Inseguridad
Martes 24 de Mayo de 2016

Vecinos del barrio Latinoamérica reclaman mayor presencia y patrullaje policial

Los habitantes del Fonavi de Ovidio Lagos y Rueda piden que el destacamento policial funcione "abierto" para los vecinos. El reclamo es acompañado por la parroquia, las escuelas y el jardín de la zona.

Vecinos del barrio Latinoamérica reclamaron a la provincia mayor presencia policial en el barrio. Piden que el destacamento funcione "con las puertas abiertas" y denuncian la presencia de búnkers de venta de drogas en el barrio.
Con la firma de las autoridades del jardín de infantes, de las escuelas, de la parroquia, del centro de jubilados y del centro de salud de la zona, los vecinos elevaron una nota al Ministerio de Seguridad donde pedían un encuentro para exponer los "graves problemas" de seguridad que afectan al barrio ubicado en Ovidio Lagos al 2800, en la zona sur de la ciudad. A fines de marzo fueron recibidos por Pullaro. Sin embargo, advierten que desde entonces no hay respuestas concretas al reclamo.
"Nos recibieron, le contamos lo que estamos pasando y quedaron en que nos iban a volver a llamar, pero hasta ahora no tenemos ninguna respuesta concreta a lo que pedimos", aseguró Raúl Argüello, uno de los habitantes del barrio.
Si bien en el barrio funciona un destacamento policial, sostienen que está prácticamente todo el día con las puertas cerradas y con sólo un policía adentro. "Lo que necesitamos es que ese lugar funcione con las puertas abiertas y que haya un patrullaje por el barrio", apuntó Argüello a La Capital.
Entre otras de las preocupaciones, alertan por la presencia de kioscos de venta de drogas en algunos departamentos del barrio.
En la nota, los vecinos recuerdan un episodio ocurrido en febrero pasado, cuando a plena luz del día agentes de Gendarmería "persiguieron a los tiros a unos jóvenes, poniendo en peligro a los adultos y niños que circulaban por el barrio". El vecino del Fonavi aclaró que no están en contra del accionar de las fuerzas de seguridad contra el delito y el narcotráfico, pero pide que eso no se lleve adelante generando miedo y peligro en el barrio.
Argüello destacó los cambios en el barrio tras el plan Abre -como el arreglo del playón deportivo y la luminaria- pero reclamó que la presencia policial ayudará "a cuidar lo que se logró".

Comentarios