mas
Domingo 27 de Noviembre de 2016

Veranos más húmedos, lluviosos y calientes en Santa Fe

El cambio climático es un fenómeno en curso que impacta en todo

El cambio climático ya no es sinónimo de película apocalíptica ni un fenómeno que ocurrirá en regiones extremas del planeta: por el contrario, se trata de un proceso en marcha que afecta a todo el globo y que se expresa de manera particular en cada territorio.

En esta zona del país, concretamente en la provincia de Santa Fe, existen evidencias científicas que permiten ponerle nombre y números a lo que significa este "nuevo clima": veranos más largos y más calientes por la suba de las temperaturas mínimas, precipitaciones más intensas en lapsos cortos, y mayor recurrencia de eventos extremos como olas de calor, granizo o tormentas fuertes.

Así se desprende de un trabajo elaborado en 2015 por el Inta (Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria), que explica que en lo que se denomina la "región húmeda" de Argentina (Misiones, Corrientes, Santa Fe, Entre Ríos y Buenos Aires) la temperatura media aumentó en promedio más de 0,3 grado centígrado en los últimos 60 años, con valores más elevados para las subregiones de Buenos Aires ( 0,6 grado) y la subregión de Santa Fe/Entre Ríos con una suba de 0,4 grado.

Uno de los factores que explica esta suba paulatina de las temperaturas promedio es la suba de las mínimas, que según el Inta aumentó en más de 0,5 grado entre 1960 y 2010 y en más de 1 grado en por lo menos la mitad de la región, con Santa Fe y Buenos Aires con valores que se destacan al estar por encima de los 0,8 grado.

Según el organismo estatal, los cambios en los índices extremos de temperatura "son consistentes con el calentamiento regional y con los cambios en las precipitaciones", especialmente en los últimos 20 años.

Otro dato, constatable de forma empírica para cualquier habitante de esta zona de Argentina, son los inviernos menos rigurosos que en el pasado (con excepción del que acaba de terminar, influenciado por el fenómeno El Niño): así, el número de días con heladas se redujo en promedio en un 10 por ciento en el sur de la región, un 30 por ciento en el centro y casi han desaparecido en las zonas bajas de Misiones.

Además, el trabajo señala que en casi toda la región húmeda el promedio de precipitaciones anuales aumentó durante la segunda mitad del siglo XX. Con mayor exactitud, el documento dice que en la mayor parte de la región entre 1960 y 2010 hubo aumentos en las precipitaciones de entre 100 y 200 milímetros: "El aumento ha sido significativo estadísticamente al 90 y 95 por ciento en Entre Ríos y zonas del norte de Buenos Aires".

En la provincia existen expertos que investigan de manera específica el fenómeno del cambio climático y su incidencia en la región. A eso se dedica el Centro de Estudios de Variabilidad y Cambio Climático (Cevarcam) de la Facultad de Ingeniería y Ciencias Hídricas de la Universidad Nacional del Litoral.

Miguel Lovino, doctor en ingeniería de recursos hídricos, estudió el impacto del cambio climático en Santa Fe y provincias aledañas. El especialista explicó que el cambio climático se asocia tanto con una acción antrópica (generada por el hombre) como con otra natural, y que la provincia no escapa a este fenómeno global.

En concordancia con el trabajo del Inta, Lovino confirmó que durante las últimas décadas tanto las temperaturas máximas como las mínimas aumentaron en congruencia con lo que pasa en el resto del mundo.

Según sus investigaciones y la literatura científica, el promedio de temperaturas máxima ha aumentado medio grado en los últimos treinta años, mientras que la suba de las mínimas fue de entre 1 y 1,5 grado, valores aún más altos que los que maneja el Inta.

Lovino destacó como otra de las características del "nuevo clima" a la intensificación de los eventos extremos como lluvias intensas y olas de calor, fenómenos cada vez más recurrentes en esta región.

Este nuevo patrón climático viene acompañado de consecuencias económicas que, tarde o temprano, impactarán sobre las finanzas santafesinas.

Uno de los más evidentes es la afectación de determinados cultivos agrícolas, como ocurre con el caso del trigo: "Vemos que el cambio climático ha afectado la producción agrícola en ciertos cultivos como el trigo afectado por la suba de las mínimas, ya que precisa mínimas bajas en invierno", aclaró el investigador.

También es notorio el efecto en materia de recursos hídricos, ya que —como se vio en el pasado mes de abril— las lluvias intensas provocan inundaciones en áreas rurales y en ciudades donde los sistemas de evacuación aparecen colapsados ante tanto volumen de agua.

A la hora de trazar escenarios futuros, para los próximos 20 años se espera que los cambios globales impacten de manera más clara a nivel local, y existe bastante certeza —según Lovino— de que los eventos extremos de temperatura y de lluvias "se sigan intensificando".

Esa tendencia general de lluvias a largo plazo podrían a su vez significar riesgos de sequías en otras zonas también.

Sumando

La provincia de Santa Fe adhirió al llamado "Compromiso Federal sobre el Cambio Climático", un programa impulsado desde la Nación que busca sumar a las provincias a políticas que promuevan el cuidado del ambiente.

   El acuerdo fija una posición sobre las políticas nacionales de cuidado ambiental que el gobierno nacional promueve, y uno de los temas principales es el control de residuos a fin de reducir el impacto del calentamiento global.

Escenario incierto

Dos hechos marcaron la agenda ambiental global durante las últimas semanas: por un lado tuvo lugar en Marruecos la COP22, la gran cita anual sobre clima que marca el paso respecto a la reacción global necesaria para paliar los efectos del cambio climático. Por el otro, ganó Donald Trump la elección presidencial en Estados Unidos, un dato tremendo ya que según ha expresado en varias ocasiones el cambio climático "es un invento de los chinos" para perjudicar a su país.

La cumbre de Marrakech, que comenzó llena de optimismo y terminó con el ánimo en baja por las noticias que llegaban desde Washington, fue la primera reunión de alto nivel de los países firmantes del denominado Acuerdo de París, un tratado que busca pasar del compromiso a la acción para lograr que la temperatura global deje de aumentar.

Comentarios