Educación
Sábado 30 de Julio de 2016

Videos, Breaking Bad y una profe que le escapa a las etiquetas

Marianela dicta clases de inglés en forma presencial y por Skype. Enseñanza en tiempos de redes sociales

Hace dos años un discurso de la actriz Ellen Page recorría el mundo. En aquella conferencia de febrero de 2014 en Las Vegas sobre derechos humanos el menudo cuerpo de la protagonista de Juno y Hard Candy evidenciaba los nervios propios de quien está diciendo algo importante en público. Se exponía frente al mundo sin el escudo de un personaje adelante. Sola frente al micrófono. La potencia de cada una de sus palabras agigantaban su metro cincuenta y cinco de altura. Ese día Ellen Page, la chica detrás de la estrella de Hollywood, revelaba que era homosexual. Pero ese discurso fue mucho más que eso. Fue una crítica contra las etiquetas, la segregación, contra la angustia del guardar la apariencias y por el respeto real a la diversidad. "Hay estereotipos generalizados acerca de la masculinidad y la feminidad que definen la forma en que se supone que todos debemos actuar, vestir y hablar. Estos no le sirven a nadie. Cualquier persona que desafía estas supuestas normas se convierte en digno de comentario y escrutinio. La comunidad LGBT sabe esto muy bien", dijo en aquella oportunidad la joven actriz.

Ellen Page VIDEO

El video dura poco más de ocho minutos, está disponible en YouTube —incluso subtitulado— y es uno de los materiales que utiliza Marianela Luna para dar clases de inglés. La profe particular que saltó a la fama de las redes sociales y los medios digitales cuando, tras la visita de Obama a la Argentina, subió a su muro de Facebook un video en el que invitaba a aprender el idioma anglosajón. Desde un ácido humor político, una cuidada dicción y con críticas al gobierno nacional, invitaba: "Si quieren vendernos el sueño americano deberíamos, al menos, aprender el mismo idioma para bardearlo". Un video para promocionar "clases particulares y de apoyo de inglés para adultos no-macristas".

Marianela VIDEO

"The choriplaner teacher"

Marianela "Moli" Luna es docente, escritora, periodista y feminista. Pero fue la de "profe de inglés K" la etiqueta que le colgaron la mayoría de los medios después de ese video que tuvo más de 72 mil reproducciones en su muro de Facebook y 121 mil en YouTube, donde un portal lo subió. A ella no le interesa tanto ese rótulo. Hasta bromeó con eso presentándose como "The choriplaner teacher" (profesora choriplanera) cuando lanzó por las redes sociales unos micros de videos llamados "Repeat after me" (repite después de mí) para quienes quieran revisar la pronunciación de ciertas palabras "que aún decimos en argentinian con ejemplos bien guarros". Como cuando explicó la pronunciación de "job" (trabajo): "Algo que la gente está perdiendo hoy en día, pero con alegría, en la era del macrismo". La desopilante explicación incluye la advertencia de pronunciar correctamente en inglés la J, ya que advierte que en ese idioma "suena mal cuando se quiere yesiquear las palabras".


Embed

Pero aquel video políticamente incorrecto subido semanas después de la visita de Obama llevó a que Marianela pase de tener cuatro alumnos a contar con más de veinte. La mayoría de Rosario, pero otros de Buenos Aires o del exterior. Con éstos últimos las clases son por Skype. Es que fueron muchos los que empezaron a escribir para tomar las clases con Moli. Al principio dijo que no, pero cuando se sumaron los pedidos quiso probar. Primero con un alumno. Armó una torre de libros en la mesa de su casa, colocó arriba la notebook apuntando la camarita a un pizarrón colgado en la pared y desde allí se las ingenió para dar sus primeros pasos como profe virtual. Ahora dicta esas clases desde el escritorio de su casa, frente al monitor, enviando ejercicios y hablado o chateando por Skype. Además de Buenos Aires la contactaron desde Australia y hasta una argentina radicada recientemente en Londres, que necesitaba reforzar el idioma para hacer más fluida su charla cotidiana. "El video ese me sirvió para generar ese clima de confianza porque mucha gente entró por ese lado. Pero la realidad es que no hablamos de política. Es una clase de inglés, que no es convencional porque trabajo con otro tipo de ejercicios, las cosas las armo casi todas yo y las voy variando para que sea más entretenida", aclara.

