Edición Impresa
Viernes 13 de Abril de 2012

Ver mal puede ser causa de bajo rendimiento en la escuela

El niño que tiene problemas para leer o copiar del pizarrón puede padecer algún trastorno en la vista

El bajo rendimiento de un niño en el aula puede estar relacionado con problemas visuales. Aunque hay un aumento de consultas por parte de los padres —gracias a una mayor difusión de estos inconvenientes  y por la exigencia del control médico al ingreso escolar— la mala visión no siempre es detectada a tiempo.

Gabriel Bercovich, médico oftalmólogo, explicó que el hecho de ver mal “puede ocasionar serios problemas de aprendizaje ya que implica no copiar correctamente del pizarrón y no leer bien, con todo lo que esto conlleva”. La buena noticia es que con un diagnóstico adecuado y un buen tratamiento, los chicos “cambian rotundamente su nivel de atención, de comprensión y productividad en la escuela, un cambio positivo que los padres notan en poco tiempo”.

¿Cuáles son los problemas oftalmológicos más frecuentes en la infancia? Graciela Filosa, médica especialista en oftalmopediatría, mencionó que en esa etapa de la vida son los denominados vicios de refracción: hipermetropía, astigmatismo y estrabismo. La hipermetropía y el astigmatismo pueden provocar una imagen borrosa o distorsionada y no necesariamente se advierten en forma precoz; el estrabismo suele ser más fácil de detectar ya que el niño tiene un alineamiento incorrecto de los ojos, algo que llama la atención.

Los antecedentes familiares son un dato a considerar. Filosa dijo que los descendientes de quienes tienen miopía y otros vicios de refracción, deben consultar al oftalmólogo a partir de los tres años. El estrabismo merece una consulta inmediata en el momento en el que aparece.

En quienes no tienen historia previa de dificultades en la vista, el examen de agudeza visual que se pide en el ingreso escolar “es la mejor forma de prevenir”, destacó Filosa. Los médicos adjudican el mayor nivel de consultas tempranas a dichos estudios médicos y también a una “muy buena predisposición de maestros y padres” para advertir estos problemas.

Correcciones y soluciones. Las  dificultades visuales en edad escolar se corrigen generalmente con el uso de lentes o con la aplicación de parches para estimular algún ojo, explicaron. La mayor cantidad de diagnósticos genera que haya más chicos por aula que usan gafas.

Pero a veces se requiere cirugía: “Los estrabismos, las cataratas congénitas, el glaucoma y algunas afecciones de retina son quirúrgicas en algunos casos. En los chicos hay buenos resultados. Eso sí, deben llegar a tiempo a la consulta”, remarcó Bercovich.

Dolor de cabeza, entrecerrar los ojos o parpadear seguido, pueden ser señales de que algo no anda bien en la vista.

Comentarios