Información Gral
Miércoles 25 de Mayo de 2016

Víctor Stinfale y Adrián Conci, procesados con prisión preventiva en la causa Time Warp

El juez federal Sebastián Casanello los acusa de comercio de estupefacientes y abandono de personas seguido de muerte.

Los organizadores de la fiesta electrónica Time Warp, entre los que fue identificado el abogado Víctor Stinfale, fueron procesados ayer con prisión preventiva en el marco de la causa en la que se investigan los hechos que terminaron con la muerte de cinco jóvenes durante la noche del 15 de abril y la madrugada siguiente.

El juez federal Sebastián Casanello dictó los procesamientos luego de recibir una ampliación de declaración indagatoria por parte del abogado Stinfale, apoderado de la firma Energy Group, una de las principales proveedoras de la fiesta electrónica que se llevó a cabo en el complejo porteño de Costa Salguero.

En su fallo de 110 páginas, Casanello señaló a los organizadores como coautores del delito de "comercio de estupefacientes, agravado, en concurso ideal con el delito de abandono de personas, abandono de personas seguido de grave daño en la salud y abandono de personas seguido de muerte".

El magistrado incluyó en esa categoría al presidente de la empresa organizadora del evento Dell Producciones, Adrián "Pollo" Conci, a los apoderados de la firma Maximiliano Avila y Carlos Garat, y al responsable de los accesos, Carlos "Chino" Penise, quien quedó involucrado en el circuito de la bolsa con estupefacientes secuestrada durante la noche del evento pero denunciada luego de producidas las muertes.

El asesor artístico del evento, Martín Gontad, conocido también como "el rey de la electrónica", fue procesado pero sin prisión preventiva, dado que el juez lo sindicó como "partícipe necesario".

El magistrado también dispuso embargos para todos los procesados y sobre las empresas Dell Producciones, Energy Group, Multiticket y Prestaciones Niamey por 50 millones de pesos, mientras que determinó que Avila podrá recuperar su libertad cuando deposite una caución o fianza de 1.500.000 pesos.

"Los organizadores fueron intimados en orden a la creación de un ámbito de exclusión de toda protección estatal en el que se permitió y facilitó la comercialización de estupefacientes", sostuvo el magistrado en el fallo difundido a través del Centro de Información Judicial.

"También se les reprochó la creación de graves condiciones adversas (cantidad de concurrentes, hacinamiento, falta de ventilación y de suministro de agua, escasez de personal de socorristas, bomberos y médicos) que, junto al ambiente liberado para el comercio y consumo de estupefacientes, colocaron al público en una situación de vulnerabilidad y desamparo que puso en riesgo la salud e integridad física de todos ellos y culminó con el fallecimiento de los jóvenes", agregó.

El evento fue organizado, en el plano formal, por Dell Producciones, cuyos integrantes tramitaron un permiso ante la Agencia Gubernamental de Control del Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, que debía fiscalizar el festival, y gestionaron la convocatoria de personal de la Prefectura Naval Argentina, asignado para ejercer las funciones de seguridad y prevención de ilícitos.

"Víctor Alejandro Stinfale, a pesar de no figurar en el plano formal al que se hizo referencia, ocupaba el lugar más encumbrado de la organización que llevó adelante el evento y dominaba los acontecimientos. En efecto, fue a través de Erica Troilo (una empleada de su confianza) que garantizó su presencia, pues como se verá luego, la nombrada en su representación se encargó de auditar el devenir del evento", sostuvo Casanello.

"Por debajo suyo, Adrián Leonardo Conci (como presidente de Dell Producciones), Maximiliano Nahuel Avila (apoderado de la empresa) y Carlos María Garat (representante de la firma), se colocaron en posición de garante frente el evento para ejercer su completo dominio, a través de la tramitación del permiso estatal por el cual se comprometían a llevarlo a cabo bajo ciertos requisitos de habilitación que fueron completamente burlados", continuó.

Para el juez, las muertes producidas por la fiesta Time Warp "no fueron el producto de circunstancias aleatorias, sino de una minuciosa planificación por parte de una organización que, empezando por suministrar un marco para el tráfico y consumo de sustancias prohibidas, generó un desmedido aumento del riesgo que produjo los trágicos resultados; pues, en definitiva, era la creación de un ámbito de exclusión en el lugar lo que generaba el negocio en sí".

En el fallo difundido ayer Casanello solo abordó las responsabilidades de los organizadores del evento porque los consideró el "eje central" de los hechos mientras determina las responsabilidades de los agentes de Prefectura Naval y de los agentes de inspección de la ciudad de Buenos Aires. La ronda de indagatorias finalizará el 30 de marzo.

En el marco de esta causa se encuentran prófugos Walter Santangelo, dueño de Energy Group; Facundo González, apoderado de Dell Producciones y presidente de la compañía encargada de la venta de tickets, y Diego Herrera, director suplente de Dell Producciones.

La investigación determinó que durante la fiesta electrónica se vendió "keta(mina), LSD, éxtasis, cocaína y Superman" y hubo exceso al permitir el ingreso de 20.513 personas cuando el lugar estaba habilitado para 10.000, entre otras anomalías.

Comentarios