Martes 09 de Agosto de 2016

Vecinos de la zona norte cortaron las cuatro manos de Rondeau para pedir por seguridad

Aseguran que cotidianamente hay robos y asaltos violentos. "No hay un horario ni un lugar que esté exento", afirmaron.

Hartos de los episodios de inseguridad y con denuncias de asaltos reiterados y arrebatos cotidianos a plena luz del día, vecinos de la zona norte de Rosario salieron a la calle y cortaron el tránsito en las cuatro manos de bulevar Rondeau para pedir mayor presencia policial.
La zona de Rondeau y Martín Fierro se llenó espontáneamente esta tarde de proclamas por más seguridad, a raíz de los delitos que sufren prácticamente todos los días en la zona.
Julián, que vive en calle San Patricio, fue asaltado violentamente en enero pasado y sufrió una puñalada. "Me dieron cinco puntos, todo para robarme el celular, más allá de que no me lo pudieron sacar. Fue un sábado a las 8 de la mañana", dijo.
"Pasa a las 2 de la tarde, a las 7 de la mañana, anoche vimos uno a las 9 de la noche... No hay un horario, no hay lugar ni horario que esté exento. Los fines de semana se acrecienta por los chicos que salen de los boliches", sostuvo.
Gerardo calificó como "una desidia" lo que deben sufrir en el barrio. "Lo que estamos viviendo es increíble, es una entregada a todo un barrio. Uno de los barrios más lindos de la ciudad y estamos sufriendo una entradera todos los días", sentenció, para añadir: "Robos, gente mayor maltratada, la gente cansada... Yo apelo a las autoridades, esto es una desidia".
Consultados sobre la presencia policial, los vecinos afirmaron que hoy "hicieron un show" al sacar los móviles a la calle, porque "sabían que venían los medios".
"Ya no se puede vivir más, es a la noche, a la mañana, al mediodía, ven todas las motos que nos roban siempre... Desde el control hasta la calle Salvat todo para adentro, no ves un comando", denunció una mujer, mientras un hombre aseguraba: "No me dejaron nada, me destruyeron mi casa, estoy recorriendo todo para ver si puedo recuperar un televisor aunque sea".
Pero no todos vieron la protesta de la misma manera, puesto que un chofer de ómnibus que estaba detenido por la manifestación se quejó de la situación. "Estoy de acuerdo, pero se están equivocando en la forma", dijo, y llamó a "caerles a los políticos, a los que toman las decisiones, no entre pobres contra pobres. En mi barrio pasan lo mismo, sufrimos los mismos pero yo no tengo que pagar las consecuencias por esto".
"Yo acá arriba del colectivo tengo que velar por la seguridad que ellos están reclamando en este momentos: me quieren hacer desviar por otra calle lateral pero ellos me deberían dejar circular por acá, reclamar de otra forma", dijo, al manifestar que no iba a internarse en las calles internas del barrio "por una cuestión de seguridad".

Comentarios