Series y películas

Entre el cara a cara y lo virtual prefiere lo primero. "No me molesta dar clases por Skype, lo disfruto, pero el cara a cara tiene otra cosa. Puedo pasarte un mate mientras te explico algo. Se da otra cosa", cuenta. Pero en lo que sí pone énfasis es en la búsqueda de que sus clases no sean acartonadas, aburridas o de manual, sino un lugar donde los alumnos quieran seguir yendo: "Ya viví la experiencia de estudiar 15 años inglés y sé que puede ser pesado. Lo que pasa cuando estudiás sólo del manual es que cuando viajás y repetís lo del libro suena raro. Lo más urbano e informal muchas veces no se enseña y yo apunto mucho a eso. Y aparte veo que la mayoría de los chicos que vienen acá buscan eso. No parecer tan turistas cuando viajan. Y no por la pronunciación sino por el tipo de frases o expresiones idiomáticas". Por eso para enseñar se apoya en noticias de actualidad del Buenos Aires Herald o recursos audiovisuales como el video de Ellen Page, películas, capítulos de Breaking Bad o Friends. Sobre la mesa de su casa hay tres diccionarios de inglés y un buen mate caliente. Orilleando su biblioteca conviven en perfecta armonía un muñeco de "Mi pequeño Poni", cotillón de una despedida de soltera, una foto de Alex (personaje de La Naranja Mecánica) y dos cuadros: un Cristo crucificado de Dalí y un Buda dorado que contrasta sobre un fondo negro. Cerca de su escritorio se asoma una colección de DVDs del genio del cine mudo Buster Keaton. Dice que alguna vez hasta se le ocurrió trabajar con ese tipo de films y construir posibles diálogos en clase.

Confiesa que de chica le gusta la docencia y la escritura, y que desde entonces sabía que se iba a dedicar a eso. Fue un profesor que tuvo en la secundaria el que le cambió la perspectiva de la enseñanza. Cuenta Moli: "Yo era súper introvertida, una cosita así chiquita de nervios que se comía las uñas y no se relacionaba con nadie. Y el cambio que hice tuvo mucho que ver con un docente de marketing o publicidad que en clases bajaba filosofía. La materia era una excusa, porque hablábamos de Platón o Aristóteles. Eso para mi fue impresionante, incluso empecé a estudiar filosofía. Por eso creo que en parte mis profesores tuvieron que ver con que yo piense en poder cambiar la realidad de muchos chicos". Y a que aunque no terminó el profesorado de inglés del Cossettini, combina en sus clases lo aprendido en distintos espacios de formación, ya sea cine, filosofía, comunicación social, fotografía e idiomas. "Hoy en día —dice— veo que de todo lo que hice estoy usando un poquitito, combinando todo".

luna4.jpg
Marianela dicta clases para todas las edades.
Marianela dicta clases para todas las edades.

La redactriz

El mundo de Moli se abre por múltiples caminos y si bien se muestra relajada con el mote de "teacher kirchnerista", cuenta que en realidad su militancia la ejerce desde el feminismo. "Ahí también está lleno de etiquetas, es terrible. Y ahí si me tomo mi tiempo y debato, porque hay mucha desinformación. Y no es inocente cuando le quitan relevancia a un tema que tiene que estar en agenda", reflexiona.

Como periodista es directora de la revista literaria Femme Fetal, escribe artículos sobre maternidad para un portal de Uruguay y es columnista en radio. Como escritora —o "redactriz", tal como se define— participa además del Slam de Poesía Oral de Rosario, donde se desarrollan lecturas performáticas en bares y espacios culturales.

"Me gusta el contacto con la gente, la enseñanza y la expresión", agrega. Quizás por eso además de las clases de inglés, Marianela dicta desde abril un taller de escritura en Simbiosis, la escuela de hip hop que funciona en el D7. Cuando se lo propusieron lo aceptó como un desafío, sobre todo por cierto machismo que impera en algunas canciones. Pero la sorpresa fue descubrir en la pluma de los chicos letras que hablaban de sus realidades. "Son espacios para escucharlos. Por eso apenas me lo ofrecieron dije «Sí, yo voy». Es totalmente válido y necesario, y después de escuchar rapear a nenes de 10 años en el recreo creo que ellos tienen más para enseñarme a mí que yo a ellos. Me gusta que haya una relación de confianza con los chicos. Que no vean a una profe lejana. Eso ya fue hace rato, pero sigue estando presente en muchos lados. Un estilo sobrio que está bueno romperlo. Lo que se pueda romper se rompe".

luna1.jpg
Marianela Luna dicta las clases por Skype desde su casa.
Marianela Luna dicta las clases por Skype desde su casa.



Comentarios