la_region
Miércoles 28 de Septiembre de 2016

Vassalli refinanciará una deuda millonaria con el Banco Nación

La fábrica de Firmat, que tiene unos 600 empleados, ya proyecta producir 120 cosechadoras para el primer semestre de 2017.

La empresa Vassalli Fabril SA acordó con el Banco Nación la refinanciación de una deuda de unos 200 millones de pesos que mantiene con el Banco Nación y cuyo convenio será suscripto la semana próxima en Buenos Aires.

Así lo confirmó ayer a LaCapital el nuevo presidente de la emblemática fábrica de cosechadoras de Firmat, Néstor Girolami, quien forma parte del grupo de concesionarias de maquinas agrícolas que hace unos meses se hizo cargo de la firma para intentar superar su compleja situación financiera y poner en marcha el actual proceso de recuperación que transita.

La refinanciación de la millonaria deuda tendrá un plazo de 10 años a una tasa de interés variable que rondará el 15 por ciento anual promedio con la posibilidad de que la provincia subsidie unos tres puntos, lo que aún no está cerrado.

Hoy al mediodía los titulares de la única industria de cosechadoras de origen nacional se reunirán con el Ministro de Producción provincial, Luis Contigiani, para conversar sobre ese tema y una deuda de casi tres millones de pesos que la firma tiene con la EPE y cuyas negociaciones para llegar a un arreglo están encaminadas.

El municipio y la provincia mostraron desde el primer momento voluntad de acompañar y respaldar las gestiones de la empresa al considerar la importancia que tiene para la economía regional y provincial, lo que fue valorado por Girolami, quien se mostró optimista sobre las perspectivas de futuro de la empresa más aún al concretarse "el objetivo primordial de lograr la refinanciación del pasivo bancario".

"Lo acordado implica satisfacción y tranquilidad y fortalece las expectativas", aseguró Girolami, tras recordar que cuando el grupo inversor —que maneja el 74 por ciento del paquete accionario— desembarcó en Firmat la fábrica estaba al borde la quiebra.

Por ese entonces, tal como dio cuenta LaCapital, el complejo panorama no sólo puso en riesgo la continuidad laboral de las más de 600 trabajadores que emplea la empresa, sino que generó alerta y preocupación en las autoridades locales y el resto de la comunidad, ya que la reconocida industria es la principal generadora de mano de obra a nivel local y zonal.

Esa situación, sumada a otros conflictos registrados en el establecimiento especialmente metalúrgicos, derivó en una movilización que unió a diferentes sectores en defensa de la producción y el empleo.

La provincia no tardó en tomar el guante y creó un fondo rotatorio de ocho millones de pesos para ser administrado por el municipio para asistir a empresas locales del sector agroindustrial.

Desde su instrumentación ya fueron entregados 18 créditos blandos a través de este sistema inédito en la provincia y que contribuyó a palear dificultades en varios establecimientos, incluido Vassalli, que se hicieron de recursos destinados a la compra de insumos para la producción.

Claro que para la empresa de cosechados apenas fue un aliciente ante la delicada coyuntura que la hizo tambalear hasta la llegada de sus nuevos titulares, que trazaron una estrategia de trabajo con buenos resultados que ahora tienden a consolidarse con la refinanciación de la deuda bancaria.

La actual conducción, mientras avanzada con las negociones culminadas con éxito ante Banco Nación, pagó salarios atrasados y se trazó un plan de reactivación productiva, que incluye la fabricación —hasta diciembre— de 63 máquinas cosechadoras de distintos modelos de las cuales ya fueron vendidas 50 unidades.

Confianza. "Esto revela la confianza de los compradores e indica que si seguimos así vamos a vender toda la producción que proyectamos en esta etapa que comenzó en junio y culminará a fin de año", dijo entusiasmado Girolami.

Además, adelantó que para el primer semestre de 2017 la empresa prevé producir 120 cosechadoras además de ya haberse presentado a una licitación internacional para la exportación de 350 unidades a Sudáfrica y en otra para la venta de 10 máquinas a Bolivia cuyos resultados aún se desconocen.

A eso se suma que la empresa al ser además proveedora del Estado apuntó a diversificar su producción con la fabricación de autopartes para vagones de trenes cuyas perspectivas de crecimiento son favorables a partir de la demanda del ferrocarril Belgrano Norte.

"Queremos que la fábrica se consolide como fabricante de cosechadoras manteniendo la confiabilidad, calidad y excelencia que la caracterizó históricamente además de no perder de vista la reconversión con la fabricaciones de otros productos de acuerdo a las necesidades del mercado", dijo Girolami para luego indicar que la empresa "hoy está en un 75 por ciento de su capacidad productiva".

El empresario oriundo de Marcos Juárez comparte el manejo de Vassalli con los también concesionarios de maquinarias agrícolas, Gastón Aguirre, Hugo Nicola, y Sergio Barbero.

Comentarios