleva 11 partidos al hilo sumando triunfos (8) y empates (3). Además, viene demostrando que es una máquina de hacer goles. Desde que comenzó la temporada hizo 20. Pero 13 los marcó en su casa fruto de las goleadas a Belgrano 3 a 0 y Quilmes 4 a 1, luego venció a Sarmiento 2 a 0 y después demolió a Temperley 4 a 0. Otro dato saliente es que apenas recibió un tanto en esta campaña.

En tanto, el canalla está flojito de papeles fuera de los límites de Arroyito. Hace 10 presentaciones en cadena que no puede ganar. Suma seis derrotas y tres empates. Y desde que comenzó esta campaña, igualó en dos ocasiones y perdió las restantes cada vez que actuó afuera. Hace cuatro desafíos que no saborea un triunfo además.

Pero otro dato que preocupa y ocupa a los canallas es el rendimiento del equipo. Salvo ante Boca, después no viene mostrando un nivel acorde al gran presupuesto que hizo el club en pos de gozar otro presente. De hecho, frente a Independiente exhibió una de las peores versiones del ciclo que por ahora tiene al Chacho como referente.

Por eso, ante Boca deberá recomponer la imagen y tratar de quebrar la racha adversa que acarrea desde el torneo pasado. No sólo para evitar seguir perdiendo terreno en el plano local sino además para fortalecer la autoestima de cara a lo que seguirá.

Comentarios